Cargando...

Nacional > REVELACIÓN

La carta que revela la confesión de Gavazzo a Gómez sobre la muerte de Gomensoro

Fue escrita en octubre de 2010 por el coronel Gómez pero a nombre de Gavazzo; se reveló ante el Tribunal de Honor

Tiempo de lectura: -'

10 de abril de 2019 a las 14:55

El 6 de agosto de 2010, la jueza de Paso de los Toros, Lilián Elorriburu, procesó con prisión al coronel retirado Juan Carlos Gómez por el asesinato del militante tupamaro Roberto Gomensoro, ocurrido en marzo de 1973.

Para procesarlo, Elorriburu se basó en el testimonio de un tupamaro marginal llamado Valerio Blanco, que resultó falso. La información se conocería tres años y medio después, cuando Gómez fue sobreseído.

Los militares Jorge “Pajarito” Silveira y José Nino Gavazzo –este último también fue procesado y sobreseído por el caso– sabían que Gómez era inocente pero nunca se lo comunicaron a la Justicia. Recién lo admitieron en 2018, cuando declararon ante el Tribunal de Honor del Ejército.

Ante sus camaradas, en un documento adjunto, Gavazzo reveló una carta escrita de puño y letra de Gómez, luego de un diálogo que ambos mantuvieron cuando estaban recluidos. Está firmada el 26 de octubre de 2010, apenas dos meses después del procesamiento.

Al represor le "mortificaba" ver a Gómez en la cárcel, por lo que un día decidió “ayudarlo” y le pidió una reunión. Según su versión, antes le solicitó que le diera su “palabra de honor" de que lo que hablaran iba a quedar entre ellos "para protección" de sus exsubordinados.

“Gómez aceptó, y entonces le detallé toda la verdad de lo ocurrido con Roberto Gomensoro (…) el coronel me agradeció la confianza que había depositado en él, yo me saqué un peso de encima y creí percibir que él también”, expresó Gavazzo.

Sin embargo, acusó a Gómez de romper la confidencialidad. “Al día siguiente, en horas de la mañana, se me apersona a mi habitación y me deja un sobre cerrado. Yo abro el sobre en el que había una nota escrita de su puño y letra, cuyo original obra en mi poder y cuya fotocopia adjunto al presente. Apenas la leí me apersoné ante el coronel y le pregunte: ¿Mi coronel, no me había dado usted su palabra de honor que lo que hablamos ayer quedaba por el momento entre usted y yo? Ante lo cual y sin pudor alguno me contestó: 'No, Gavazzo, usted me pidió mi palabra de honor después de narrarme lo que me narró, por lo que no tengo ninguna obligación'. Cuando me dio esa falaz contestación fue como recibir un cachetazo, le dije que era un mentiroso y un hombre sin palabra", relató.

En la misiva, Gavazzo reconoce que Gómez es inocente y dice que Gomensoro murió “de un paro cardíaco” y que “un médico” señaló que “al estar esposado con las manos atrás”, las “arterias pulmonares que pasan por el tórax” quedaron “un poco comprimidas”.

A continuación se transcribe la carta:

Yo, teniente coronel José N. Gavazzo, el día martes 26 de octubre de 2010, llamé al coronel Juan Carlos Gómez y le dije lo siguiente, que él puso por escrito solicitándome lo corroborara firmando al pie del presente, lo cual decidí hacer:

Roberto Gomensoro Josman murió de un paro cardíaco, en el Grupo de Artillería N°1. Un médico explicó que el estar esposado con las manos atrás un cierto tiempo, hace que las arterias pulmonares que pasan por el tórax cerca de donde nacen los brazos queden un poco comprimidas.

Le dije también, como lo he expresado en los juzgados, que soy un soldado y como hombre soy un hombre digno y no doy nombre de ningún superior ni subalterno.

Le dije también que cuando murió Gomensoro yo era el 2° Jefe del Grupo de Artillería N°1, nombramiento transcripto en orden del Comando General del Ejército de fecha 26 de marzo de 1973.

Le expresé también que yo, Teniente Coronel Gavazzo:

a)    No maté a Gomensoro.

b)    No di orden de que lo apremiaran para obtener información y menos aún que lo mataran.

c)    Yo no lo apremié y por lo tanto no murió así.

La versión de “Pajarito” Silveira es un poco distinta. De acuerdo a su relato, fue él quien les dijo a las hijas de Gómez que Gavazzo había tenido responsabilidad en la muerte de Gomensoro, lo que provocó la charla. “Cuando yo se lo dije a las hijas, salieron corriendo a decirle (…), el padre fue a hablar con Gavazzo y nunca se lo reconoció”, dijo ante el Tribunal de Honor.

Silveira dijo que Gómez le llevó “todo en un papel a Gavazzo para firmar y Gavazzo no se lo firmó”.

Ante sus camaradas, Silveira dijo que en el Ejército sabían que Gomensoro “se le muere a Gavazzo (…) y se lo lleva a Paso de los Toros”, lo que generó una pelea con el jefe Alfredo Rubio. "Rubio sale, se pelea con Gavazzo por lo que había hecho", declaró Silveira.

"Por ese tema se pelea y sale en el vehículo en el Jeep, sale corriendo para la división y después viene y sabemos que se habían ido pero no sabíamos nada. Después con el tiempo pudimos elaborar. Yo no vi nada. No le puedo decir que vi", agregó.

El 10 de abril de 2018, Gavazzo se presentó en el Comando General del Ejército para declarar ante los generales Gustavo Fajardo, José González y Alfredo Erramún.

Ante ellos, dijo que contaría algo que no le había dicho a la Justicia –luego su defensa argumentaría que era su "derecho", que lo hizo para proteger "camaradas" y que fue el "mal menor" para que no se apuntara a otros militares–: que en 1973 un “jefe militar del MLN” había muerto en el Grupo de Artillería N°1. “Hicimos el operativo de madrugada… yo dije que lo dejaran esposado por custodia en una silla común y al otro día de mañana me avisan que el hombre había fallecido. No se le había interrogado, prácticamente no se lo había interrogado. Se le habían hecho preguntas banales y no había motivo de su fallecimiento. No tenía una lastimadura no tenía nada. Bueno, yo le di cuenta a mi jefe que era el coronel Alfredo Rubio y juntos fuimos a la División 1”.

Luego señaló que el general Esteban Cristi había dado la orden y que “por temas de desprestigio del Ejército no se podía decir que había muerto”. Uruguay estaba en democracia. “Iban a decir que lo habíamos matado nosotros y no fue así, entonces dio la orden de que lo tiraron al rio Negro en el campo militar… quien tuvo que hacer eso fui yo”.

Dos meses después, al ser nuevamente interrogado, reconocería que ese hombre era Roberto Gomensoro y daría más detalles de los hechos, que se contradicen con el relato de Silveira.

Gavazzo dijo que no lo acompañó “nadie”, que lo hizo “solo” y que hizo la operación “tan mal” que el cuerpo apareció a los dos días”.

–¿Solo usted manejó el vehículo? ¿Lo cargó en el vehículo solo?

–Yo lo cargué en el vehículo, yo manejé el vehículo, yo lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote y lo tiré del bote. Yo solo.

Luego señaló que el cuerpo iba envuelto en un alambre con piedras y que no sabía qué había pasado para que saliera a flote.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...