Cargando...

Espectáculos y Cultura > DISCO RECOMENDADO

Los Arctic Monkeys volvieron con un disco que lleva a la Luna

Tranquility Base Hotel & Casino es el primer lanzamiento de la banda británica en cinco años

Tiempo de lectura: -'

27 de mayo de 2018 a las 05:00

La Base Tranquilidad es el punto de la Luna en el que el 21 de julio de 1969, la nave Apolo 11 tocó la superficie del satélite por primera vez. Es el sitio donde Neil Armstrong plantó su pie. Y es también el lugar que da nombre al sexto disco de la banda inglesa Arctic Monkeys, el primero después de un hiato de cinco años y un quiebre abrupto con respecto a lo mostrado en trabajos anteriores.

Embed

El impacto fue tal que el guitarrista de la banda, Jamie Cook, le sugirió al vocalista, guitarrista y compositor, Alex Turner, que lo presentara como un disco solista, ya que todas las canciones eran propias y no estaban seguros si el cuarteto podía encararlas. Turner se negó, y el proyecto fue finalmente desarrollado por la banda. Como novedad, Turner fue productor del disco.

Otra peculiaridad de su lanzamiento fue que -a pesar de ser un disco esperado por sus seguidores (o quizás justamente a causa de eso)- no tuvo cortes de difusión, sino que se editó en su totalidad el pasado 11 de mayo. Considerando que se publicó después de AM, el antecesor inmediato del grupo y luego de una pausa, la sorpresa que generó el cambio sonoro fue elevada, aunque el resultado, si bien llamativo, no deja de ser exitoso.

Turner trocó la guitarra por el piano, y eso se nota. Las teclas están presentes en todo el álbum y juegan un papel esencial. Después de una carrera edificada con la potencia de la distorsión, las guitarras y una influencia de las bandas estadounidenses de comienzos de los 2000 como The Strokes, Arctic Monkeys apuntó a una estética sonora más pausada y serena.

Tranquility Base Hotel & Casino es un disco retrofuturista. Hay una mirada al pasado, a sonidos del jazz, de la obra de David Bowie y algo de Nick Cave. Pero también es futurista en su estética y concepto (un hotel en la Luna), y también presente, porque en las letras Turner analiza aspectos del mundo moderno, aunque con una narrativa que transcurre en un futuro de ciencia ficción.

El propio artista lo explicó en una entrevista con la revista musical británica NME: "La ciencia ficción crea estos otros mundos dentro de los que podemos explorar el nuestro, y quería escribir algo sobre esa idea. Entonces empecé a leer ciencia ficción, a acceder a ese tipo de vocabulario – y de pronto estábamos hablando de experiencias de realidad virtual sobre casinos en la Luna".

Es un disco que puede considerarse cinematográfico en su sonido, las imágenes que presenta y las influencias que demuestra. "¿Cómo que nunca viste Blade Runner?", se pregunta Turner en Star Treatment el tema que abre el disco. Y realmente son canciones que estéticamente no desentonarían en la película de Ridley Scott sobre un policía cazador de robots en un futuro distópico. Película que tomaba elementos del cine negro clásico, y que también podría aplicarse al disco de los Arctic Monkeys.

Tranquility Base Hotel & Casino es melancólico y cínico; un trabajo que comenta con tristeza la decadencia del mundo. Lo canta Turner mitad en personaje y mitad como reflexión, pero también podría ser un parlamento leído por Harrison Ford en el rol del detective Deckard, o de un investigador de los años 40 en una ciudad anónima donde siempre llueve y siempre hay un misterio por resolver.

La ciencia ficción está, pero también el análisis autobiográfico. En Star Treatment, Turner también analiza su recorrido como artista, que comenzó a los 16 años cuando la banda "quería ser como los Strokes", según canta en la primera línea, aunque la mayoría del disco se dedica a contemplar aspectos sociales.

En la distopía planteada por Tranquility Base se contempla el peligro potencial de la tecnología. En cuestiones más específicas hay múltiples referencias a la realidad virtual y la potencial desconexión del mundo real; en el tema que titula el disco se menciona a un "Mark" que solo puede ser Zuckerberg, el creador de Facebook, alguien sobre quien Turner ha dicho que es una persona "en una posición con demasiado poder para su propio bien".

En tanto, la canción She looks like fun comenta la imagen que se proyecta en las redes sociales, y la ficción personal que se construye para el resto. En el disco, Turner canta que "la vida es un deporte con espectadores".

Quizás lo que le falte a Tranquility base para ser redondo es tener una canción con potencial de hit. Hay canciones memorables, como Four out of five o Star Treatment, pero ninguna es de esas melodías que quedan pegadas durante años, como sí ocurre con algunos temas de la banda de trabajos anteriores.

La novedad de los Arctic Monkeys es un disco lineal, donde ninguna canción se impone al resto. Es, por lo tanto, una obra como tal, un concepto que cada vez se percibe menos dentro de la música dominada por playlists, YouTube y reproducciones veloces. Requiere también unas cuantas escuchas para comprenderlo del todo y notar todos sus matices, pero la repetición no se siente obligatoria, porque el hotel está bien construido.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...