Fútbol > CLAUSURA

Peñarol fue menos de lo mismo

El debut del equipo de Diego López dejó muchas dudas y no aprovechó la ventaja de jugar con un hombre más

Tiempo de lectura: -'

23 de julio de 2018 a las 05:00

Peñarol debutó el sábado en el Clausura con un empate 1-1 frente a Racing en el Campeón del Siglo. El resultado tuvo gusto a poco para las aspiraciones del aurinegro y menos teniendo en cuenta que hizo el primer gol y que jugó con un hombre más durante todo el segundo tiempo. Careció de ideas para vulnerar la zona defensiva del rival, acumuló delanteros con el único objetivo de encontrarlos con algún centro más o menos bien puesto y así conseguir un triunfo heroico. Pero no llegó, ni un buen envío aéreo y mucho menos un gol.

Se esperaba otra cosa en el estreno de Diego López, un técnico que llegó con toda la parafernalia de haberse formado en el fútbol europeo, con una trayectoria de 20 años en Italia entre su etapa de futbolista y la de entrenador que comenzó en 2013.

Pero Peñarol fue más (o menos) de lo mismo que mostró en el campeonato pasado con Leonardo Ramos y con prácticamente los mismos jugadores, aunque ya no está Cristian Palacios, que tantos partidos abrió en momentos complicados y faltó Cristian Rodríguez recién incorporado tras el Mundial.
Es verdad que es el primer partido oficial del semestre y por tanto hay que esperar el desarrollo del torneo y la participación en la Copa Sudamericana, pero la muestra inicial dejó un retrogusto amargo.
¿Qué mostró de nuevo el conjunto aurinegro? Solo algunos nombres. En la defensa a Giovanni González de lateral derecho y al zaguero Carlos Matheu junto a Formiliano.

El primero tuvo un aceptable rendimiento, sin pasar sobresaltos en la marca y transformándose en un importante generador en el ataque, especialmente en la primera parte del partido cuando se juntó con Fabián Estoyanoff. No se puede decir lo mismo del segundo, del argentino que llegó para ocupar la baja de Ramón Arias.

Matheu no solo cometió el penal con que empató Racing (se llevó puesto a Michel Araújo), sino que después le salió todo mal, quizá por el nerviosismo del debut (aunque tiene un largo recorrido en Primera), por la infracción que le costó el gol o porque no se adaptó a jugar por izquierda siendo derecho. Su debut quedó en la columna del debe.

En el mediocampo el mejor fue Guzmán Pereyra. Recuperación y buenas decisiones con la pelota. Gonzalo Freitas acompañó, sin destacarse demasiado, y cuando el equipo necesitó mayor claridad en el juego entró Maxi Rodríguez por él.

El argentino lo consiguió en la primera jugada, con un pase filtrad para Darwin Núñez, pero después entró en el barullo general.

Estoyanoff se destacó en el primer tiempo, haciendo diferencia con su velocidad por derecha. Después cambió con Canobbio y su producción decayó. Le faltó desborde a Peñarol, intentarlo con mayor frecuencia, ampliar la cancha cuando Racing se quedó con 10 jugadores y se amontonó en su área.

Arriba, el Toro Fernández y el juvenil Núñez poco pudieron hacer. El exRacing cumplió en la primera pelota que tocó y la mandó a guardar de cabeza, pero después no le tiraron otro centro como la gente y cuando ingresó Lucas Viatri hasta se molestaron en el punto penal.

El regreso de Viatri después de siete meses afuera de las canchas por una lesión en la vista es importante, pero le va a llevar tiempo entrar en ritmo y volver a ser el delantero trascendente de la temporada anterior.

El juvenil Núñez, en cambio, prácticamente no entró en juego. Tácticamente el equipo no cambió.
Jugó como siempre y López lo remarcó en la conferencia de prensa. Le gusta utilizar el 4-4-2 o el 4-2-3-1.

Una forma de jugar muy parecida a la que Peñarol desarrollaba con Ramos. Le faltó soltarse y darle mayor velocidad a la pelota como lo expresó el técnico después del partido. El arranque no fue halagüeño, pero tampoco un desastre. Hay que darle tiempo

Comentarios