Agro > AGRICULTURA

Sojas aprovechan días de alta temperatura y muestran un buen desarrollo

Tras el exceso hídrico, que dificultó la siembra de variedades de segunda, se insta a un manejo preventivo para evitar daños por plagas y enfermedades

Tiempo de lectura: -'

28 de enero de 2019 a las 17:23

“Hay de todo, depende un poco de la zona”, respondió Carlos Dalmás cuando El Observador lo consultó sobre el estado de las sojas –el cultivo más extendido en el área agrícola nacional– cuando está concluyendo el primer mes del año y se están acumulando varios días con mucho calor, luego de un período (al inicio del año) en el que hubo abundantes lluvias, con registros muy superiores a lo que es habitual en el verano.

Dalmás, ingeniero agrónomo, productor y asesor de otros agricultores, explicó que en la zona donde más acciona, en Colonia, “la soja de primera estaba muy bien implantada y durante estos días, como había agua en el suelo, con estas temperaturas lo que ha hecho es desarrollarse muy bien”.

En el caso de las variedades de segunda, siempre en esa zona del territorio, hubo casos de siembras tardías dadas las adversidades climáticas que hubo entorno al inicio del año, “pero no fue tan problemático como al norte de Soriano, donde hubo mucha resiembra y siembras muy tardías, siembras de enero. Acá en general las sojas de segunda están bien implantadas, quizás en algunos casos hay un número bajo de plantas, pero como se lograron sembrar temprano en realidad van a compensar”.

En estos días con tanto calor, explicó, “en general los cultivos no están muy estresados, porque hay agua en el suelo, pero igual precisamos que llueva. Para mañana (martes) anuncian algo y ayer (domingo) en Colonia hubo algún chaparrón, en alguna zona cayeron 25 mm”.

Dalmás, tras puntualizar que las lluvias excesivas que hubo al inicio de enero complicaron la implantación de los cultivos de segunda y admitir que hay algunos casos en los que las sojas no están lindas, señaló que en líneas generales el estado de los cultivos es bueno.

En relación al cambio brusco en relación a lo que sucedió el año pasado, caracterizado por una intensa sequía que generó pérdidas de alto valor para los agricultores y todos los involucrados en la cadena sojera (y ni que hablar para la economía nacional), Dalmás afirmó que “siempre un exceso de agua es más positivo que una tremenda sequía”.

 

Tras la peor campaña de la historia
La campaña de soja de 2017/2018 fue muy adversa, consecuencia de la sequía que afectó al país en buena parte del verano pasado. El rendimiento alcanzó la cifra más baja de las últimas 14 zafras –desde que hay registros–, por debajo de la de 2003/2004, cuando se alcanzó un promedio de 1.526 kilos en el rinde menor hasta este año. Las estimaciones varían entre lo que manejó un estudio de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) de 900 kilos por hectárea, las que manejó la empresa Agronegocios del Plata (ADP) de 1.100 kilos y las que avizoró el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) de 1.241 kilos. El ministerio estableció la superficie sembrada en 1,060 millones de hectáreas, estimando una producción de 1,316 millones de toneladas, con una caída en los rendimientos de un 59% en relación al récord del año anterior. Las pérdidas por la sequía en el agro se estimaron en US$ 1.084 millones por parte del Departamento de Economía Agropecuaria de la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

 

 

Clave: monitoreo constante de las chacras

En otro orden, destacó el valor que tiene realizar un monitoreo constante de los cultivos, considerando que en años con lluvias por encima de lo habitual hay condiciones más favorables para la presencia de plagas y aparición de enfermedades.

Señaló que, además, cuando llueve mucho se dificulta el acceso a las chacras y eso complica las tareas, por lo tanto instó a realizar un manejo preventivo, “para atajar los posibles problemas”.

Otro aspecto de alta relevancia, destacó, es que se está viendo más la presencia de la maleza Amaranthus en cultivos de soja, en chacras donde no estaba, lo que tal vez no en esta campaña, pero sí a futuro puede ser una complicación muy severa, como está sucediendo en predios agrícolas en Argentina.

Tras exponer su preocupación por esta realidad, “hay que tener mucho cuidado para que todo eso se multiplique, porque de lo contrario el año próximo será un problema grave”, dijo el profesional.

Buenas y malas en el maíz

En relación al estado de las chacras en las que hay maíces, “están muy bien, realmente, hay entusiasmo, hay mucha expectativa de poder obtener altos rendimientos”, un aspecto positivo que tiene su costado adverso, dado que el precio ha tendido a bajar porque los compradores visualizan que habrá una buena cosecha, que habrá una buena disponibilidad en el rubro y pasan precios menores que no conforman al productor.

Las cifras del MGAP
En la denominada Encuesta Agrícola de Primavera, elaborada por técnicos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), se adelantó que para la zafra de verano 2018/2019 el área del cultivo de soja no supera el millón de hectáreas, existiendo una nueva caída (ver en el gráfico), ubicándose en 939.000 hectáreas (630.000 de ellas son soja de primera). En total, el área de cultivos de verano se estimó en 1.140.000 hectáreas con una presencia de maíz en 108.000 hectáreas y de sorgo en 43.000 hectáreas. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...