Nacional > SEGURIDAD

Protesta por desalojos de usurpadores de Casavalle motivó fuerte despliegue policial

Las seis personas enjuiciadas por haber usurpado viviendas debieron entregar la llave y por seis meses no podrán volver al barrio

Tiempo de lectura: -'

16 de agosto de 2018 a las 18:59

La decisión de la Justicia de ordenarle a los siete enjuiciados por haber desalojado de sus casas a familias de la Unidad Misiones de Casavalle entregar las llaves de la vivienda y abandonar el barrio por seis meses, generó protestas de los vecinos y como consecuencia un fuerte despliegue policial en el barrio.

Los vecinos se agruparon en la esquina de Bulevar Aparicio Saravia y Avenida Burgues y manifestaron su descontento con los desalojos quemando cubiertas. La policía llegó rápidamente al lugar y gran parte de los vecinos se retiraron. Entre ellos habían niños que observaban la situación sin entender mucho lo que pasaba.

"No recibimos apoyo de nadie", dijo una de las vecinas reclamando que ninguna autoridad vela por ellos. También denunciaron la ausencia de Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, en la manifestación y agregaron que "ni se apareció" por el lugar. Según una de las vecinas, la Fiscalía le dijo a los desalojados que les vayan avisando a los vecinos que a todos les iba a pasar lo mismo, "que se vayan consiguiendo algo les dijo la fiscal", dijo. "Vienen a marginarnos más de lo que estamos", agregó.


Los vecinos que se manifestaban reclamaron viviendas. "Quieren venir con una orden de allanamiento, tenernos dos días detenidos y después darnos 24 horas para desalojar la casa", se quejaban. "La solución que nos dan es ir a dormir al Mides. Nadie quiere ir a dormir al Mides", dijo una de las vecinas que protestaban. Si bien no era de las imputadas por la Justicia, admitió que no pagan luz ni agua ni tiene títulos de la casa en la que vive.

La mujer agregó: "No tenemos problema en empezar a pagar pero nos dicen que tenemos deuda de 500 mil pesos. Es imposible que tengamos ese dinero para entregarles.Con el sueldo que ganamos no podemos pagar. Cuando vinieron con el censo nos dijeron que íbamos a ser realojados. No tenemos a donde ir". "Yo tengo dos niños, ¿a dónde me voy a ir?. No tengo a donde ir", dijo otra de las vecinas manifestantes.

A las 19 horas de este jueves, las personas desalojadas por la Justicia estaban obligadas a entregarle las llaves de las viviendas a la policía. "Son personas que a punta de pistola desalojaron a las personas que vivían en esas casas, y que están usufructuando y beneficiándose de esta situación", dijo Leal en la comisaría de Casavalle, "A la mayoría le dijeron: "tenes 20 minutos para irte", agregó.

Con la presencia de los vecinos expectantes y de varios medios de comunicación, salió una de las últimas vecinas desalojadas. "Me mudé acá por un tema habitacional, porque quería una vivienda más grande", dijo la mujer que vivía con sus hijos. Comentó que hace cinco meses que estaba en la casa y que la encontró para alquilar a través de una página de Facebook. Para ella, su situación era irregular, pero no ilegal.

A pedido de la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero, la Justicia inició proceso penal y 60 días de prisión para Mónica, la mujer señalada por el Ministerio del Interior como la líder de Los Chingas -la banda de narcotraficantes que desalojó a 110 vecinos de Casavalle en 2017-, y a otras seis personas que no fueron enviadas a prisión, se les impuso la obligación de entregar las viviendas, y retirarse del barrio. A todos se les imputó el delito de usurpación de vivienda, y también el robo de luz y agua.

Además, acordaron con la Fiscalía que se presentarán en la seccional correspondiente a su domicilio durante un mes, una vez por semana. "Durante la libertad vigilada la OSLA va a hacer un seguimiento para que no cometan un delito, de lo contrario cae el acuerdo, se dará cuenta al juez y el juez resolverá seguramente enviarlos a prisión", dijo Leal.

Según explicó, las víctimas de las usurpaciones fueron relocalizadas y asignadas al programa de testigos protegidos en otros barrios. Contó que los usurpadores usaban su ropa, se sacaban fotos y las publicaban en sus cuentas de Facebook.



REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...