23 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,05 Venta 41,25
3 de enero 2023 - 5:01hs

La mudanza de la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático (EMAD) es un debe de larga data para una institución que fue creciendo con las décadas y nunca supo dar con la sede ideal desde el cierre provisorio del Teatro Solís, donde montó sus instalaciones fundacionales en 1949. Desde hace años que la Intendencia de Montevideo (IM) busca una alternativa al actual local sobre la calle Mercedes, y ahora la administración de Carolina Cosse va por un nuevo edificio

La intendenta autorizó la semana pasada a que la comuna inicie el proceso de adquisición de la construcción de más de tres niveles perteneciente a la Kehilá, la Comunidad Israelita del Uruguay. La edificación sobre la calle Canelones y Río Negro está valuada en casi US$ 10,5 millones –de acuerdo a la tasación del Servicio de Catastro y Avualúos– aunque la intendencia determinó que el monto a ofertar no superará los US$ 3 millones

La Kehilá colocó en diciembre del 2021 la piedra fundamental para erigir su nueva sede en el barrio Punta Carretas, como parte de un acercamiento a su comunidad que se fue asentando sobre la costa. La presidente de la colectividad, Susana Grimberg, celebraba entonces que con eso se imprimía "un sentido de continuidad y transmisión" del "legado para las futuras generaciones". 

Más noticias

Consultada por El Observador sobre las conversaciones con la intendencia por la vigente sede de la Kehilá en la calle Canelones, Grimberg se limitó a decir que "todo está muy en pañales" y que en febrero continuarán con reuniones. La IM sostuvo que la "oportunidad" de comprar ese edificio se erige en una "opción muy adecuada para los requerimientos" de la EMAD, dado el "desarrollo de su actividad académica" con líneas de formación en actuación, diseño teatral, posgrados y clases magistrales. 

El sector de Proyectos Urbano-Territoriales de la comuna analizó que la construcción, franqueada por las ochavas de la vereda, se divide en tres niveles, con un subsuelo para actividades "que requieran grandes superficies posibles de subdividir" –ahí queda, por ejemplo, una sinagoga–, un área para dinámicas de "representación y arte escénico muy bien conectadas con los espacios comunes y la calle", y "plantas con buena iluminación y ventilación para el dictado de clases". 

"El lugar se nos quedó chico para la expansión que ha tenido la escuela con los años, porque además de la oferta académica tradicional de actuación y diseño teatral, se ha llevado a las carreras a un programa de formación continua con una especialización fina dentro de ellas", declaró a El Observador la flamante directora de la EMAD, Laura Pouso.

La titular de la institución contó que con sus 200 estudiantes activos, más otros 150 que van terminando sus ciclos y otros cursos abiertos, se va "transformando el edificio central" de la calle Mercedes, pero se ven obligados a "recurrir a otros servicios del área de Cultura de la intendencia para completar la oferta académica con tranquilidad". 

Foto: Leonardo Carreño. Vieja sede de la Comunidad Israelita del Uruguay

La comuna plantea que su oferta no mayor a los US$ 3 millones supondrá una "gran oportunidad para adquirir" el inmueble. Lejos de ser la primera vez que busca una alternativa a la sede de la calle Mercedes –que funciona desde el 2004–, la comuna ya tuvo sobre la mesa en este período la posibilidad de establecer la EMAD en el viejo esqueleto de la calle San José detrás de la Torre Ejecutiva.

El gigante de siete pisos que en los '80 dejó inconcluso el ingeniero argentino Miguel Dayán pasó en 2021 bajo custodia del departamento de Cultura de la comuna, pero quedó descartado como sede de la EMAD por no conocerse siquiera sus condiciones edilicias. Años atrás, a comienzos del período de Daniel Martínez, la intendencia también barajó la posibilidad de adquirir con este fin el viejo banco de Cerrito y Zabala (Ciudad Vieja) que, pese a los carteles que todavía lo anuncian, nunca llegó a convertirse en la sede del Ministerio de Turismo por decisión del exministro colorado Germán Cardoso. 

Desde el cierre provisorio del Teatro Solís en 1998, la EMAD –fundada con las mismas siglas en 1949 a impulso de la actriz catalana Margarita Xirgu y el senador colorado Justino Zavala Muniz– pasó en un plazo de dos años por el Teatro Astral de la Asociación Israelita Zhitlovsky (Durazno y Barrios Amorín) y luego por el edificio de la Alianza Francesa (Soriano y Zelmar Michelini).

Ya en el 2001 se asentó en un edificio de seis pisos sobre la calle Cuareim que nunca había sido pensado como escuela de arte. Santiago Sanguinetti, quien en 2016 se convertiría en el director de la EMAD, contó a El Observador que aquella vieja casa "no tenía las condiciones ideales", como por ejemplo la falta de un piso de baldosas o un salón para diseño. 

Ya en 2008 la institución –renombrada dos años después por la administración de Ana Olivera– emigró definitivamente a la sede de la calle Mercedes y Eduardo Acevedo. Sanguinetti explicó que "es un espacio que está quedando muy chico para todo lo que está creciendo la escuela" –desde salones que están "muy pegados" entre sí hasta la salida directa a una transitada Mercedes con una parada de ómnibus al lado de su entrada–.

Con la reciente firma de la intendenta Cosse, la comuna va por una nueva sede en el Centro. 

Temas:

Intendencia de Montevideo Comunidad Israelita del Uruguay} María Inés Obaldía

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos