Cargando...
Juan Salgado, presidente de Cutcsa

Nacional > ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE CUTCSA

Juan Salgado: Carolina Cosse "quiere parecerse" a Tabaré Vázquez

El presidente de Cutcsa sostuvo que el boleto saldrá $ 12 más si desaparece el subsidio al gasoil, dijo que “no hubo continuidad” en las administraciones del FA en Montevideo, y resaltó el estilo de conducción "pragmático" de Cosse y Lacalle, a quien le deslizó un consejo

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2022 a las 05:00

Por Martín Natalevich y Ramiro Pisabarro

Juan Salgado tiene vista a la bahía desde uno de los ventanales de su despacho en el piso 25 de la Torre Nuevocentro, y a la periferia montevideana desde otro de ellos. Por el medio se atraviesan importantes avenidas, y por ellas unos cuántos de los 1.140 ómnibus que administra la compañía que conduce desde 1996.

El presidente de Cutcsa se ha codeado con todos los presidentes desde el retorno a la democracia. Del penúltimo de ellos, Tabaré Vázquez, fue amigo íntimo y asesor honorario. Desde esa posición opina que el desempeño de Luis Lacalle Pou en el primer tramo de su gobierno fue “brillante”, y se permite aconsejarse a sí mismo como si estuviera en los zapatos del mandatario blanco: “No quieras hacer ahora lo que capaz deberías haber hecho en un período”.

Pese a que Frente Amplio se ha mantenido por décadas en la Intendencia de Montevideo, Salgado sostiene que “no hubo continuidad ninguna” entre las administraciones. A la actual jefa comunal, Carolina Cosse, la ve “pragmática”, sin “eternizar discusiones”, y  similar en estilo –“ella quiere parecerse”, desliza Salgado– a Tabaré Vázquez.

Con la misma visión panorámica que la que ofrece su despacho, Salgado conversó con El Observador sobre “un nuevo 100%” en la venta de boletos que pone contra las cuerdas al sistema, pasó un mensaje al gobierno sobre la imperiosa necesidad de mantener el fideicomiso al gasoil para no disparar la tarifa, y compartió su mirada sobre el manejo político de los tiempos, habló sobre la coyuntura y opinó sobre el cierre de Casa de Galicia. A continuación, un resumen de la extensa entrevista.

La venta de boletos está 20% por debajo del nivel prepandemia. Siendo que la recaudación por ese concepto sostiene más de la mitad de la operativa –sin contar luego los subsidios–, ¿hasta cuándo se va a poder mantener planchado el precio del boleto?
Hace varios meses definimos que nos enfrentábamos a un nuevo 100%. Eso es diferente a estar esperando que se recupere. De México para abajo, todo ha quedado entre el 70% y el 80%. Son cosas que quedaron de la pandemia con el trabajo a distancia. La venta de boletos siempre tuvo picos de recaudación los lunes y viernes, pero ahora la gente tiende a quedarse en casa esos días. Hay un cambio tremendo en lo social: después de las seis de la tarde, no queda nadie y la venta se plancha. También hay gente que hizo el esfuerzo en dos años para comprar una moto o un autito. Hoy las calles en Montevideo son intransitables, las arterias están cargadas para los dos lados y a toda hora. 

Yo viví dos crisis grandes, y esto es diferente. Antes el transporte tenía mucha tela para cortar, con un elemento clarísimo: había guardas. Hoy solo el 6% de los coches de Cutcsa los tienen. Sería muy fácil hacer que la empresa sea un 20% más chica y resentir el servicio, o aumentar el boleto, pero tampoco lo resiste, porque automáticamente cae la venta. Lo fundamental es que haya más inversión. 

Se plantea que a fin de año el fideicomiso al gasoil va a dejar de tener espalda para sostener el precio
Cuando surge en 2006, un primer motivo era dar estabilidad al precio ante los ajustes de los combustibles. Lo segundo –y terminó siendo casi lo primero– era servir de garantía a las empresas, porque hoy no tienen nada para afrontar una renovación de flota, por ejemplo. Capaz consiguen algún terreno como garantía, pero los créditos costarían carísimo, porque el transporte tiene riesgo alto. Con el fideicomiso al gasoil se mantenía unos seis años para adelante, y con eso tenías poder de negociación para créditos de bajos intereses. Eso hoy no está. El fideicomiso es un subsidio directo para quien usa el sistema de transporte. Eso permite que a marzo de 2017 el boleto costara $ 33 para el trabajador, y hoy salga $ 36 con los descuentos. Si mañana desaparece el fideicomiso al gasoil, son $ 12 más por boleto. 

