Nacional > Entrevista

Eric Trump: "Mi padre sabe de Uruguay, habla de Uruguay, y uno de sus mejores amigos es de Uruguay"

El hijo del presidente de Estados Unidos valoró a Punta del Este como un lugar para invertir en razón de un "estilo de vida" y apoyó la idea de su padre de construir un muro en la frontera con México

Tiempo de lectura: -'

10 de enero de 2019 a las 05:00

En una sala al costado de la entrada principal de la Trump Tower, en la parada 9 de la Playa Brava de Punta del Este, reinaba un ambiente de tensión. Había un guardia del Servicio Secreto de los Estados Unidos –rubio, alto, musculoso– parado en la puerta, y se acomodaba el auricular transparente mientras un asesor de prensa daba indicaciones precisas: la entrevista no podía pasar los 18 minutos, y no podía versar sobre política.

Eric Trump aún conversaba por celular en otro cuarto y, como se demoró al cortar, sus asesores fueron a indicarle que ya estaba todo listo para la entrevista a propósito de su nueva visita a Uruguay.

Eric, de 35 años, ojos verdes y su cabello peinado con raya al costado, es el tercer hijo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y padre de un varón de 15 meses –que tuvo con su esposa Lara. Vestía impecable –saco gris, camisa azul, jean del mismo color y zapatos de cuero–, y sostuvo el celular en su mano durante los 15 minutos de conversación  que mantuvo con El Observador.  Sin embargo, hubo un momento en que lo dejó en la mesa: sobre el final, cuando decidió opinar de política y defender en un “100%” la decisión de su padre de llevar hasta las últimas consecuencias el proyecto de instalar un muro de acero en la frontera con México que costará a los estadounidenses US$ 5.700 millones.

Aunque su grupo solicitó exoneraciones impositivas al Poder Ejecutivo que no fueron contempladas, Eric Trump definió a Uruguay como un país “que ofrece buenas oportunidades” para grandes emprendimientos, como la torre de 26 pisos que lleva el apellido de su familia. 

¿Por qué decidieron invertir en Uruguay y no en otros países de la región?

Porque la gente es genial, muy amable, y la ubicación es especial, ideal. En Argentina teníamos un proyecto de un edificio muy alto, pero cuando mi padre ganó las elecciones detuvimos los proyectos, hicimos un stand by y veremos qué pasa. Hicimos esto para evitar lo que se llama conflictos de intereses.

¿Hay otros proyectos en la agenda de la firma para desarrollar en Uruguay?

Por el momento este es nuestro objetivo, nuestro foco principal. Como hemos dicho en otras oportunidades, a nivel internacional no vamos a tener otros proyectos mientras mi padre sea presidente de Estados Unidos.

Precisamente: ¿el grupo ha crecido desde que Donald Trump asumió la presidencia en enero de 2017?

Cuando ganó las elecciones, específicamente dijimos que no íbamos a hacer proyectos a nivel internacional. Tenemos varios proyectos en todo el mundo similares a este, pero hemos rechazado nuevas oportunidades. No obstante, cuando termine su mandato, retomaremos las inversiones.

¿Considera a Uruguay un país caro para invertir? 

Creo que todos los países son diferentes, pero se puede decir en términos mundiales que Uruguay tiene una buena posición. Pero además, cada lugar tiene su propia identidad: por ejemplo, en Miami hay lugares donde se puede invertir US$ 15 mil por metro cuadrado. Y nosotros, acá, somos los más caros, por lejos. Somos los líderes en el mercado de este país, andamos en un promedio de inversión de US$ 5.500 el metro cuadrado y somos exigentes.

Le preguntaba porque en Uruguay es común que se critique la alta carga impositiva cuando se llevan adelante algunos emprendimientos.

Sí, es así, e incluso para los desarrollistas algunas de las cosas que han tenido que desempeñar fueron difíciles. Pero desde el punto de vista del comprador, comparado con otros lugares del mundo, Uruguay ofrece buenas oportunidades. Igual creo que cualquier mercado o país en el mundo es competitivo, dependiendo del punto de vista. Pero nosotros no lo vemos como una inversión, sino como un estilo de vida.

¿A qué se refiere?

A que mucha gente ya nos está comprando. Tal vez haya visto afuera en el lobby una familia grande con la que me tomé una foto recién, un matrimonio con tres hermosos hijos, que quieren invertir en el edificio, pasar sus vacaciones acá y tener el mejor estilo de vida, y eso es en el mejor edificio. Quieren lo mejor.

¿Le preocupa el crecimiento del grupo Cipriani en Uruguay?

No, honestamente, no. Creo que es positivo que cuantas más marcas internacionales reconocidas haya es mejor para todos. Nosotros fuimos la primera gran marca en el mercado. Cipriani es una marca reconocida, tiene varios restaurantes en Nueva York, por ejemplo; creo que ellos están tratando de introducirse en la parte de hotelería, pero reitero que cuantas más marcas grandes haya en el mercado, más energía y más movimiento habrá.

¿Uruguay es un tema de conversación entre usted y su padre?

Ciertamente, el tema de la construcción de la torre fue anterior al período de la política. Yo hago un buen trabajo manteniendo separado el área de la política de la comercial. Esa separación es muy importante para mí: pero mi padre sabe de Uruguay, habla de Uruguay, y uno de sus mejores amigos es de Uruguay. (N.R: Louis Rinaldi).

¿A nivel político, su padre ha tenido contacto con el gobierno uruguayo?

No lo sé, no tengo nada que ver con la parte del gobierno.

¿Observó el discurso que dio su padre el martes de noche desde el Salón Oval de la Casa Blanca?

Sí, lo vi.

¿Qué le pareció?

Creo que hizo un excelente trabajo (silencio y sonrisa).

¿Está de acuerdo con que se destinen US$ 5.700 millones para construir un muro de acero en la frontera con México como medida para combatir la inseguridad y la inmigración de indocumentados?

Sí, estoy 100% de acuerdo. No se puede aceptar la inmigración ilegal; tiene que ser legal. Uruguay es muy duro con la inmigración ilegal; ustedes quieren inmigración legal, ustedes quieren saber quiénes ingresan a su país. Y eso es todo lo que quiere mi padre: inmigración legal. Mi propia madre (Ivana Trump) es una inmigrante legal en los Estados Unidos. Y la esposa de mi padre (Melania Trump) también es una inmigrante legal en los Estados Unidos. Firmaron, hicieron todo el papeleo, tienen toda la documentación legal.

Entonces, según su lectura, la crisis migratoria de Centroamérica es un problema de los centroamericanos. ¿Cuál cree que sería la solución?

Creo que es algo complejo, y que una de las principales soluciones podría ser una seguridad fronteriza importante, y cuando se tiene una seguridad fronteriza buena, se logra  que la gente ingrese a los países de forma  legal. Pero eso no tiene que ver con la gente y la inmigración, sino con los narcotraficantes y las drogas.

¿Sabe si su padre tiene planificado visitar el país?

No lo sé, pero seguro le encantaría si llegara a venir.

¿Cómo cambió su vida personal y familiar desde que Donald Trump ingresó a la Casa Blanca?

Ciertamente hay un cambio. Está en la más alta plataforma del mundo. Todo lo que hacemos en nuestras vidas personales es observado con un microscopio. Es algo en que nos metimos, involucramos en forma voluntaria.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...