Fútbol > EL TAPADO DE LA FECHA

Guirín, el autodidacta del arco que tiene el secreto de la valla invicta

Aprendió a atajar viendo televisión, le ganó a los miedos de su madre, supo lo que era hacer sacrificios por el fútbol y en seis años acumuló 150 días arriba de un ómnibus, es el dueño del arco de Plaza, líder del Clausura y sueña con la selección

Tiempo de lectura: -'

08 de octubre de 2019 a las 05:02

A Nicolás Guirín nadie le va a explicar lo que es hacer sacrificios en el fútbol para empezar a acercarse a los sueños. Desde aquellos mediodía en los que se acostaba en una colchonetas bajo los árboles -en primavera- o en el vestuario de Plaza Colonia -en invierno- para descansar en los doble turno del plantel principal, a los 336.000 kilómetros que recorrió entre sus 17 y 23 años para ir a entrenar de Nueva Palmira a la capital del departamento, el confort no fue su compañero de viaje en esta experiencia del fútbol que lo tiene como figura del Torneo Clausura, como golero del líder Plaza y con el arco invicto tras cuatro fechas.

Guirín, autodidacta con los guantes en la mano, aprendió el oficio solo, mirando televisión e imitando los movimientos del colombiano Óscar Córdoba, en su época en Boca Juniors. Y le ganó a los miedos de su madre. “Empecé a atajar a los cuatro años, y mi madre, con ese espíritu sobreprotector que tienen ellas, porque creía que podía frustrarme si me iba mal, me decía: ‘¿Estás seguro que querés ser arquero? Mirá que al golero le hacen goles’. Y no me hizo cambiar. ¡Quería ser golero! Y me hice golero”, explica a Referí el arquero de Plaza Colonia, quien debutó en Primera hace cinco años, el 20 de setiembre de 2014, en el torneo de ascenso ante Cerro Largo, cuando el arco de Plaza era de Kevin Dawson, tres años mayor que él, ahora figura de Peñarol.

En las cinco temporadas que lleva en Primera, alternó cuando se ausentaba Dawson, hasta que en 2017 se adueñó del puesto.

En el fútbol profesional, Guirín es un descubrimiento de Luis Matosas, cuando dirigía a Plaza. El joven golero de 17 años jugaba en Polanco de Nueva Palmira, y al técnico le avisaron que tenía que ir a verlo. Allá fue a un partido de la selección sub 18 contra Dolores. Apenas lo vio se convenció y el entrenador "se comunicó con gente del club", recuerda el golero, viajó a probarse y no abandonó más Plaza. Entrenaba en el primer equipo con Dawson, Manuel Vallejo y Nano Ottamendi.

Después, en Colonia, llegó el perfeccionamiento, con entrenadores de goleros o con quienes jugaron con éxito en esa posición y estaban circunstancialmente al frente del plantel principal. Así pasaron por su vida deportiva Gustavo Mananzero, Leonel Rocco y, ahora, Sebastián Pereira.

Con Dawson construyó una amistad que trascendió la cancha. Recuerda que cuando entrenaban de tarde y no tenía dónde quedarse a dormir de noche en Colonia, se quedaba en su casa. Si no, eran 100 kilómetros de ida y otros 100 k de vuelta, cuatro horas de viaje todos los días, lo que multiplicado por seis años, le deja una cifra que impresiona: 150 días arriba de ómnibus para jugar al fútbol.

Cuatro meses antes de salir campeón, en 2016, vivió uno de los momentos más difíciles de su vida. La muerte de su padre. En 2015 le detectaron cáncer, y al año siguiente fallecía. “Fue todo rápido. Me tocó verlo sufrir. Y siempre me quedó la espina que no me pudo ver jugar contra Nacional o Peñarol, y que no haya estado el día del título en el Campeón del Siglo y en la tarde del ascenso”, explica.

En Plaza, el sello de Nueva Palmira luce a flor de piel y tiene identificación propia: la banda de la ruta 21. Así se autodenominan y asumen con orgullo los futbolistas Guirín, Yvo Calleros, Axel Fernández, Iván Zalazar y Elías Oyola.

“Con Yvo vivimos toda esa etapa de dormir en colchonetas para esperar la práctica. La locura de ir y venir todos los días, de salir corriendo a buscar los ómnibus, muchas veces sin almorzar, porque si no teníamos que esperar dos horas, al siguiente”, puntualiza.

Desde 2018 cambió su vida. Se instaló en Colonia y las cuatro horas de ómnibus las invierte en el gimnasio, o descansando en condiciones más cómodas. Y también porque debió independizarse de esa madre que le resolvía todo. “Vivir solo me ayudó a madurar, porque ya no está Mamá que te tiende la cama, te cocina, y que está arriba tuyo. Ahora sos vos”, subraya.

A pesar de su breve trayectoria, a sus 24 años recuerda con una sonrisa sus bloopers en el fútbol y valora la forma en que creció en el arco. Destaca los consejos de Tian Pereyra, y se define: “Era medio loquito en el arco. ¿Te acordás el gol que le hicieron a un golero en un Plaza-Sud América, que la bajo en el área para salir jugando y se la sacan de atrás? Y el de Platero, de la mitad de la cancha contra Liverpool. Eso me pasó a mí y formó parte de mi crecimiento y maduración”, dice golero invicto del Clausura. Y recuerda una frase de Carlos Manta, quien también le dejó sus enseñanzas como exarquero: “Lo bueno es que te mandaste todas las macanas juntas. Ahora tenés todo para crecer”, dice y se ríe.

Guirín tiene contrato con Plaza hasta diciembre de 2020. Imagina seguir creciendo en el arco y sueña con la selección. “Sé que está lejísimos y hoy puede parecer imposible, pero los sueños hay que ponerlos allí para intentar cumplirlos”, puntualiza.

Su explicación al éxito de Plaza en este Clausura, lo resume en una frase: “El pilar de todo esto es la confianza, buen grupo y calidad humana. Todos tiramos para el mismo lado. Nadie reniega porque no juega. Todos entrenamos a muerte. No hay titulares ni suplentes, todos trabajamos con las mismas ganas. En el vestuario siempre suena música”. Y en la tabla, Plaza lidera, tiene el arco de Guirín como el menos vencido y se anima a soñar como en 2016, cuando ganó su primer título oficial de la Asociación Uruguaya de Fútbol, el del Clausura.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...