Mundo > VIDEOJUEGOS

La infalible fórmula de los repetidos videojuegos Lego

Estos juegos adaptan clásicos del cine y los convierten en parodias simpáticas

Tiempo de lectura: -'

20 de marzo de 2015 a las 20:52

Los fanáticos y la crítica suelen encontrarse con el problema de que las adaptaciones de películas, libros o cómics al mundo de los videojuegos son bastante malas, aunque como en todo, hay excepciones.

Una de estas excepciones son las versiones Lego, que combinan a los populares bloques con grandes sagas literarias y cinematográficas de ayer y hoy como Indiana Jones, Star Wars, Harry Potter, El Señor de los anillos y Piratas del Caribe. Los últimos en sumarse a esta lista son los Vengadores de Marvel y Jurassic World, que se lanzarán este año.

Estos juegos son desarrollados por la empresa Traveller Tales y se basan en franquicias que son explotadas por la empresa de juguetes de origen danés como sets de piezas y personajes.

Los videojuegos son iguales en su estructura y en la forma de jugar, sin importar se trate de jedis, piratas, hobbits o magos adolescentes. Los jugadores recrean pasajes del material original resolviendo puzles y matando enemigos, a la vez que recolectan una especie de monedas que luego son utilizadas para comprar bonificaciones o más personajes. Si bien hay peleas no son el aspecto central del juego, que por el contrario tiene un espíritu liviano e infantil.

Más allá de esto último, son juegos que pueden ser disfrutados tanto por niños como por adultos. Los juegos Lego incluso tienen pasajes algo “oscuros” y tienen gags y guiños que solo serán reconocidos por los más grandes. Por ejemplo, Lego Batman 3 tiene como personaje a la Mujer Maravilla, que cada vez que comienza a volar es acompañada por la música disco de la introducción de la serie de televisión de los 1970, protagonizada por Lynda Carter.

Esta combinación de simpatía, ternura y espectacularidad que permite la conversión de los escenarios de las películas a bloques plásticos fue un éxito desde el lanzamiento del primero de estos juegos, Lego Star Wars. La misma abarcaba las tres películas más recientes de la saga espacial creada por George Lucas.

Uno de los puntos más atractivos de este juego y de todos los subsiguientes fue el humor. Los videojuegos Lego adaptan las tramas del material original (aunque en los últimos tiempos han creado historias originales para sus versiones de los superhéroes de las compañías Marvel y DC), aunque con momentos repletos de chistes visuales absurdos, que en cierta forma recuerdan a el humor de películas como La pistola desnuda.

En los primeros títulos los personajes no hablaban, por lo que las risas estaban dadas por las bromas con escenas famosas del original, como el momento en el que Luke Skywalker descubre que el villano Darth Vader es su padre porque le muestra una foto de él junto a su madre embarazada.

A partir del segundo juego de Batman, las pequeñas figuras comenzaron a dialogar, lo que abrió nuevas posibilidades a los guionistas de hacer reír. Un esjemplo es el momento en el que el Caballero Oscuro y Superman llegan a las oficinas de Lex Luthor, presentándose ante una secretaria que les pide sus nombres. Los héroes se miran, incrédulos, pero responden. “¿Y esos son nombres de pila o apellidos?”, interroga la empleada. “Es un nombre solo”, aclara Superman. “Como Madonna”, aporta Batman.

A su vez, esta nueva opción permitió el uso de los diálogos originales de las películas.

Los juegos tienen un importante componente de cooperación entre dos jugadores, aunque pueden ser disfrutados por un jugador solitario. Cada personaje tiene sus propias habilidades que será necesario combinar para continuar avanzando a través de los niveles, por lo que la ayuda mutua siempre será necesaria.

Una historia de resurrección

El creador de Lego es el carpintero danés Ole Kirk Christiansen, que en 1924 perdió su taller a causa de un incendio. En lugar de retirarse, decidió comenzar de nuevo con un lugar de trabajo aún más grande produciendo juguetes, incluyendo unos pequeños muebles armables de madera.

Una década más tarde el comercio funcionaba mucho mejor y decidió nombrarlo Lego, palabra que proviene de la frase danesa leg godt, que significa “juega bien”. Con la popularización del plástico en los años 1940, Christiansen cambió el material de sus juguetes y comenzó a trabajar con el hoy mundialmente famoso sistema de bloques interconectables.

Pero en 2004 la bancarrota amenazaba a la empresa creada por Christiansen, con pérdidas que alcanzaron la cifra de U$S 1 billón. Parte de la culpa fueron las bajas ventas de sus sets inspirados en Star Wars y Harry Potter en los años en los que no hubo películas de estas series, y al enorme costo que suponía su división de videojuegos, que fue vendida.

A partir de allí, y gracias al papel que jugó Traveller Tales, las ventas de los videojuegos se dispararon, superando los 50 millones de copias, abriendo el mercado gamer para los bloques, con juegos que tienen buena calidad y recurren al soporte que brindan las franquicias conocidas. Hoy son el soporte económico de uno de los gigantes de la industria del entretenimiento infantil.

Comentarios