Fútbol > ASÍ LO VE DIEGO

Forlán, el clásico, el bajón de Bergessio y un aviso: cuidado con los juveniles de Nacional

Diego Forlán habló sobre el clásico, se refirió al bajón de Bergessio, a la oportunidad que tienen los jóvenes de Nacional, al mejor plantel de Peñarol, a Larriera y a su salida del club

Tiempo de lectura: -'

03 de febrero de 2021 a las 16:35

“Cuando no tenés nada que perder, si le sabés llegar al jugador, cuando pensás que si perdemos ‘no pasa nada’, largá todo, dejá todo, y por eso (el clásico) es una gran oportunidad para los jugadores jóvenes de Nacional. Porque podés hacer historia, sacarle un invicto clásico. Yo jugaba mucho con esas motivaciones. Estando en Villarreal, cuando iba a jugar con Real Madrid o Barcelona, pensaba: yo no tengo nada que perder, llego suelto, y la responsabilidad la van a tener ellos”, analizó Diego Forlán sobre el clásico que Peñarol-Nacional jugarán a partir de la hora 18.30 en el Campeón del Siglo, por la cuarta fecha del Torneo Clausura.

En una charla con el programa Tirando Paredes de AM 1010, Forlán abordó diferentes temas, e ingresó en detalles de lo que puede suceder en el encuentro de este miércoles de tarde. También se refirió a la falta de gol del argentino Gonzalo Bergessio, a cómo ve el partido desde los zapatos de Jorge Giordano, dijo que no hay favoritos para el clásico pero desea, como hincha, que gane Peñarol. También cómo ve la llegada de Mauricio Larriera al primer equipo aurinegro, para quien el de este miércoles "es un partido bisagra", y se refirió a su salida del club.

El bajón de Bergessio

Los goleadores saben de grandes rachas y de sequías en la red. Forlán lo vivió como futbolista. Consultado sobre la situación del goleador de Nacional y si en el descenso en su rendimiento tuvo que ver el escándalo en la concentración de diciembre, respondió: “No es por el acto de indisciplina, es por el sistema que está jugando. Está demasiado solo. Me tocó estar en esa situación en algún equipo. Bergessio es un gran goleador. Él siempre está rodeado por dos centrales, cuando se quita a uno de encima, en el mano a mano tiene oportunidades, pero ahora, por el sistema, también los laterales están más atentos a Bergessio. Entonces, ya son tres jugadores que tiene y si no tenés tantas situaciones frente al arco, es difícil".

Gonzalo Bergessio, el capitán y goleador de Nacional

"Al comienzo de este año tuvo un promedio de gol altísimo. Pelota que tocaba, pelota que entraba. Es un goleador. Hoy bajó ese promedio y las situaciones no son muchas. No estoy comparando el sistema de Gustavo y Jorge, las estadísticas las tienen ellos, lo que digo es que las que tenía con Gustavo, las que tocaba entraban, y hoy las pocas que tienen no entran”.

La llegada de Larriera

“(Mauricio) Larriera (técnico de Peñarol) es una incógnita. Él sabe para dónde va. Este partido (clásico) puede ser la clave. Es un entrenador que trabaja muy bien por lo que se vio en Wanderers. Hoy está en esa bisagra y justo le viene un partido espectacular para dar ese salto de confianza. La victoria ante Danubio les debe haber dado mucha tranquilidad a todos y más a él”.

Darío Rodríguez y Mauricio Larriera

¿Quién es favorito para el clásico? 

Peñarol tiene mejor plantel que Nacional. Nacional tiene muchos jóvenes, que están jugando bien, que le están dando minutos y hay que saber administrarlos. Que tenga mejor plantel no quiere decir que vaya a ganar”, dijo Forlán sobre el partido que jugarán este miércoles a la hora 18.30.

Además, agregó: “En este caso, sabiendo que es en el Campeón del Siglo, Nacional no tiene la presión de ganar. Además, del otro lado tenés jugadores más experientes que el clásico rival. Si todo eso lo sabés manejar sicológicamente y los jóvenes soportan lo que es un clásico, que juegan sin público, también Nacional se ve favorecido”.

