Nacional > REALOJOS

Lágrimas en el primer paso del "shock" en Los Palomares de Casavalle

El Ministerio del Interior demolió dos viviendas de Los Palomares de Casavall. Vea los videos

Tiempo de lectura: -'

03 de julio de 2018 a las 05:00

Dos familias que viven en Los Palomares de Casavalle –Unidad Misiones– vieron este lunes cómo las casas en donde vivían se redujeron a escombros. En la tarde llegaron al barrio las máquinas retroexcavadoras, con el apoyo de la Guardia Republicana, para iniciar las tareas de demolición de algunas de las viviendas que tienen peligro de derrumbe.

La acción del Ministerio del Interior se ejecutó una semana después del relevamiento de estructura que realizara esa secretaría de Estado en las 540 viviendas que conforman el lugar.

Las dos familias fueron desalojadas y, con sus pertenencias, caminaron hacia el fondo de un largo pasillo. Allí, muy cerca de sus casas, estaban preparadas otras viviendas que estaban deshabitadas y, según las autoridades, en mejores condiciones.

Sin embargo, la demolición fue un trago amargo para estas personas. Una mujer de 34 años lloraba al ver caer pedazos de su casa. Ella no quería que la realojaran, sino que le dieran seguridad, luego de que la casa ubicada debajo de la suya había sido incendiada en un episodio de enfrentamientos entre delincuentes. "No me dan seguridad, solo vienen y me meten en una casa y chau", dijo la señora tratando de calmar su ahogo.

El director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, informó a los medios que las dos casas que se demolieron fueron incendiadas en su momento como parte de enfrentamientos entre bandas criminales, y que tenían riesgo de derrumbe. Las familias que vivían en esas casas fueron realojadas en otras que estaban libres y "con mejores comodidades", según Leal.

Consultado sobre la cantidad de casas que se derrumbarán dijo que "hay una serie de casas identificadas" pero no quiso decir cuántas serán. "Estamos haciendo las cosas paso a paso y las comunicamos después porque facilita la operativa", indicó.

Las tareas comenzaron por derrumbar una escalinata que separaba Los Palomares de la avenida San Martín. Leal explicó que "la calle Gustavo Volpe históricamente moría en una escalera y no lograba conectar con la calle San Martín por lo que no podían circular autos ni móviles".

"Se necesita una intervención de abrir calles para poder circular, pasajes de menos de dos metros y con una densidad tan grande se precisa circulación", explicó.

Como complemento de ese derrumbe, señaló que se está trabajando en el ensanche de la avenida San Martín. "En los próximos días ya va a haber una serie de obras", dijo Leal.

Agregó que"es una zona que ha sufrido mucho "por la situación de inseguridad que se vivió". "Estamos decididos a ejercer la autoridad para que estas cosas no vuelvan a pasar", aseguró. Este martes desde las 8 de la mañana se va a continuar con las tareas.

Durante el relevamiento realizado el sábado 23 de junio ingresaron a los hogares policías, un bombero y en algunas casas arquitectos de la Intendencia de Montevideo. Al relevar las estructuras, hubo tres casos en los que se constató riesgo crítico de derrumbe, por el estado en el que se encontraba la vivienda.


Leal había explicado que "el relevamiento implica poder tener un estado actual de la situación luego de una crisis severa que hubo". La idea es realojar a las familias cuyas viviendas tengan riesgo de derrumbe.

Plano Palomares
De todos modos, no se incluirá en el plan a las personas que tengan antecedentes delictivos. "No se realoja a delincuentes y personas que se hayan beneficiado de los procesos extorsivos", dijo el funcionario del Ministerio del Interior.

Con esta acción el ministerio intenta aplicar lo que llama "un shock de ciudad", que implica mayor presencia estatal en lugares en los que la delincuencia reina. Para poder aplicarlo, necesitaban primero conocer quiénes y cómo viven en la zona.

Los Palomares está conformado por 540 viviendas repartidas en edificaciones de dos plantas construidas en la década de 1970 con el objetivo de reducir los rancheríos que por aquel entonces comenzaban a formarse en la zona. Si bien iba a ser una solución transitoria, mientras se construía una alternativa definitiva, se transformó en algo definitivo.

Allí está establecida la banda de Los Chingas, un grupo de narcotraficantes.

Comentarios