Opinión > EDITORIAL

La motosierra del Mides

Los recortes efectuados por este Ministerio afectan a un gran número de personas y se aleja de la función para la que fue creado

Tiempo de lectura: -'

14 de agosto de 2018 a las 05:00

Sin aviso ni argumentos, el Ministerio de Desarrollo Social decidió reducir las prestaciones alimentarias que otorgaba el Instituto Nacional de Alimentación. El impacto lo sienten niños y embarazadas con riesgo nutricional, enfermos crónicos y organizaciones sociales de todo el país".

Así comenzaba el informe "Hambre de explicaciones" publicado este sábado por la periodista del diario El País, Paula Barquet. Se trata de un artículo en el que narra cambios sustanciales en los programas del Instituto Nacional de Alimentación (INDA) hoy en la órbita del Mides –antes en la del Ministerio de Trabajo– que venían anunciándose desde el año pasado, pero que fueron ajustándose desde la cúpula de la cartera sin entrar en mayores detalles ni explicaciones. Hoy golpean directamente en los estómagos de la gente que antes beneficiaba.

Entre otros cambios, son las reparticiones del Mides las que se encargan de entregar los alimentos y no como había sido hasta entonces las de las intendencias. Además, se realizaron recortes al Programa de Riesgo Nutricional (PRIN) para menores de 18 años. Estamos hablando de gente que necesita del Estado para comer. Simple. Pese al desconcierto de los funcionarios y autoridades del INDA trascendió que para la ministra Marina Arismendi se trata de un "proceso de mejora de gestión y unificación de transferencias".

La Udelar, la Sociedad de Pediatría del Uruguay y el senador nacionalista, Luis Lacalle Pou, han reclamado explicaciones e informes preocupados por la situación que se ha vuelto grave, según los testimonios publicados en el informe.

La misma semana de la aparición de la noticia, el expresidente de la República, José Mujica –hoy en una ajetreada agenda mediática internacional previo al lanzamiento de la película sobre él mismo– dijo que "las políticas sociales no habían dado resultado" aludiendo directamente al trabajo del Mides. Aunque ni la disputa por lo territorial entre el Mides y las intendencias del interior, ni la interna feroz entre el Movimiento de Participación Popular y el Partido Comunista es el motivo de esta columna, es obvio que las motivaciones son políticas.

Detrás de toda decisión de esta envergadura –recortar un programa social de alto impacto y reasignarlo– o cuestionar públicamente la gestión de un ministerio ya de por si discutido, hacen a la disputa por el poder.

En momentos en que la ciudadanía empieza a notar que las políticas sociales del Frente Amplio no han alcanzado, la noticia de los recortes de partidas de alimentos en los sectores más vulnerables del Uruguay cae como un balde de agua fría. Mientras la irracional chusma en redes sociales insiste en que si gana la oposición se recortarán los gastos sociales –pese a que el principal líder de la oposición insiste hasta el cansancio de que no será así– la evidencia revela que la motosierra de los recortes la tenía el Mides y la usó.

Pese a las tibias explicaciones al informe realizadas ayer a la prensa por parte de la ministra, suena lógico esperar las respuestas oficiales al pedido de informe. Puede ser el comienzo de una transparencia necesaria para que el Mides vuelva a cumplir el fin para el cual fue creado, y no otro.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...