21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
7 de noviembre 2022 - 19:38hs

La ONG Human Rights Watch (HRW) acusó al gobierno del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, de contribuir a la propagación del cólera en el norte de Siria y al régimen sirio de Bashar Háfez al-Ássad de obstaculizar la llegada de ayuda humanitaria a las zonas controladas por las  milicias kurdas que reclaman la constitución de un estado independiente en el Kurdistán.

"Esta devastadora epidemia de cólera no será la última enfermedad de origen hídrico que afecte a los sirios si no se resuelven inmediatamente los graves problemas de agua del país, sobre todo en el noreste", declaró Adam Coogle, vicedirector para Oriente Medio y África del Norte de HRW, según informó la agencia de noticias AFP.

Por primera vez desde 2009, el cólera reapareció a principios de setiembre en Siria, donde aproximadamente dos tercios de las plantas de tratamiento de agua, la mitad de las estaciones de bombeo y un tercio de los depósitos de agua quedaron dañados durante los 11 años que lleva ya el conflicto bélico que se registra en el país, según las estimaciones de Naciones Unidas.

Más noticias

"Turquía puede, y debe, cesar inmediatamente de agravar la crisis de agua en Siria", añadió Coogle, quien precisó que "las autoridades turcas no garantizaron un caudal de agua adecuado hacia la parte siria del río Éufrates, ni un abastecimiento de agua constante desde la estación de bombeo de Aluk", controlada por Turquía, en el norte de Siria.

Desde que apareció la epidemia en Siria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó 81 muertos y más de 24 mil casos sospechosos en las zonas controladas por el régimen sirio, por los grupos islámicos que operan en la región y por los milicianos kurdos. Enfermedad cuya expansión, además, está impulsada por la ausencia de redes de alcantarillado y de agua potable corriente.

La ONG advirtió también que la baja del caudal del río Éufrates no sólo afecta al acceso al agua, clave para mantener las medidas higiénicas recomendadas en medio del brote de cólera, sino que además eleva la "concentración de contaminantes" en el curso fluvial, con los consecuentes efectos en la propagación de la enfermedad.

Según los expertos, la expansión del cólera no solo es consecuencia de la destrucción de la infraestructura nacional de agua, que hace que la población acceda a ella de la forma más rudimentaria, sea través del Éufrates o de perforaciones creadas por las propias comunidades, sino que, además, el noreste de Siria sufre la peor sequía de los últimos 70 años, según la ONU.

La situación se verifica en una región que, según el Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), suma entre 6,5 y 7 millones de desplazados internos por el conflicto armado en Siria, muchos de ellos afincados en campos de refugiados que son objeto de recurrentes ataques liderados por la organización yihadista Hayat Tahrir al Sham y la facción dirigida por los rebeldes de la corriente principal respaldada por Turquía.

Temas:

Turquía epidemia de cólera Siria crisis humanitaria

Seguí leyendo

Te Puede Interesar