Nacional > NEGOCIACIÓN

Peluquería, supermercado, cárceles: el historial de toma de rehenes en Uruguay

El caso de la joyería Proto de este miércoles se suma a otras situaciones en las que, con excepción de un caso, terminaron sin consecuencias graves

Tiempo de lectura: -'

20 de noviembre de 2020 a las 10:39

Trabajo en equipo, negociación y estrategia fueron algunos de los elementos que hicieron de la toma de rehén en la joyería del Centro un operativo exitoso. Desde el año 2013 los policías reciben capacitación para actuar en estos casos complejos y negociar con los delincuentes la entrega sin heridos en el medio.

Esta capacitación se extendió a todos los efectivos luego del asalto al local del Correo en Pocitos ese mismo año, en el que murió un policía y un delincuente, y luego de que el operativo fuera criticado por la falla en el protocolo de actuación.

En los últimos años hubo varios casos de tomas de rehenes y, excepto el del Correo, todos terminaron sin consecuencias trágicas.

Correo Uruguayo en Pocitos

El 5 de agosto de 2013, tres delincuentes armados entraron a un local del Correo en Benito Blanco y Martí. Uno de ellos iba en una silla de ruedas, fingió ser minusválido y de esa manera engañó a los guardias de seguridad a quienes sorprendieron y desarmaron. Ese día se pagaban las jubilaciones y planificaron el robo con la intención de llevarse el dinero de la caja fuerte.

Un vecino que vio la situación llamó al 911 y a los 10 minutos llegó la policía. Los delincuentes tomaron a empleados y clientes de rehenes y el agente Carlos Rodríguez, de 35 años, se bajó del patrullero e ingresó al local. Ahí comenzó un tiroteo que provocó la muerte del policía y de un delincuente, y otras tres personas resultaron heridas –dos efectivos y un guardia de seguridad que llegó al lugar cuando sucedía el robo–.

Los dos delincuentes menores de edad se entregaron y fueron procesados con prisión por el caso.

El entonces ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el exdirector Nacional de Policía, Mario Layera, defendieron el procedimiento policial. Layera explicó que para constatar si hay una rapiña en curso, el efectivo debe “visualizar”  la escena. Dijo que en este caso, cuando el policía ingresó al local para visualizar la situación, recibió el disparo letal del delincuente. En tanto, Bonomi dijo que “siempre que la policía cumpla con los tiempos correctos y se agarre al delincuente en una rapiña en curso, habrá problemas”.

A la semana siguiente anunció que expertos formados en el extranjero le ofrecieron capacitar a policías uruguayos en la negociación con delincuentes que toman rehenes en un asalto a un comercio o un domicilio particular.

Distribuidora en Maroñas

En noviembre de ese año hubo un copamiento con toma de rehenes en una distribuidora del barrio Maroñas. Dos menores de 17 años ingresaron al lugar ubicado en Osvaldo Cruz y Piccioli, cerraron la puerta de metal, redujeron a diez empleados y exigieron el dinero de la recaudación. Una de las trabajadoras logró llamar a la policía que a los pocos minutos llegó al lugar.

Esta vez no entraron directamente, sino que observaron desde la vereda. Los delincuentes exigieron a una empleada que saliera y avisara a la policía que tenían rehenes e iban a asesinarlos si los efectivos les disparaban.

Un rato después liberaron a algunos rehenes aunque estaban reacios a entregarse porque temían que la policía los matara, como narró una testigo del hecho en ese entonces. Luego de continuar la negociación, los adolescentes se entregaron.

Tres empleados fueron golpeados con las armas pero no tuvieron lesiones de gravedad.

Supermercado en Buceo

En julio de 2017, dos delincuentes intentaron rapiñar un supermercado en Rivera y Luis Alberto de Herrera en el barrio Buceo. Uno de ellos, de 17 años, fue el primero en salir del local luego del robo y fue detenido por la policía. El otro, un adulto, tomó de rehén a la cajera del supermercado y desde la vereda y apuntándola con un arma en la cabeza exigió que libreraran a su cómplice.

La policía accedió al pedido pero el adolescente fue recapturado a las pocas cuadras cuando se subió a un taxi.

Mientras, los efectivos empezaron a negociar con el otro delincuente, que pidió que le llevaran un auto para escapar del lugar, a cambio de liberar a la mujer. Uno de los policías le cedió su vehículo particular y cuando intentó subirse –sin soltar a la mujer–, el funcionario intentó detenerlo.

El hombre disparó pero la bala solo dañó el auto. Luego fue detenido.

Peluquería Amor Mío

 El 10 de enero de 2019 un hombre se atrincheró en la peluquería de Pocitos Amor Mío, y tuvo de rehenes, durante al menos cinco horas, a 14 mujeres entre empleadas y clientas que se encontraban en el local.

La toma de rehenes comenzó sobre las 13.30 horas de ese día y, según se encargó de transmitir el agresor en un video difundido por Facebook, su ataque era una venganza contra su expareja, una mujer que trabajaba en la peluquería.

"Acá estamos con esta gente hermosa. Con esta putita que traiciona. Miren, miren, esta trola traicionó”, decía el hombre mientras acercaba el arma hacia el rostro de la mujer. "Y ahora va a morir. Ahora vamos a morir todos. Mirá cómo estamos acá. Esto me encanta. Eso es lo que no quería. Eso es lo que busca esta perra”, decía a continuación, antes de cortar la transmisión.

Las 14 rehenes fueron saliendo con el paso de las horas, gracias a la intervención del equipo de negociadores de la Guardia Republicana, hasta que pocos minutos antes de las seis de la tarde el hombre se entregó.

El hombre fue condenado a seis años y dos meses de prisión.

Tomas de rehenes en cárceles

En la década de 1990 se produjeron varios motines con tomas de rehenes en el hogar de menores La Tablada. En uno de ellos, en 1994, los funcionarios fueron tomados de rehenes y el excronista policial, Georges Almendras, intervino porque los adolescentes solicitaron que él negociara.

Más reciente, el 29 de junio de 2018, 33 internos del Módulo 12 del exComcar tomaron de rehenes a tres policías y transmitieron la situación a través de audios y fotos enviados por WhatsApp. Los presos reclamaban mejores condiciones de reclusión.

El motín comenzó sobre las tres de la madrugada y a las 10 los reclusos liberaron a la primera rehén, el resto recuperaron la libertad sobre las 15 horas.

Durante el motín en la puerta de entrada del centro penitenciaro se reunió un grupo de personas, en su mayoría parejas de los reclusos, que reclamaban que demoran unas cinco horas en repartir la comida entre los presos.

Los tres policías estuvieron durante todo el tiempo con buen estado de salud.

Policía "inflexible"

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, dio una conferencia este jueves en la que agradeció el trabajo policial durante el copamiento a la joyería Proto este miércoles, y anunció que la cartera de seguridad será "inflexible" con la delincuencia en futuras situaciones de secuestro. Once de los policías negociadores estuvieron presentes.
"Ante situaciones de rehenes vamos a ser inflexibles, porque bajo ningún punto de vista vamos a aceptar este tipo de situaciones y ojalá esta sea la última situación que se pueda dar en mucho tiempo", dijo el ministro sobre el episodio que tuvo lugar este miércoles de tarde, y que se extendió hasta el jueves a la madrugada, cuando el hombre se entregó y liberó a su rehén, la mujer propietaria del local.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...