Cargando...

Fútbol > UN TSUNAMI EN FORMATIVAS

Ruglio cambia el modelo exportador en juveniles y apuesta por uno más ganador y con el ADN de Peñarol

El nuevo presidente de Peñarol llevó sus cambios hasta las formativas y colocó jugadores históricos del quinquenio en lugar de los que habían vendido por cifras históricas en los últimos seis años

Tiempo de lectura: -'

07 de febrero de 2021 a las 05:03

Ignacio Ruglio, el nuevo presidente de Peñarol, se planteó como objetivo generar en tres meses cambios profundos para dar una nueva fisonomía al club. Con ese tsunami llegó hasta las divisiones formativas y quitó del cargo a quien desde 2015 trabajaba como coordinador. Ya no está más Fernando Curutchet, y el futuro deportivo de la institución quedó en forma definitiva en manos de Claudio Flores y Enrique de los Santos.

Atrás quedaron 12 años en los que los aurinegros iniciaron un camino diferente en juveniles, que inició Juan Pedro Damiani en 2008 con Víctor Púa, continuó el mismo presidente en 2013 con Juan Ahuntchain y renovó en 2015 con Fernando Curutchet.

En los últimos seis años, desde 2015 y bajo la coordinación de Curutchet, Peñarol vendió por US$ 61.200.000, de los que le quedaron libres US$ 45.150.000. Fue el equipo que más recaudó en Uruguay, pero también el que más rápido se desprendió de sus futbolistas. Santiago Bueno no debutó en Primera, Federico Valverde disputó 13 partidos, Darwin Núñez 21, Brian Rodríguez 26 y Facundo Pellistri 37.

Estas fueron las transferencias de Peñarol bajo la coordinación de Curutchet.

JugadorPJIngreso brutoIngreso libre
Jonathan Rodríguez49US$ 7.500.000US$ 4.000.000
Federico Valverde13US$ 6.700.000       US$ 5.000.000
Santiago Bueno0US$ 2.500.000      US$ 1.500.000
Nahitan Nández87US$ 4.000.000       US$ 2.950.000
Diego Rossi51US$ 4.000.000     US$ 3.000.000
Brian Rodríguez26US$ 11.500.000    US$ 8.000.000
Darwin Nüñez21US$ 15.600.000US$ 11.000.000
Facundo Pellistri37US$ 10.000.000US$ 9.600.000
TOTAL US$ 61.200.000US$ 45.150.000

Al mismo tiempo, en ese período Peñarol quedó tercero en la tabla de equipos con más títulos ganados en formativas de sub 14 a sub 19, detrás de Defensor Sporting y de Nacional y con la mitad de título que los violetas (14 contra 28 entre 2017 y 2020) y con menos clásicos ganados (en 37 disputados, Nacional ganó 13, Peñarol 11).

Ese fue el punto de partida en el cual Ruglio inició lo que se define como una refundación de las juveniles con el objetivo de seguir generando figuras con nuevos parámetros y con el “ADN del club”. Para ello el presidente se planteó: 1) jugadores identificados con el club, con el objetivo de que cuando lleguen a Primera no quieran emigrar y aspiren a crecer en la institución antes de dar el salto, algo que consiguió Nacional con sus futbolistas en los últimos años, 2) ganar más títulos y acercarse a Defensor Sporting y Nacional, 3) ganar más clásicos, 4) formar jugadores para todos los puestos.

La salida de Curtuchet cristalizó en enero, luego de una charla de dos horas de Ruglio con el coordinador de juveniles.

Los dos valoraron a Referí el encuentro. El presidente le agradeció el trabajo, y le dijo que quería cambiar el rumbo. El coordinador destacó la forma en que se lo planteó y lo entendió como parte de las reglas del fútbol.

El nuevo Peñarol trabaja ahora bajo la coordinación de dos jugadores del último quinquenio del club (1993-1997) y con el perfil que quiere Ruglio.

La explicación de Ruglio

Ganar menos clásicos que Nacional y estar tercero en la tabla de títulos ganados, a seis títulos de Nacional y a 14 de Defensor Sporting en cuatro años, entre 2017 y 2020, es un contrapeso que Ruglio entiende que exige un cambio.

Así quedó la tabla de campeonatos ganados en los últimos cuatro años. Por la pandemia, en 2020 solo se jugó un torneo en el año, el Apertura.

EquipoInicialesAperturasClausurasAnualesUruguayosTotales
1) Defensor Sp.3557828
2) Nacional3545320
3) Peñarol1343314
4) Danubio201014
5) Liverpool101002
6) River Plate020002

“Vender algunos jugadores en cifras muy buenas no quiere decir que estamos bien en juveniles. Ese no es un detalle menor. Tenemos que definir si nos vamos a transformar en exportadores de lujo y vamos a resignar la gloria. Yo creo que tenemos que ir por las dos. Tenemos que ir atrás de la gloria. Si los juveniles llegan al primer equipo y se quieren ir, no es lo que estamos buscando. Los jugadores que llegan al club deben acostumbrarse al ADN de Peñarol que tiene grabado que deben acostumbrarse a ganar, además de formar seres humanos, y que tienen generar sentido de pertenencia. Hay que formar gurises que se acostumbren a ganar y eso lo habíamos perdido. Además, vendimos mucho, pero esos jugadores no pasaron por Primera. No queremos que lleguen y se vayan”, explicó.