Y advirtió: “Capaz que tenés ese día en que los pibes juegan bien, por más experiencia y mejor plantel podés pasarlo muy mal y perdés”.

Dijo que “es difícil dar un pronóstico”, pero como hincha “no hay duda” de lo que quiere. Además, agregó: “Los dos están necesitando una victoria importante” y que “faltan muchos partidos, por lo que ganar el clásico no significa ganar el campeonato”.

¿Cómo jugaría si fuera Giordano?

Consultado sobre qué haría en caso si tuviera el plantel de Nacional, respondió: “Es difícil analizarlo de afuera a estar en el día a día con el plantel. Si tenés jugadores, estás bien, estás sólido defensivamente para adelantar las líneas, dale para adelante. Si estás bien sólido atrás te permite arriesgar un poco más adelante, porque no importa en qué zona del campo estés vas a tener herramientas para defender”.

Forlán comparó con experiencias que vivió como jugador y las trasladó al clásico de esta noche, en la piel de Giordano.

“Cuando no tenés nada que perder, si le sabés llegar al jugador, cuando pensás que si perdemos ‘no pasa nada’, largá todo, dejá todo, y por eso (el clásico) es una gran oportunidad para los jugadores jóvenes de Nacional. Porque podés hacer historia, sacarle un invicto clásico. Yo jugaba mucho con esas motivaciones. Estando en Villarreal, cuando iba a jugar con Real Madrid o Barcelona, pensaba: yo no tengo nada que perder, llego suelto, y la responsabilidad la van a tener ellos. Si sabés llevar el partido al nerviosismo del equipo local es importante. Lo más lindo que me podía pasar era hacer goles de visitante, porque no tenía ninguna presión”.

En la charla, contó una anécdota, sobre las presiones.

“Sabés cuando tuve presión, una vez en el partido con Costa Rica en el Estadio Centenario (en 2009, en el repechaje para Sudáfrica 2010). En el momento que hacen el gol del empate, no sabés lo que sentí en la espalda y un jugador de ellos pasó al lado y me dijo: ‘Diego, vas a quedar afuera’. Yo no decía nada, porque no hablo, no me gusta. Pero cómo pesó todo eso. Solamente una vez hablé (con un rival o hacia afuera), que en realidad no hablé porque no me expresé, pero de alguna forma fue como si hablara. Sucedió en la quinta división de Peñarol, ganábamos 1-0 a Danubio y hacía tiempo con la pelota. Había un hincha que me decía ‘te va a faltar el tiempo’. Yo me sonreía. Perdimos en la hora 2-1. Desde la quinta hasta hoy nunca dije nada a nadie adentro de la cancha”.

Su salida de Peñarol

En la charla habló sobre su abrupta salida de la dirección técnica de Peñarol.

“Como entrenador sabés que necesitás un tiempo para poder plasmar la idea, el trabajo y se requiere tranquilidad. Lamentablemente no se dio. Lo único que sigo diciendo, y no es de terco, es que no me vengan con el verso de que estás en un equipo grande y no se dieron los puntos. Después vino Mario (Saralegui), tampoco se le dieron y siguió. Ahora arrancó Mauricio (Larriera), los puntos no se le dan y va a seguir. No seguís porque no querés. A mí que no me vengan con esa que Forlán no tenía puntos. Mentira. Si ganaba los puntos contra Wanderers (el partido previo a que lo cesaran) quedaba a un punto del primero. Yo estaba a cuatro puntos de Nacional y Peñarol terminó a siete. Si ponés los números fríos, ponelos todos. Es lo único que digo. Después son reglas de juego y entendibles. Jorge tomó la decisión que tomó”, dijo sobre su salida de Peñarol, club al que llegó en diciembre de 2019 y fue cesado en agosto 2020, después de dirigir 11 partidos.

El exentrenador de Peñarol se refirió a la forma en que le rescindieron el vínculo y a los elogios hacia su trabajo, que transcurrieron en paralelo.

