25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
17 de junio 2021 - 16:19hs

"Estamos muy conformes del trabajo realizado y gracias, hasta pronto", concluyó este miércoles el coordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, desde la planta baja de la Torre Ejecutiva. Así, rodeados de cámaras y flashes, los coordinadores del equipo —el bioquímico, Henry Cohen y Fernando Paganini— concretaron en pocas palabras su despedida.

Uruguay registraba en esa fecha 508 casos de covid-19. Esa noche el mandatario instaló el concepto de la "nueva normalidad" como transición hacia la salida de la pandemia. "Paso corto y chequeo", ilustró por su parte Alfie sobre lo que vendría. La idea de un grupo asesor había comenzado a gestarse pocos días antes a instancias del hoy presidente del Banco de Previsión Social (BPS), Hugo Odizzio, quien era entonces el titular de Agesic.

A partir de esas conversaciones se conformó el grupo Transición Uy —integrado por Alfie, Odizzio, el director de Educación, Gonzalo Baroni y el publicista Roberto Lafluf—, que este miércoles sesionó por última vez. Y así, bajo el liderazgo de los tres científicos, se estructuró el GACH, con dos áreas centrales: la planificación en salud y prevención, y la parte matemática con modelos y datos.

La primera

Los tres coordinadores brindaron su primera conferencia de prensa el 21 de mayo del 2020 sobre el mediodía. Cada aparición pública respondería, por un lado, a la coyuntura del momento. Y por otro, marcaría la tónica del debate político y sanitario de los siguientes días. 

En esa instancia, Radi estableció el diagnóstico que perduraría por varios meses: había un "relativo control" de la epidemia, en contraposición a lo que había sucedido en otros países. "Esto es como estar jugando un partido en La Paz, a 4.000 metros de altura, y estar aguantando el 0 a 0. Estamos contentos pero nos pueden golear en tres minutos", alertó el bioquímico.

Camilo dos Santos Los 425 días del GACH en hitos: desde el "0 a 0 en la altura" al "desgaste" final

Los expertos enfatizaron en la importancia de los espacios abiertos y llamaron a minimizar los "tiempos de exposición" para prevenir contagios. Radi adelantó a la prensa y a televidentes que volverían a hablar en el invierno.

"Seguimos 0 a 0"

El invierno llegó en tiempos en que un brote en la Médica Uruguaya acaparaba buena parte de la agenda mediática. En ese entonces no había una circulación comunitaria del virus. El país registraba en cambio brotes, que eran identificados y rastreados con rigurosidad por el Ministerio de Salud Pública. 

"En mi consideración, seguimos 0 a 0 aunque estamos sufriendo algunos embates del adversario. Esperamos resistir. Tenemos buena defensa y buen golero", evaluó Rafael Radi el 23 de julio. Los expertos insistieron en en que todos los brotes se originaron en espacios cerrados.

Henry Cohen destacó "la contribución indudable" del tapabocas para contener el avance del virus.

Fue a fines de abril cuando el gobierno empezó a hacer foco en la importancia del barbijo, puesto que en las semanas previas su uso había estado en debate en la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

Aglomeraciones

Superada la prueba del invierno, el GACH ponía el foco en el verano. Por otro lado, los expertos ratificaron la "conceptualización de ir hacia mayor presencialdiad" en la educación. 

Cohen llamó por esos días a que se mantuvieran las distancias y se usara el tapabocas incluso en lugares abiertos como la rambla. 

A fin de año, el país había abandonado la comodidad de la zona verde del índice P7 de Harvard —que por meses permaneció incambiada con menos de cinco contagios cada 100 mil habitantes en el promedio semanal—. "Sería interesante volver a la zona verde antes de fin de año, eso está al alcance de Uruguay", llamó el matemático Paganini en noviembre. 

Pocos días antes de esa fecha, un operativo en la Plaza Seregni para disolver una aglomeración acabó con personas detenidas, disparos con balas de gomas y la intención del Frente Amplio de interpelar al ministro del Interior, Jorge Larrañaga.