Por esa razón, Ruglio planteó a Referí que “no solo queremos jugadores para exportar, también queremos  resultados en juveniles.  Sentido de pertenecía. Nos sucedió que cuando llegan a Primera no hay nadie que les haya marcado la carrera y buscamos que cuando lleguen al menos esperen un campeonato en el club antes de irse”.

En materia de clásicos, Peñarol ganó dos menos que Nacional, en 36 disputados en los últimos cuatro años.

JGEPGFGC
361112135254

El presidente también apuntó a la influencia de los empresarios. “Quiero que el poder sobre nuestros juveniles los tenga el club. Actualmente ocurre que tenemos un gran poder de los representantes en juveniles, entonces, cuando llega el momento de quedarse en el club siempre escuchan más al representante que a la institución. En esta nueva línea propone un cambio”.Finalmente, el presidente entiende que hubo un déficit en la formación. Valoró la cantidad que recaudó por la venta de futbolistas, pero entiende que las figuras que formó solamente fueron delanteros.

“¿Cuánto hace que Peñarol no saca un golero que ataje regularmente en Primera? ¿Cuántos hace que no saca laterales que defiendan en Primera? ¿Cuánto hace que un jugador de la pareja de backs o un mediocampista surgido en juveniles y juega con regularidad?. Eso en otros equipos lo ves”, dijo y destacó el trabajo de Curutchet y lo que le aportó a Peñarol, pero dijo que debían cambiar el rumbo.

El cambio que generó Curutchet

Curutchet llegó en 2015 y destacó el camino que recorrió Peñarol y el crecimiento en juveniles, que comprobó luego de trabajar en 18 de los últimos 20 años en el área, hasta 2013 en Defensor Sporting y desde 2015 en los aurinegros.

“Cambió muchísimo. En juveniles Peñarol no era potencia y ahora está en esa categoría. Había muy pocos jugadores muy buenos, hoy tiene muchos muy buenos. Cambió la captación. En el nivel de la captación de jugadores hubo un gran trabajo de Juan Gandolfo, quien llegó con Ahuntchain”, dijo Curutchet.

Ruglio también decidió la salida de Gandolfo y dejó como encargado de área a Néstor Goncálvez.

El excoordinador dijo que prepararon a los futbolistas hacia el profesionalismo y la élite, con el objetivo de que los jugadores llegaran a Primera y luego pudieran dejar ingresos millonarios al club.

Peñarol trabaja en juveniles con 180 jugadores y, en captación, con 120 niños de octava a undécima.

“El club tiene un montón de buenos proyectos que se verán en poco tiempo. Cada categoría tiene muy buenos jugadores”, dijo.

Consultado sobre el vínculo con los empresarios, manifestó que no negociaba con ellos. “La coordinación definía solo aspectos deportivos. Si tenía condiciones para jugar en Peñarol se derivaba al jugador y al empresario con la dirigencia antes de ser fichado”.

Explicó también que ni los padres ni los empresarios entraban en el CAR a los entrenamientos.

Durante casi seis años Curutchet procuró desarrollar el déficit que los clubes europeos observaban en los futbolistas uruguayos, a partir de una experiencia que recogieron el exdirector deportivo José Brancato y el gerente deportivo Carlos Sánchez. “Estuvieron en Europa haciendo una gira y recorriendo equipos, se entrevistaron con directores deportivos y preguntaron qué tiene el jugador uruguayo, por qué lo quieren. ‘Nos encanta la competitividad del jugador uruguayo, la agresividad bien entendida’. Ante la consulta de qué faltaba, dijeron: ‘Desarrollar más la capacidad de entender el juego y el entrenamiento invisible’. Sobre eso trabajamos. El entrenamiento invisible, la alimentación, el descanso y la formación integral. Cuando el jugador ingresaba al CAR debía llegar con la información de cómo había dormido, si sentía alguna molestia del día anterior. Llenaban un cuestionario para saber cómo estaban. Todos los jugadores, en todas las categorías, de séptima en adelante, para que se vayan acostumbrando a compartir la información con los cuerpos técnicos y algo que será normal en el profesionalismo. Se pesan todos los días y van haciendo el hábito hacia el profesionalismo”, agregó.

“Todo eso generó un entusiasmo importante, el jugador se sentía atendido y comprometido, y aumentó el sentido de pertenencia. Logramos respuestas muy buenas”, dijo Curtuchet al concluir su ciclo en el club.

Nota de redacción: en la versión original de esta nota no estaba incluido el pase de Facundo Pellistri

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...