Me causa gracia cuando decían que hacíamos un trabajo espectacular, como escuché a muchos y a Jorge (Barrera), ‘Diego va a ser un gran entrenador’. No, no. Esa no me la como. Un gran entrenador, no. Si confías en mí, hubieras confiado en ese momento. No me vengas a decir ahora que Diego va a ser un gran entrenador. Veremos. No lo sé. Ni yo sé si seré un gran entrenador. Pero si creías en el trabajo, sabías que estábamos trabajando bien. Como prueba de ello, así como me critican por ciertas cosas que hacía en ese momento, también había muchas a favor, de jugadores que no se lesionaron. ¿Vos te creés que eso fue porque Mario los agarró? El físico lo veníamos trabajando nosotros de antes, eso tiene un desarrollo y un tiempo. El equipo terminó en el nivel físico que terminó por el trabajo que veníamos haciendo desde enero”.

Las contradicciones de quienes lo contrataron y luego lo cesaron, quienes afirmaron, según Forlán, que “hacés un gran trabajo”, “va a ser un gran entrenador”, fue lo que más le incomodó de su salida.

Diego Forlán dirigiendo a Peñarol

Forlán destacó que durante los ocho meses que dirigió a Peñarol también hubo cosas buenas.

“Analizá cada partido. Hemos tenido partidos malos. El de Cerro no fue un buen partido. Como todos los inicios. El partido con Defensor jugamos muy bien. Tuvimos 10 chances de gol, con tres tiros en los palos, después se perdió porque es fútbol. ¿Sabés que faltó? Que no tuve dos partidos ganados seguidos, pero tampoco tuve dos partidos perdidos seguidos. Vi a muchos técnicos que perdieron dos partidos, pero a mí me echaste porque me echaste. No me pongas excusas que sos un buen entrenador, que trabajás bien, porque lo que estás diciendo lo estás borrando con el codo. Y estás hablando de personas sensatas, que son grandes profesionales, entonces tenés que tener coherencia cuando vas a hablar. Y debés ser sincero. ¿Por qué cambié de técnico? Porque debía cambiar y listo, sos el presidente, el directivo, el que tomó la decisión y listo. Pero no ‘porque estás trabajando bien’, porque en ese caso borrás con el codo lo que hacés con la mano”.

También Forlán reconoció que le agradeció al expresidente Jorge Barrera y al exvicepresidente Rodolfo Catino. “Ellos fueron los que me fueron a buscar a casa. Les agradezco, se los agradecí. Pero la salida, si me echás, me echás, no empieces a dar justificaciones porque no soy un boludo. Me parece que tenía que hacer un cambio y listo. Ya está, tampoco podés decir que estaba ‘trabajando profesionalmente’, que ‘el ambiente era espectacular’, que ‘habíamos hecho un trabajo en juveniles’. Facu Torres ahora es la figura de Peñarol. Si empezás a analizar y ponés en la balanza, Gary Kagelmacher y Britos eran discutidos como otros”.

En su autocrítica, reconoció que “capaz que trajimos jugadores de más pero no fue por qué sí, fue porque muchos terminaban contratos y de un día para otro los contratistas te sacan jugadores. No podés estar esperando a que se vayan los futbolistas para traer más”.

Dijo también que “si el equipo era un desastre no lo iba a negar, sería el primero en asumirlo. Pero no éramos un desastre. ¿Cuántas fechas iban? Once partidos. Dos meses de competición oficial”.

Forlán reconoció que pidió la llegada de Darío Rodríguez al club. Pocos días después que lo cesaron, fue nombrado gerente deportivo.

“Las cosas no se dieron. Andá a saber por qué se demoró la llegada. Con esto no pongo ninguna suspicacia ni nada. Se dio así. Porque yo no pedía nada. Con Jorge (Barrera) hablé una sola vez, para hacer un pedido de infraestructura que necesitaba. Después yo no llamé a ningún dirigente. Tenía contacto directo con José Brancato (director deportivo) y Pablo Placeres (encargado del área física del club). Sé de dónde vengo, dónde estoy y hasta dónde quiero ir. Quizás con ese director deportivo (Darío Rodríguez) hubiera intercedido para que no saliera tan rápidamente. Pero se dio como se dio. Llegué sin director deportivo, pero ya está. Me hubiera gustado, además por la relación que tengo con Darío. Pero no tengo nada para decir”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...