Cargando...
Pablo Lemoine, DT de Chile

Rugby > RUGBY

Lemoine, la leyenda del rugby que hoy está del lado chileno: como transformó a Los Cóndores y cómo vive enfrentar a equipos uruguayos

El DT de Chile habló sobre la definición del torneo y sobre cómo vive enfrentar a un equipo uruguayo con Selknam: “Me resbala. Me despertaría algo más si enfrente hubiera algún amigo”

Tiempo de lectura: -'

26 de mayo de 2022 a las 11:42

Pablo Lemoine es una de las figuras más importantes de la historia del rugby uruguayo, como jugador y como entrenador. Sin embargo, hoy está en la vereda de enfrente, en la de Chile, el clásico rival. Head Coach de la selección, director de alto rendimiento de Chile Rugby, es una de las figuras clave detrás del gran crecimiento que tuvieron los trasandinos en los últimos años. Es uno de los cerebros detrás de Selknam, y aporta su experiencia al cuerpo técnico que conduce Nicolás Bruzzone, que el viernes va ante Peñarol por la final de la Superliga Americana de Rugby. Por sobre todo, es una de las mentes más claras del rugby regional, y por eso la charla con él siempre aporta puntos interesantes. A continuación, y un resumen de la entrevista con Lemoine.

¿Cómo ves el torneo que hizo Selknam en la SLAR?

Creo que fue un buen torneo. La planificación de Selknam fue apostar a un grupo más grande, a formar jugadores jóvenes, a construir el plan de sucesión de Chile Rugby porque de 2018 para atrás no había tenido un proceso. Nos encontramos con que la profundidad de planteles era muy básica y teníamos poca competencia, entonces eso iba a terminar explotando. Nos propusimos en noviembre del año pasado, después de los partidos con Rusia, formar una academia Selknam, ingresar 55 jugadores, y sacar 42 para la SLAR. La ventana de Paraguay era la importante para formarlos. Salió bien, pudimos ganarle a Cafeteros, hicimos un buen primer tiempo con Peñarol.

Fue muy acelerado, en pocos meses ya tuvieron que jugar.

Son chicos que venían del proceso M19 y M20, que con la pandemia se cortó. Muchos vienen del rugby de colegios, más social, entonces el objetivo es fortalecerlos en la parte física y transmitirles que el alto rendimiento es otra cosa. Al estar en un hotel concentrados ayudó mucho, además tenemos objetivos claros en el corto y mediano plazo, y ojalá terminen llegando al Mundial y siendo titulares. Todos los jugadores que están en el sistema están dispuestos a dar mucho. Es una de las grandes posibilidades que nos dan a los entrenadores: si el jugador es reticente es muy difícil. Todo lo contrario, están dispuestos a dar, y después si hay algo que recibir mejor.

Te escucho y es verte hablando en 2012-2013 sobre los proceso de Los Teros

Es que es lo mismo. No hay mucha diferencia. La construcción de los jugadores tier 2, tier 3, la incursión en alto rendimiento no se consigue dándole a los jugadores primero. Primero hay que ganarse lo que uno va peleando. Lo marca World Rugby, te da a medida que lográs cosas. Hay una confusión en que los sistemas de alto rendimiento me tienen que dar porque porque soy jugador profesional. Hay que trabajar para ser jugador profesional. En Chile está claro y las puertas están abiertas, entra o sale todo el mundo y el que no está de acuerdo se tiene que ir. No podemos hacer procesos que profesionalicen todo en dos días. Más con la realidad actual, en la que arrancamos en 2019 y en 2020 llegó la pandemia, 2021 fue a medias y 2022 es el año que hemos podido planificar y cumplir un poco más las cosas. Ahora estamos con procesos internos, mejoras de campeonatos locales, formación. La clave es el rugby de base, tiene que haber crecimiento. Chile tiene muchísimo rugby de base. El gigante dormido está ahí, no en Brasil. Tiene el rugby en todo el país, todos los estratos sociales, rugby social, universitario, podés extenderte. Necesitas que las federaciones se muestren presentes, que sea más federal. Cuando llegué, la federación no dirigía nada, no organizaba campeonatos, no tenía poder sobre el rugby regional, de Santiago, no tenía plan de alto rendimiento. Era peor que en el 2012 de Uruguay, que tenía mucha presencia de clubes pero la URU tenía ciertos controles. Y veníamos de buenas experiencias, cosas buenas. Acá en Chile nadie creía en nada, y estaba bien, porque la credibilidad se gana. Los chicos han logrado mostrarse presentes, el concepto de que el seleccionado es lo más importante es un cambio cultural grande. Es una charla que se dio en Argentina hace 20 años y en Uruguay hace once. En Chile partimos en 2019 con el alto rendimiento, y el último programa era el de Brasil en 2014. El único que jugó Americas Rugby Championship durante cinco años sin alto rendimiento fue Chile. Regalamos cinco años. El rugby chileno no desapareció porque tiene una base grande, instituciones muy fuertes, rugby de colegios, que lo mantuvo. El seleccionado está creando cambios en todos los estamentos, la gente se va a preocupar más por tener mejores jugadores. Que Chile clasifique al mundial es un objetivo, pero no el único.

Recuerdo hablar con Daniel Hourcade en 2019, decía que Argentina y Uruguay eran parecidos, pero que el desafío de Chile estaba en que era un rugby social, no competitivo. ¿Está cambiando eso?

La primera noción que tiene cualquier rugbista de un proceso a largo plazo es cuando jugás en la M13 de tu club, que entrás y querés jugar en primera, ya te fijás un objetivo. Eso en Chile es difícil, los clubes no se preocupan por los torneos de menores, los colegios separados de los clubes, no permitían ese proceso de largo plazo. Estos chicos han mostrado que se puede mejorar, entrenar bien, generar cambios. Yo recuerdo que al principio todo lo que recibían los jugadores en redes sociales eran críticas: centralistas, cuicos, todo super despectivos. Hoy ves una interacción con la gente en la que Selknam ayudó mucho a acercar por otro lado, ves mensajes positivos. Además en Chile hay una cultura de inversión en deportes, de rugby social, hay fondos del gobierno que apoyan el crecimiento, se hace muy fácil apoyar cuando hay un buen trabajo. En eso hay una diferencia en Chile con el Uruguay de 2015, que se nos complicaba convencer a los sponsors, era difícil el crecimiento de los sponsors en la misma medida que el de la Unión. En Chile tenés todo un estamento de empresas que todavía no se tocaron: las mineras, salmoneras, madereras, que van a estar en algún momento. Si logramos que acompañen van a revolucionar la región, la cambian. Desde los Cóndores y Selknam debemos construir cambios en las regiones. Por eso capaz no es el mundial 2023, que ojalá lo sea, pero el 2027 va a ser. El proceso tiene que apuntar a eso. Yo confío en eso. Capaz que no soy yo la persona para llevar el resto del programa. Pero cuando venís tan de atrás el objetivo son 2 años. Los que se tienen que cuestionar es que no hicieron nada cuando vieron que la región estaba cambiando. Llegamos a la eliminatoria sin haber jugado nunca un partido de definitorio. 

También hubo un crecimiento mental. Chile hoy es fuerte de cabeza, cosa que no pasaba antes. ¿Qué cambió?

A mí me tocó estar del otro lado, y los conozco perfectamente. Capaz mejor que ellos mismos, conocía su idiosincrasia. Lo que pasaba con los seleccionados chilenos era que no hacían nada para preparar el momento. Jugaban un rato, veías destrezas, se podían encontrar con un partido, pero no había trabajo físico, de coordinación, de entendimiento del juego. Tomaban a la ligera lo que era un seleccionado. Había chicos que hacían poco esfuerzo para estar en el seleccionado, chicos que consideraban suya la camiseta. Te imaginarás que fue de las primeras cosas que cambié. Eso generaba esa debilidad mental para la situación del partido, pero era porque no lo preparaban, no porque no la tuvieran. Son tipos fortísimos, que han sorteado muchas dificultades. Ven rugby uruguayo de clubes y no hay tanta diferencia en el juego, pero sí en el golpe, el punto de encuentro, en cómo se preparan los partidos. El uruguayo si es más realista. Los jugadores lo ven como algo que tienen que transferir a los clubes.

