Fútbol > MIRÁ LAS FOTOS

La FIFA mostró la medalla de Gambetta de 1950 que luce en su museo de Zúrich

El entre rector del fútbol recordó al campeón uruguayo a 100 años de su natalicio

La medalla de Gambetta

Tiempo de lectura: -'

15 de abril de 2020 a las 13:49

El Museo de la FIFA recordó al campeón del mundo uruguayo Schubert Gambetta, quien este martes cumpliría 100 años, y lo hizo compartiendo una imagen de la medalla que recibió el futbolista que conquistó el “Maracanazo”, la cual se exhibe en Zúrich, Suiza, frente a la casa central del ente rector del fútbol.

En sus redes sociales, el Museo oficial de FIFA mostró la imagen de la medalla, de Gambetta y del equipo uruguayo que hizo historia en Brasil.

“En nuestra colección tenemos la medalla de oro de Schubert Gambetta, un campeón de la FIFA World Cup 1950”, destacó la FIFA, que definió como "una de las mayores sorpresas del fútbol" al triunfo celeste en el que el futbolista homenajeado formó parte del "trascendental momento". 

La medalla de Gambetta

La medalla tiene las inscripciones “Coupe Jules Rimet”, que era el trofeo que en aquel entonces se les daba a los campeones del mundo, el nombre de Gambetta y Brasil 1950.

La FIFA también había exhibido en las redes la medalla de Gambetta el año pasado, el 16 de julio, para recordar un nuevo aniversario del Maracanazo, que este año cumplirá 70 años.

Dueño de una personalidad única tanto dentro como fuera de la cancha, Schubert Gambetta vivió a pleno su vida entre sus dos amores deportivos, Nacional y la selección uruguaya, y se aburrió de ganar. Este martes 14 de abril, cumpliría 100 años.

20200410 Schubert Gambetta en el momento en que va a tomar con las manos la pelota dentro del área contra Brasil; se terminaba el partido y Uruguay se consagraba campeón

Ídolo eterno de Nacional –club que en mayo de 2018 lo homenajeó colocando su nombre a una de las canchas de Los Céspedes– con el que supo ser nueve veces campeón uruguayo –nadie fue más ganador, el único que lo iguala en el club es Aníbal Paz–, ganar el quinquenio y participar de la mayor goleada clásica en la historia en aquel recordado 6-0 de 1941 jugando esa tarde como lateral por izquierda.

En el Mundial de 1950, fue suplente –cuando no había cambios– de Juan Carlos González en los dos primeros partidos de la Copa del Mundo, pero sí estuvo contra Suecia y en el definitivo ante Brasil.

En ese último partido, todos vivieron una anécdota suya increíble. El plantel llegó con mucha anticipación a Maracaná entonces se tiró en el vestuario y durmió una siesta. “No sufría de nervios, tenía experiencia y durmió tranquilo”, contó su hijo Milton a Referí.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...