Economía y Empresas > ENTREVISTA A MÓNICA FLORES

Menos nacimientos, más problemas para el mercado laboral de Uruguay

La presidenta de Manpower Group para América Latina destacó las políticas educativas de Uruguay y se refirió a la escasez de talento

Tiempo de lectura: -'

17 de mayo de 2018 a las 10:00

Impulsora de las alianzas entre el sector público, privado y otras organizaciones para "empatar" la oferta y demanda laboral, la presidenta de Manpower Group para América Latina, Mónica Flores, visitó Uruguay, país al que destacó -junto con Chile- por sus avances en materia de políticas educativas.

En entrevista con El Observador, una de las 50 mujeres más influyentes del mundo según la revista Forbes, se refirió a uno de los retos que localizó en Uruguay que tendrá sus consecuencias en el mercado laboral del futuro: la baja tasa de natalidad.

Sin embargo, no sólo se centró en lo que pasará, sino en lo que ya vive el mercado con la falta de profesionales en determinados sectores productivos. Además, subrayó que en Uruguay persiste el problema de que las mujeres no estudian carreras pensadas como "típicamente masculinas" en las que deberían formarse ambos, tanto hombres como mujeres, para acortar la brecha de falta de talento en sectores vinculados a la tecnología.

¿Cómo se pueden generar alianzas exitosas entre los sectores público, privado y otras organizaciones?
Solucionar el equilibrio entre la oferta y la demanda de trabajo es un reto que no lo soluciona solo el gobierno, las empresas o las escuelas. Tiene que ser una acción orquestada para poder preparar el talento que necesita el mundo del trabajo en el futuro, al tiempo que se debe preparar a las organizaciones para recibir a ese talento.

El gobierno tendrá que poner las condiciones para que esto se facilite. En los países de América Latina hay carreras que no deberían promocionarse tanto porque hay suficientes personas con esos talentos. Por ejemplo la comunicación, la psicología. Sí los necesitamos, pero no tanta cantidad, ya que no alcanza el mercado para la demanda de estos profesionales.

El gobierno debería desincentivar algunas carreras y promover otras. Más ingenieros, más técnicos vinculados con la salud, el cuidado y la atención al cliente. Más personas que sepan programar. Eso se debe fomentar en las escuelas, por eso digo que es orquestado.

También en la casa los padres de familia juegan su papel. No porque el abuelo, bisabuelo y tatarabuelo hayan sido abogados el niño tiene que ser abogado. A lo mejor va a ganar más dinero o tener un empleo formal si estudia para técnico electricista o ingeniería en mecatrónica.

¿Cómo se encuentran los países de América Latina en relación a lo que se va a requerir para el futuro laboral?
Creo que la mayoría de los países de América Latina, con honrosas excepciones ya que creo que Uruguay y Chile han hecho un buen trabajo, estamos atrasados en la modificación de los planes de estudio desde la Primaria. Seguimos con un esquema tradicional que no responde a las necesidades del mundo de hoy ni del mundo futuro.

Necesitamos poner más énfasis en generar un pensamiento lógico-matemático, que los niños aprendan a pensar, a solucionar retos, tomar riesgos, a vivir una experiencia más práctica que teórica, y tener un criterio para discernir lo bueno de lo malo.

"Hoy ya no te van a contratar por lo que sabes sino por lo que eres capaz de aprender".

Creo que hace falta recorrer un camino para adoptar el inglés como una materia obligatoria, es uno de los grandes retos en América Latina. También la parte más holística del ser humano, que tiene que ver con la interacción en la sociedad y la producción de conocimientos para generar espíritu innovador.

¿Cómo se está preparando Uruguay para el futuro laboral?
Uruguay es uno de los países con el talento mejor preparado de la región. Tienen un reto: la baja tasa de natalidad, no crecen demográficamente. Eso puede representar un problema en el futuro.

Me parece que es un país que sigue creciendo, con estabilidad. Hay buenas escuelas de negocios, de las mejores de la región.

Se está haciendo hincapié en promover las habilidades STEM -ciencia, tecnología, ingeniería y matemática- incluso desde edades tempranas con juguetes vinculados. ¿Cuál le parece que es el alcance de estas iniciativas?
Aportan mucho. No solo para que los juguetes cambien sino para que se acaben los estereotipos, que las niñas no tienen que jugar solo con muñecas y los niños con rompecabezas, mecanos, piezas para armar o con el laboratorio.

Hay que tener claro que el 44% de los empleadores en América Latina tienen problemas para encontrar candidatos. Hay un pool de mujeres preparadas que están estudiando y tienen buenas calificaciones, que se destacan en habilidades sociales y de comunicación. Hay que fomentarles las habilidades o carreras STEM para tener un pool de talento a la mano, preparado y disponible.

Si seguimos con los estereotipos de que la ingeniería es para hombres, que las niñas se tienen que casar a los 20 y tantos años, no sirve. En Uruguay sigue el problema de que no están estudiando carreras "típicamente masculinas" que deberían estar estudiando hombres y mujeres para acortar esa brecha.

Lea también: Claves para pagar el seguro del auto en Uruguay según cómo se usa

¿Cuáles son los aspectos que más les preocupan a los jóvenes del proceso de selección laboral?
Las universidades los preparan (a los jóvenes) pero no les enseñan a buscar el primer trabajo. El CV tiene que ser breve, conciso, con un mensaje claro, cuantitativo y no solo cualitativo. Si no tienen experiencia laboral, deben suplir eso con algo que demuestre que tienen habilidades blandas, que trabajaron en algo social, o que pertenecieron a un equipo deportivo u organizaciones como boy scout que forman a la persona con otras habilidades.

Tienen que preparar la entrevista, deben saber quién es el empleador, a qué empresa van, qué valores tiene esa empresa, qué se espera del puesto. Las preguntas que deben hacer y cuáles postergar para una segunda entrevista, y sobre todo que tenga claridad en lo que quiere.

A veces para entrar a la empresa de sus sueños deben sacrificar un poco el sueldo.

¿Cómo pueden las empresas atraer al talento joven?
Las empresas tenemos un gran, gran reto para construir nuestra marca empleadora y ser atractivas para los jóvenes. Ellos quieren ser empresarios, no empleados. Es complicado porque necesitamos talento joven que nos rete, a los cuales tenemos que atraer de manera distinta. Tenemos a varias generaciones trabajando en el mismo lugar y eso puede complicar más.

Un tema muy importante es la remuneración. De las cinco cosas que los millennials quieren, según un estudio de Manpower Group, una es la remuneración. También quieren flexibilidad laboral, vacaciones largas de por lo menos cuatro semanas seguidas, tener retroalimentación constante. En vez de un jefe tener un coach que les enseñe y les permita crecer y prepararse. Quieren trabajar con personas extraordinarias a las cuales admiren.

Las empresas tenemos que trabajar en marketing para construir la marca, con responsabilidad social, sustentabilidad, regreso a la sociedad de algún bien y valor. También hay que trabajar con los líderes, ya que no es lo mismo liderar a alguien de 30 que a alguien de 22.

Comentarios