Viendo el equipo que le ganó a Jaguares en semifinales solo hay cinco o seis que fueron titulares en la eliminatoria contra Canadá. ¿Cuánto se viene cumpliendo el objetivo de ampliar la base del plantel?

Tenemos un equipo muy joven. Cóndores tiene promedio 24 años. Muchos empezaron chicos, con 20 años, sobreviviendo el que puede sobrevivir, dando el máximo. La base de este equipo es la generación 2017 del mundial junior, fueron los únicos que tuvieron un pathway, algunos pasaron luego al seven. No son chicos de sistema. Son chicos que hicieron esporádicamente procesos y se construyeron como jugadores de alto rendimiento. Imaginate si los agarramos en procesos de largo plazo, el potencial es infinito.

¿En qué son más equipo hoy que cuando jugaron contra Canadá?

Somos un equipo con más vivencias. No sé si somos mejores. Soportamos cosas difíciles, nos hemos acostumbrado a perder grandes jugadores por lesiones. En la semifinal perdimos a Domingo (Saavedra, rotura de ligamentos ante Jaguares) en el centro de la cancha, pero ya está, ahora el problema es para el que viene atrás, porque tiene que estar a la altura del estándar. El equipo está acostumbrando a eso. Si lo hace bien, el jugador queda. La competitividad es una fortaleza, los jugadores se van a poner firmes. El seven va a ser plataforma de desarrollo de jugadores que nos va a dar competencia anual, los chicos van a probarse ahí. Una de las estrellas de Cóndores en 2021 fue Rodrigo Fernández, que viene del seven. Es una excelente plataforma de formación si se la usa como tal. 

¿Cuáles son las herramientas en las que Chile puede hacerse fuerte para ganarle a Estados Unidos?

La base de juego. Tenemos una formación que ellos no la tienen. Le pasa mucho a los equipos que parten del juego de sistema, estructurados. Nosotros con un juego creativo podemos lograr algo. Vamos a experimentar con lo que  tenemos. Ellos son muy fuertes, físicamente son impresionantes, tenemos que ir con nuestras herramientas y con el tackle abajo, como Uruguay en 2014, que es algo a lo que no están acostumbrado. Nos vamos a hacer fuertes. 

¿Cómo ves la SLAR como plataforma de desarrollo? 

La SLAR cumplió un rol muy bueno que fue el desarrollo de jugadores, no cumplió la de retener jugadores, que es un proceso en el que fundamentalmente Argentina cambió las reglas. Tenemos que aprender de eso y fomentar que la SLAR sea un torneo competitivo y de muchos meses, si no es difícil lograr algo a largo plazo. Hoy nos calza muy bien, pero los mejores jugadores se van a ir de vuelta. A Chile se le van a ir cuatro. Empezaremos de cero. Pero son desafíos nuevos. Lo que no estoy seguro es si nosotros tenemos capacidad de formar jugadores iguales a los que estamos mandando a Europa para poder mantener un Chile A, o una franquicia jugado en el norte. 

Argentina es el ejemplo que cuesta reponer con velocidad. Con esos 3 o 4 jugadores que se van a  ir a Europa el proceso de cambio nos va a llevar a un nivel aceptable, pero va a costar. Uno sabe dónde está parado, no hay que esperar que juegue. Pero la SLAR cumple su rol. Hay que mejorar en algunas áreas, han mejorado los staffs, los jugadores, el espectáculo está bueno. La captación de hinchas es difícil, pero quizás el hecho del centralismo del torneo, que se juegue en una sede, complica. Todo eso se va a generar con el tiempo. Creo que es un buen producto, hoy le faltan dos meses más de compétencia. Lo mejor serían ocho equipos, en Chile me gustaría tener un equipo más, porque no tengo capacidad de desarrollo de jugadores. Me gustaría tener dos franquicias. 

¿Y cómo lo lográs sin lastimar a los clubes?

Hay que privatizarlo un poco más, generar franquicias con 15 chilenos y 10 extranjeros, y permitir que todos los chicos jueguen. Si no, tenés jugadores que entrenan todo el año y solo juegan tres partidos. ¿Cómo va a evolucionar? No va a llegar nunca, salvo que sea un jugador fabuloso. Con más jugadores extranjeros, trayendo de vuelta a los fijianos, por ejemplo, podés armar dos equipos en Chile. Estos dos años salimos a pescar muy bien a Argentina, para posiciones concretas, pero ves la captación de otros equipos y no hay jugadores extraordinarios.

¿Te imaginás una SLAR con equipos provinciales argentinos como Tucumán o Rosario?

Creo en el crecimiento y no creo que cada paso que haya que dar deba ser por Argentina. Hay otros mercados, hay jugadores de todos lados. Hay que crecer. Ojo, Argentina es el motor, pero sus problemas internos los tienen que resolver ellos. Nosotros tenemos que ser el rugby sudamericanio. Ojalá que vengan, me imagino partidos en Tucumán, Córdoba, Rosario y me imagino que explotaría. La SLAR para crecer tiene que dar pasos firmes y con anticipación. Así hemos podido pasar dos años de pandemia. Es la gran fortaleza: haber surgido, resistido, potenciado.

¿Por qué a los países sudamericanos, exceptuando a Argentina, les cuesta tanto colocar jugadores en Europa?

Los agentes cumplen un rol, los amigos de amigos. Uno de los errores grandes es que en el rugby no se compran fichas, y como no gastan plata compran cualquier cosa. En el fútbol pasa muy poco, y si pasa es porque hay interés. Si un jugador no llega no pasa nada. El día que haya fichas y haya que comprar pases se acaba el error en la captación. Y los países van a empezar a desarrollar a sus jugadores. El día que valgan, a veces te conviene más desarrollar un jugador que salir a comprarlo. Hoy es más fácil comprar 7 fijianos, ver cuál sobrevive. Nadie cuenta que se perdieron 6 que podrían haber jugado para Fiji y potenciarlo.

¿A un jugador que le sale una oferta de ProD2 para arriba le decís que se vaya?

Prod2 para arriba le digo andate, algunos de Nationale también, a donde no le dejo ir es a cuadros que no tienen nada. O te vas pero te atenés a las consecuencias. Si cuando volvés sos peor que cuando te fuiste, no vas a estar más. Hay que hacer buenos sistemas internos. Si el sistema interno te mejora mucho el jugador no se va. Para eso hay que invertir mucho.

¿Cómo ves a Peñarol?

Bien. Tienen muy bien armada la estructura, se tienen mucha fe en lo que hacen, lo hacen bien bajo presión.

Imagino que estás más acostumbrado ya, pero ¿cómo es para vos enfrentarte a Uruguay o a equipos uruguayos?

No tengo ningún problema. Tengo buena relación con los jugadores, ningún resquemor. Tengo una historia pasada, la vivo así. Lo sufre más mi entorno. Me resbala. No me despierta nada. Me despertaría más si hubiera algun amigo mio. No me representa, ni mal ni bien. En su momento habría sido más importante. 

Pero defendiste a Uruguay mucho tiempo, sos muy importante en la historia.

Soy de mi club, y tengo claro que en el rugby uruguayo es mi club el que me va a dar la contención que yo necesite. La Union no podemos evaluarla como un ser en sí mismo, varía según quien esté. Cuando uno está más lejos de las personas que están no lo siente tanto, me imagino que le pasa a otros en otros momentos. A mi me pasa eso hoy. No me siento tan cercano. 

El 25 de junio juegan un partido histórico con Escocia como preparación a la serie con EEUU. ¿Cómo evitar que el foco se corra hacia ese partido, que haya un gran desgaste físico pero sobre todo mental, cuando el gran objetivo es el otro?

La necesidad tiene cara de hereje. Tuvimos que pedir ese partido porque Chile no tiene un plan de alto rendimiento que pueda financiar la preparación para la RWC. Pedimos más y no nos dieron, entonces tuvimos que salir a buscar algo. World Rugby apoya a todos los equipos del Tier 2, Estados Unidos va a tener el mundial. Nosotros seguimos siendo un punto en la nada. Si no generamos algo es imposible. Tenemos que jugarlo para juntar fondos para la preparación. Ojalá que la gente se prenda, que sea un partido buenísimo, que deje mucho. Si pasa lo contrario, es lo que es. Si fuera por miedo a lesiones no entrenaríamos, porque en los entrenamientos hay más lesiones. Es el punto que necesitamos para decir dónde están Los Cóndores.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...