Complicaciones

El escenario epidemiológico se agravó. En diciembre llegó el diagnóstico del GACH: "Uruguay está en su primera ola", esa pendiente en la curva a la que por varios meses le había escapado. En la zona metropolitana ya había circulación comunitaria. El área de Modelos y Datos del GACH cobró amplia notoriedad pública, con consultas casi diarias a los matemáticos e ingenieros del equipo, por proyecciones y registros de movilidad.

En conferencia de prensa el 16 de diciembre, Paganini proyectó que al ritmo de entonces se llegaría a los 1.200 casos diarios para fin de año. El GACH instaló el concepto de las "burbujas" de cara a las fiestas: "Es un grupo que se conecta mínimamente con otros grupos", definió Henry Cohen. La recomendación era que en las fiestas no se superaran las reuniones de 10 personas. 

No obstante, asomaba una "esperanza" en la "hora oscura": la vacunación. 

Política

A pesar de ser un grupo de científicos asesores, el GACH no escapó a las rispideces políticas. La primera surgió a raíz de un audio viral del exdirector de Energía, Ramón Méndez, quien consideró que los coordinadores le hacían "los deberes" al gobierno de Lacalle Pou. El sistema político en su conjunto respaldó a los científicos. 

La senadora nacionalista Carmen Asiaín consideró en enero que "cuestionar las medidas del gobierno" era "cuestionar a los científicos de primerísimo nivel e incuestionable idoneidad".

En ese contexto, la intendenta Carolina Cosse comenzó a hacer énfasis en los informes del Grupo Uruguayo Interdisciplinario de Análisis de Datos (Guiad) para adoptar decisiones, sin hacer menciones al GACH —más allá de que varios miembros cumplen funciones desde las dos partes—. Y el 14 de enero anunció un convenio entre TV Ciudad y los expertos del Guiad para entrevistarlos todos los días en el informativo.

Ese mes renunció al GACH el neonatólogo Daniel Borbonet. El científico alegó que hacía varias semanas que no se les solicitaba una recomendación desde el gobierno, y señaló que su rol dejaba de ser "necesario". Borbonet dejó en claro entonces que "las decisiones políticas iban por otro camino" respecto a las funciones del GACH.

7 de febrero

Un parteaguas en el debate sanitario y político fue un documento del GACH del 7 de febrero. Con base en indicadores de la OMS, los científicos formularon 27 recomendaciones al gobierno para los escenarios de mayor transmisión comunitaria. En entrevista con Subrayado el martes 1° de junio, Lacalle Pou declaró que el gobierno cumplió 24,5 de esas sugerencias, pero fueron menos. 

Desde entonces, tanto el mandatario como Radi comenzaron a aclarar que el rol del GACH era puramente asesor, y no decisorio. En entrevista con Telemundo a fines de marzo, el bioquímico llamó a "blindar abril", un mensaje que el gobierno también adoptó para la fecha

Sin embargo, ese fue el mes con más contagios y muertes desde el inicio de la emergencia sanitaria, luego superado en decesos por mayo. El 27 de mayo, Radi brindó una entrevista a Búsqueda. "Tiene que haber un momento en la marcha de esta epidemia en el que hay que decir 'ahora bajo la térmica'. Para mí, para nosotros, fue cuando lo planteamos. Nosotros dejamos la pelota picando en el área chica. Lo que pasa es que después hay que hacer el gol", afirmó.

Desde hace semanas el GACH preparaba un "repliegue"“Están cansados, están hace un año y pico trabajando con nosotros", reconoció Lacalle Pou a comienzos de mes. En la noche de este miércoles, dos términos explicaron el cierre: "cansancio" y "desgaste". Mientras, se prepara un acto de reconocimiento público como despedida. 

Tras la elaboración de 86 informes y 425 días de trabajo, el aporte honorario de los 55 científicos llegó a su fin. 

Temas:

Rafael Radi Luis Lacalle Pou Isaac Alfie Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar