19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
29 de agosto 2023 - 8:43hs

Una historia sin desperdicio se escribe en el fútbol polaco. El arquero del Puszcza Niepolomice inventó que los barras bravas del Wisla Cracovia, uno de los grandes del Polonia, le dieron una paliza y sufrió una lesión en la mano que lo dejó afuera de las canchas hasta el año que viene.

Su club lo defendió públicamente, pero en las últimas horas la policía descubrió el verdadero motivo de la lesión de Kewin Komar.

Hace dos años el Wisla bajó a la B y en junio pasado se enfrentó al Puszcza, un club modesto, en playoffs por el ascenso.

El Puszcza sorprendió ganando 4-1 con un gran partido del golero Kewin Komar, que además de las atajadas, dio dos asistencias.

El equipo de Komar logró el ascenso a Primera división y el Wisla continuó en la B.

El sábado pasado el golero concurrió a una fiesta a 50 kilómetros de Cracovia y según su primera versión, se cruzó con los ultras del Wisla que le pegaron una paliza por haber contribuido a que el equipo permanezca en la Segunda división.

Komar fue internado en un hospital con el brazo roto.

La policía realizó una investigación y este lunes descartó la hipótesis del golero. Cree que Komar fue al festival con su novia y se cruzaron con el ex de ella y sus amigos, con los que se tomaron a golpes de puños.

El futbolista habría inventado la historia de los barrabravas para evitar sanciones de su club.

Temas:

Polonia Violencia

Seguí leyendo

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar