Copa América > ANÁLISIS

Everton, el crack que levantó a Brasil

Le dicen Cebolinha porque se parece a un dibujito animado, el público lo pedía y él respondió con goles; por eso Brasil es candidato a ganar la Copa

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2019 a las 05:00

La selección de Brasil ya no extraña a Neymar. El delantero del Paris Saint-Germain  se quedó afuera de la Copa América por una lesión, pero el equipo que dirige Tite se paseó en la primera fase del torneo con dos goleadas (3-0 a Bolivia y 5-0 a Perú) y un empate sin goles (aunque marcó tres, dos anulados mediante el VAR) frente a Venezuela. 

En las dos victorias apareció un jugador clave que no estaba en los planes: Everton Sousa Soares. El crack de Gremio tiene 23 años y le dicen Cebolinha porque tiene cinco pelos locos en la cabeza y se parece a un dibujito animado con ese nombre, famoso en Brasil.

Cuando terminó el primer tiempo del partido inaugural entre Brasil y Bolivia, el público presente en el estadio Morumbí de San Pablo despidió con silbidos al técnico y a los futbolistas cuando se retiraban al vestuario. El marcador estaba 0-0 y la producción futbolística de los locales no  había sido la mejor. Además arrastraba la eliminación en cuartos de final del Mundial de Rusia y la gente para eso tiene memoria. Dos goles de Philippe Coutinho (uno de penal) antes de los 10 minutos del segundo tiempo y un golazo de Everton sobre el final del partido, apilando bolivianos de izquierda al medio y metiendo la pelota contra el segundo palo, le pusieron justicia al partido, pero no aplacaron la molestia de los hinchas. 

Everton no fue titular en ese primer juego. Ingresó a los 81 minutos por el delantero del Ajax, David Neres, y cuatro minutos después clavó el golazo. Sin embargo en ese partido el mejor jugador de la cancha fue Coutinho, el amigo de Luis Suárez, al que Tité puso de enganche por detrás de Firmino en el esquema 4-2-3-1 que utilizó entonces. “Cuando un equipo no está produciendo, no espera la comprensión del hincha. Te van a silbar igual. Eso lo vive la selección de Brasil y los grandes equipos del mundo”, dijo el entrenador después del debut.

Contra Venezuela tampoco fue titular Everton y el público que concurrió al partido en Bahía se lo recriminó al entrenador gritando “Cebolinha, Cebolinha, Cebolinha”. Everton es el nuevo mimado de los brasileños, tal vez porque lo tienen ahí y lo ven todos los fines de semana en cada uno de los campeonatos que se juegan en el país. Conocen su destreza con la pelota, su velocidad, los enganches y los goles, todo eso que vio el Gremio en 2014 cuando le compró el pase al Fortaleza de Ceará. El 0-0 contra los venezolanos amplificó las críticas contra el técnico Tité. 

El sábado frente a Perú el entrenador que le cambió la cara a la selección en las pasadas Eliminatorias cuando reemplazó a Dunga, armó un equipo del estilo que le pedía el pueblo, con cuatro delanteros desequilibrantes: Coutinho como enganche, Gabriel Jesús por derecha (en lugar de Richarlison), Firmino como centrodelantero y ¡al fin! Everton por el sector izquierdo. El conjunto norteño mantuvo la figura táctica y formó con un 4-3-3 que resultó demoledor para los defensores peruanos.

Es que además de los nombrados, el partido dio para que Casemiro llegara en una pelota quieta y marcara uno de los goles y para que en el segundo tiempo Dani Alves terminara con otro gol una fantástica jugada colectiva.

¿Tite encontró el equipo? 

Visto el rendimiento y el resultado conseguido frente a Perú, parece que sí. Fútbol, espectáculo y goles, tituló la prensa brasileña. Es que además del poder ofensivo (al que se suma Arthur, un volante de buena entrega) que presentó frente a los incaicos, en el banco dejó a Willian que entró y convirtió el quinto gol, y puede echar mano a Richarlison del Everton inglés y también a David Neres, en quien Tité confía bastante.

También tiene un muy buen golero como Alisson que aún no recibió goles. Es más, en la primera rueda prácticamente no le tiraron al arco. 

Es cierto que el sorteo fue benévolo con Brasil como suele ser con los locales, pero no hay dudas de que es candidato al título, aún sin Neymar. 

Tiene un equipo en pleno crecimiento y en Everton, un futbolista desequilibrante. El sábado, durante el primer tiempo, fue imposible de marcar. Y tiene el arco entre ceja y ceja.

Pese a su juventud ya ganó con Gremio una Copa de Brasil (2016), una Copa Libertadores (2017), un Campeonato Gaucho (2018) y una Recopa Sudamericana (2018). También es recordado por fallar un mano a mano ante Franco Armani en las semifinales de la Copa Libertadores 2018 cuando iban 66 minutos y Gremio le ganaba 1-0 a River Plate. Pero eso es historia. 

El presente lo tiene a Everton como uno de los futbolistas que anima a Brasil hacia el título y que hizo olvidar la ausencia de Neymar.

Brasil jugará cuartos de final contra Paraguay, Japón, Ecuador o Uruguay. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...