¿Qué respuesta obtuvo en el gobierno?
Encontramos buena receptividad. Está claro que no es un subsidio a las empresas, que es para todo el país, las del área metropolitana, del interior, urbanas, suburbanas, de larga y corta distancia. Lo importante es que los dos principales ministerios nos escucharan sobre las consecuencias de la situación. Por tanto, la solución no es ni bajar la calidad del servicio ni subir el precio. Una de las variables más importantes es tener mejor presencia y servicios con los recursos que tenemos. Para eso, necesitamos que las autoridades dispongan el "adelanto" de algunas medidas para que el transporte sea más rápido. De una vez por todas tenemos que definir: ¿vamos a poder hacer túneles, vías por arriba? Acá el mercado no lo resiste.

Juan Salgado, presidente de Cutcsa

 

¿Qué piensa cuando escucha esas ideas?
Es imposible hacerlo acá. Hay que atacar la movilidad con la tecnología, con los semáforos, tener mayor presencia en la calle. 

¿Por qué está tan frío el proyecto de corredores para avenida Italia? Usted insistió con eso en su momento. Estaba la posibilidad de un financiamiento internacional, como con el BID
Cuando empecé a hablar de eso fue porque me acordé cuando de chico se hablaba del tren de la Costa. Si cualquiera viene acá y no conoce Montevideo, la última arteria que hace es Garzón. Y la penúltima es General Flores. Con el 20% de lo que gastaron ahí, arreglaban desde bulevar Artigas hasta el Palacio Legislativo. Después tenés situaciones absolutamente diferentes en avenida Italia, 8 de Octubre y Rivera. 

Usted habla de esto hace muchos años. ¿Por qué cuesta tanto hacer ese cambio?
Estos temas molestan a muchos: tocan a comerciantes, trabajadores, vecinos, los estacionamientos. Llega a molestar a tantos que es muy poco el tiempo (para hacerlo) en un período. Ya tendría que estar pensado y definido antes de que entre una nueva administración. Nunca da el tiempo. 

Hubo 30 años de administraciones del Frente Amplio en Montevideo. No puede decirse que no tuvo ese tiempo para trabajar
No hubo continuidad ninguna (entre ellas). Lo primero que hizo cada una de las administraciones fue estar seis meses discutiendo el cambio del logo. Para Rivera tenés que encontrar una solución: achicar veredas, canalizar cosas, molestar a mucha gente y que dé el tiempo para que las mismas personas vean los beneficios. En avenida Italia tenés todas las condiciones geográficas para hacerlo, con canteros y grandes veredas. Y tenés la gente: los viajes a la Costa no descienden desde hace muchos años, son cada vez más si sumás ómnibus y autos. Lo que le podés dar al transporte es la posibilidad de que compita con el auto en el precio, la rapidez y la comodidad. Alguien debería tener en alguna de las paradas un centro en donde dejar el auto cuidado. Pero esas son obras que trascienden períodos. 

Juan Salgado, presidente de Cutcsa

Cuando pusieron la vía rápida en avenida Italia, la gente respetó mucho más que lo que imaginamos. ¿Quiénes hicieron retroceder algo que era bueno y que se hizo con unos litros de pintura? Las mismas autoridades del momento. Gerardo Urse (ex director de Movilidad) y su gente iban a las reuniones y no bancaban las presiones. Que el comercio quería que se les estacionara ahí, que los edificios lo suyo, y al final le ponían cada vez más obstáculos a la vía. 

Hace dos años dijo a Búsqueda que tuvo que hacer un "posgrado" para tratar con las diferentes administraciones del FA. ¿Qué le ve de distinto a la gestión de Carolina Cosse?
Veo que es pragmática, y que se anima a hacer cosas. 

¿Le hace acordar a Tabaré Vázquez, en ese sentido?
Sí, sí. A ver, ella quiere parecerse...(se ríe) No es que no haya tenido problemas con ella o no le haya marcado diferencias cuando tuve que hacerlo. Pero realmente es pragmática, se anima y no eterniza las discusiones. Trata de ser concreta: "Sí", "no", "esto se hace", “esto no”. Cuando aparece ese estilo, me gusta. Ahora, es lo mismo que con el gobierno nacional: recién salió de la crisis, no hay un período concreto de ella para analizar.

