Cargando...
Larriera, campeón uruguaya

Fútbol > 20ª EDICIÓN FÚTBOLX100

Mauricio Larriera, convicción y confirmación para llegar a un lugar especial

Es entrenador desde que jugaba al fútbol, desde antes de hacer el curso y lograr el diploma; este año, el DT de Peñarol logró la consagración con un fútbol exquisito que coronó con el título

Tiempo de lectura: -'

25 de diciembre de 2021 a las 05:04

Lo primero que le dijo Mauricio Larriera a Gerardo Pelusso cuando éste lo llamó para integrarse a su cuerpo técnico en 2007 fue que no quería ser el que llevaba los chalecos, sino que pretendía realizar otras funciones, cumplir otro rol. El entrenador, que hizo el curso cuando jugaba en El Tanque Sisley, club en el que cerró su carrera como futbolista en 2005, marcó la cancha de entrada, demostrando su personalidad e inquietud.

Así fue aprendiendo y construyendo su camino, hasta que se largó solo para conducir a Sol de América en 2013 y llegar al momento de la consagración en 2021, por lo que significa dirigir a Peñarol y salir  campeón: el reconocimiento general se tradujo en la votación de Fútbolx100, ya que fue elegido por un aplastante 85% de los votos como el mejor director técnico del año.

La selfie del campeón

La conquista de Larriera tiene un valor especial, no solo por el alto porcentaje de votos que recibió (85%), sino porque solo otros dos técnicos , Diego López y Diego Aguirre, pudieron ganar este premio de Fútbolx100 desde 2005.

Desde aquel entrenador joven que comenzó en El Tanque Sisley al tiempo que trabajaba en una empresa de papelería e imprenta a la madurez actual de los 51 años, al frente de un equipo que moldeó a su manera y que terminó con el título y considerado el mejor de la temporada.

No era fácil la jugada. Ni para él, que no tenía pasado aurinegro, ni para el secretario deportivo Pablo Bengoechea que lo propuso. Menos, después de una experiencia trunca en Wanderers, durante la temporada 2020.

“Me generó tristeza la salida de Mauricio, tenía toda la confianza en él y en su cuerpo técnico de que podían remontar la situación del último tramo del Apertura, pero él sintió que no tenía fuerzas como para darlo vuelta. Una vez que tomó la decisión no era un tema de intentar convencerlo, fue muy honesto en la decisión que tomó, honesto con él y con la institución”, recordó Gabriel Blanco, presidente de Wanderers, a Referí.

Llegó resistido, fue cuestionado y hasta estuvo al borde del precipicio

Después de un gran arranque en el Apertura 2020, Wanderers estuvo seis fechas sin ganar y Larriera decidió dar un paso al costado, demostrando otra virtud que lo adorna: la honestidad. 

Dos meses después fue contratado por Peñarol.

Entrenador autodidacta

Larriera fue entrenador desde antes de obtener el título. Siempre miró el fútbol con los ojos de un técnico. Le gustaba ver jugadas y repasar métodos de trabajo. Le seducía más una transición defensa-ataque que seguir jugando al fútbol y calentarse cuando lo ponían de lateral.

“A Mauricio lo dirigí en la selección juvenil de Florida cuando tenía 18 años; lo volví a dirigir con 21 en Liverpool y luego con 30 años en Racing. Lo conozco bien. Me gustó su perfil, ordenado, prolijo, muy profesional. Sin que él se enterara lo empecé a seguir, averiguaba con sus compañeros, en los cursos que hacía. Era un 10 en responsabilidad, cumplimiento e inteligencia”, repasó Pelusso, con quien Larriera trabajó durante seis años en varios equipos, hasta dirigir a la selección paraguaya.

Remarcando ideas, un DT de mucho trabajo de campo

Este fue uno de los puntos que evaluó el consejo directivo de Peñarol para que a la hora de elegir, siete dirigentes en 10 votaran favorablemente la contratación de Larriera. 

“En la selección de Paraguay trató con jugadores de nivel internacional y Peñarol tiene algunos futbolistas de ese mismo nivel; sabe tratar con ese tipo de profesionales”, contó el dirigente Álvaro Queijo a Referí, tras la decisión.

También fue valorada la experiencia adquirida por haber trabajado en varios países de la región: Perú, Chile, Paraguay y Argentina.

Apenas desembarcó en Los Aromos supo el camino que tenía que transitar: “Para llegar a un equipo con la historia de Peñarol, hay que ganar. No hay dos objetivos. Acá el objetivo es ganar todas las competencias. No siento una presión extra. Voy a hacer todo lo posible de lo que mi capacidad me permita para salir campeón. La presión interna es muy importante, de querer tener éxito en este equipo, porque el campeón es uno solo. Sí estamos en un plan de emergencia y esa emergencia es ganar el Clausura, forzar finales y ganarlas. Es la presión que tiene Peñarol de ser campeón. Ser segundo es un fracaso”, expresó Larriera.

También manifestó, más adelante, que “jugar bien en Peñarol es ganar”.

Así construyó su propio sendero, no sin atravesar trechos sinuosos al final de la temporada 2020 que se jugó a principios de 2021 y que pusieron en riesgo su continuidad en el club.

También durante el Campeonato Uruguayo 2021 tuvo momentos difíciles, incluso con los hinchas.

Pero al final, triunfó el área deportiva del club que confió en su trabajo y triunfó Larriera, quien no abandonó nunca la paciencia y siguió firme a sus convicciones, como desde el principio. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...