¿Fue un error la salida de Gonzalo Márquez como director de Transporte? Era muy respetado en el ambiente. 
Yo soy político dentro de la empresa pero en definitiva siempre respeté muchísimo a los técnicos. Los políticos son quienes manejan los tiempos. Me da la impresión que –más allá de muchas diferencias y que le marqué que era muy teórico– Márquez terminó siendo de los técnicos que más saben de transporte en el Uruguay. Tiene una solvencia y un peso tremendo, aprendió a ver que la práctica juega y no solamente se actúa desde un escritorio. Por suerte está haciendo trabajos cercano a nosotros (consultorías de transporte contratadas por el BID).

Juan Salgado, presidente de Cutcsa

En su posición ha recibido a casi todos los presidentes desde la reapertura democrática, y fue asesor honorario de uno de ellos. ¿Cómo ve la marcha de este gobierno?
Este período se divide en dos partes: una primera, brillante. No podemos quejarnos de cómo se manejaron todos los temas, con austeridad y responsabilidad. En algún momento todos teníamos opiniones, pero alguien tenía que decidir. Eso es lo que más le valoro a este presidente, que varias veces tuvo que decir: "Vamos por acá". Ahora viene la parte política, y el manejo de los tiempos. Si fuera yo, lo primero que pensaría es: "Juan, no quieras hacer ahora lo que capaz tendrías que haber hecho en un período. Elegí determinadas cosas, y llevalas adelante". Los uruguayos también respetaron, más allá de lo que se dijera. Si maneja los temas y los pone en un orden de prioridad según los que más preocupa, como seguridad o trabajo de calidad, puede terminar bien. Desde el punto de vista del transporte se actuó excelente, con la responsabilidad de que, si faltaba una de las patas, esto se descarrilaba. 

La salida de Luis Alberto Heber del Ministerio de Transporte (MTOP), y luego la internación de José Luis Falero, ¿no trastocaron los planes?
No, seguimos bien. Por supuesto que Heber, en esa primera lucha entre transportistas y MTOP con el Ministerio de Economía... yo digo: por suerte nos tocó un ministro político. Si nos hubiese tocado un técnico, yo no sé... Heber fue clave en ese momento. Después no tuvimos problema, a Falero lo conocíamos y además es un hombre del palo. 

Usted fue un buen amigo de Tabaré Vázquez. ¿Cómo ha sido este tiempo sin él?
Lo he extrañado. Era una persona de respeto sublime a la señora, María Auxiliadora. Era un ejemplo de familia. Tenía muchos valores que cualquiera hubiera querido estar para aprenderlos. No eran puestas en escena, eran de verdad. He extrañado juntarnos los fines de semana, como cuando nos íbamos de campamento. Extraño la charla, las conversaciones de la vida –no hablábamos de política absolutamente nada– y su experiencia. Él nació en La Teja, yo en el Hipódromo (de Maroñas), tuvimos lo mismo, con unos años de diferencia. Me decía: "No sobraba nada en mi casa, la limpieza, bañarse todos los días de tarde para poder salir, el bucito limpio, cuidar las cosas". Era una forma de vida. Y la seguridad y compromiso que te daba cuando hablaba, sin duda. Se extraña como se puede extrañar a un verdadero amigo. 

Sobre Casa de Galicia: "Muchos socios hubiesen preferido tener la opción de La Española"

Usted que es un hombre vinculado al mutualismo, ¿cómo vio el cierre de Casa de Galicia y los cambios que eso trajo? Hubo dos centros médicos favorecidos con esa situación...
Voy a dar una opinión muy personal: creo que lo que hizo el Ministerio de Salud Pública no dio el tiempo. Se administró lo que venía, llevándola, maquillándola. Evidentemente no estuvieron los tiempos si había proyectos para hacer cambios importantes. Sobre Casa de Galicia me parece que, hasta por una cuestión de sangre y tradición, La Española nunca debió quedar afuera como opción para los socios. Por una cuestión natural, muchos socios, hijos de gallegos que vinieron hace 60 o más años –por lo menos los veteranos gallegos–, hoy hubiesen preferido tener la opción de La Española. Pero seguro tuvieron sus razones para ese reparto.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...