Nacional > DOLOR

Crimen en Tacuarembó: Esmeralda se había mudado a una pieza para poder estudiar

Se fue a un cuarto en el mismo terreno porque en la casa compartía habitación con sus hermanos más chicos

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2019 a las 05:00

Son las 7:30 de la mañana y el termómetro marca un grado en la ciudad de Tacuarembó. La calle 25 de Mayo lleva al liceo departamental N°5 y si fuera un día normal, deberían estar pasando por ahí cerca de 300 adolescentes rumbo a clase. Este jueves la calle estaba vacía y silenciosa. 

En el barrio Godoy, ubicado en la periferia de la ciudad a cinco kilómetros del centro, solo se escuchan algunas gallinas y dos o tres motos que circulan por la calle de pedregullo, levantando polvo a su paso. Si fuera un día como otros, debería haber movimiento, escuchar voces fuertes, llantos de niños y saludos de puerta en puerta entre los vecinos.

El liceo y el barrio muestran la conmoción que generó el femicidio de Julia Esmeralda Ferraz Maciel, una adolescente de 14 años a quien su tío materno violó, mató y enterró a 300 metros del terreno en el que vivían todos en viviendas separadas.

Esmeralda había desaparecido el viernes 30 de agosto y desde entonces su familia, amigos y vecinos la buscaron sin descanso, incluido el propio victimario antes de confesar el crimen.

La noticia fue un duro golpe para Tacuarembó. En el velatorio y sepelio de la joven, cientos de personas acompañaron a la familia, en silencio. Uno de los vecinos presentes, visiblemente afectado, dice que lo que ocurrió “fue una tragedia impensada” que marcó a todos. “Esmeralda era buenísima, una chiquilina adorable. Su familia también, no se puede creer que haya pasado esto”.

Los vecinos del barrio organizaron una colecta para juntar fondos y ayudar a la familia de Esmeralda con los gastos del sepelio, y lograron recaudar en un día $ 60 mil. 

Hasta el día anterior de que el femicida confesara el crimen, cuando la esperanza de encontrarla con vida se iba diluyendo a cada hora, esos mismos vecinos se organizaron para buscarla. “No dejé de buscar ni un minuto, ninguno iba a parar hasta encontrar al asesino”, dice Nancy Gaite, la encargada de juntar el dinero y organizar el rastrillaje vecinal. 

Gaite está parada en la puerta de la casa de los Ferraz, esperando que lleguen los remises que trasladaron a los familiares desde la sala velatoria hasta el cementerio.

La primera pieza que se ve en el terreno es la que ocupó Esmeralda los últimos 15 días de vida. Según la vecina, le dijo a su padre que quería independizarse para  “hacer los deberes tranquila”, sin interrupciones de sus hermanos más chicos con los que compartía habitación.

En el mismo predio viven sus padres con los hermanos más chicos, en una casa al lado sus hermanos más grandes; y en el fondo, el hermano de la madre. Desde la entrada de la casa se puede ver el bosque de pinos en el que fue encontrada Esmeralda. 

Conmoción

Dentro del liceo n° 5, una adolescente le muestra a una profesora la rosa roja que consiguió para llevar al velorio de Esmeralda. Unos pocos estudiantes están mirando El Rey León en un salón, como parte de la jornada especial que se desarrolló este miércoles y jueves. Las actividades pedagógicas se suspendieron bruscamente a las 8:30, cuando las autoridades de la institución dieron la noticia de que habían encontrado el cuerpo de Esmeralda.

“La conmoción de los chiquilines fue tremenda”, recuerda Facundo Acosta, uno de los adscriptos. Aunque Esmeralda concurría al liceo en la tarde, muchos de los estudiantes del turno matutino eran vecinos de Godoy o habían compartido clases con ella. “Los de tercero, donde estudiaba ella, estaban horrible”, afirma.

Bronca y angustia son los dos sentimientos que tuvieron los adolescentes al enterarse del crimen del que fue víctima su compañera de clase. 

La subdirectora del liceo, Teresa Rodríguez, dijo que la sensibilidad domina en el ambiente, por eso se trabajó especialmente con estudiantes y docentes. “Comparten el barrio, vivieron de cerca la búsqueda, no se puede seguir como si nada con una situación así”. Una psicóloga de Secundaria realizó el trabajo de contención. Lo primero es hacer el duelo correspondiente. Hay cosas que escapan a nosotros, pero se puede trabajar desde la prevención”, sostuvo.

La fiscal del caso, Claudia Lete, cree que este es el más duro que en el que le tocó trabajar. “Por la sensibilidad del asunto, soy madre de seis hijos, cuatro de ellas mujeres, un adolescente casi de la misma edad. Uno no puede entender que un ser humano sea capaz de tanta atrocidad”, sostuvo. 

Por su parte, el subjefe de Policía de Tacuarembó, Julio Arrua, que tiene 30 años trabajando en la Policía, dice que es “difícil de procesar” un caso así en la comunidad. “Impacta mucho, porque estas cosas no pasan en esta ciudad. La violencia hacia la mujer en sí ya es una cosa delicada, y en este caso a una niña, peor”.

Sin arrepentimiento

La Justicia de Tacuarembó imputó femicidio y 180 días de prisión al tío de Esmeralda. El hombre de 35 años que no tenía antecedentes confesó que la violó y luego la estranguló para que ella no contara lo sucedido. 

Según el relato que hizo ante la fiscal Lete, y que luego ella repitió ante el juez en la audiencia de formalización, ingresó a la habitación de la joven y la forzó a tener relaciones sexuales. Ella se resistió y para evitar el ataque lo arañó y además rompió un espejo para defenderse. Si gritó es probable que en la casa donde dormían los padres no se escuchara porque esa noche llovía fuerte. Él, luego de estrangularla, retiró el cuerpo y lo enterró cerca de la casa. Después regresó a la habitación, juntó los trozos del espejo roto y lo tiró en un basural cercano. 

La fiscal dijo que el hombre “nunca se quebró en la confesión ni en la audiencia de formalización” y detalló cada uno de los pasos que realizó con exactitud, incluso el lugar donde enterró a la adolescente en el medio del bosque. “Estaba más preocupado por él que por lo que realmente había hecho”, explicó Lete.

Además, en un momento de su declaración dijo que las relaciones sexuales fueron consensuadas, pero cuando la fiscal lo interrogó por las marcas de uñas en su piel, producto de la defensa de la joven, no supo qué responder.  

La psiquiatra forense determinó que el hombre es “totalmente” imputable, no tiene patologías y “es capaz de entender sus actos”.

Lete afirmó que esta persona fue internada días atrás luego de ingerir medicamentos de animales con la "aparente intención de autoeliminarse". En medio de la desaparición de la adolescente, a la fiscal le llamó la atención que esta persona hubiera intentado suicidarse, por lo que pidió su detención. 

Aunque el detenido no supo explicar los motivos del intento de suicidio, la fiscal cree que se debió a “no saber asumir su responsabilidad”. “Él no sabe explicar el intento de autoeliminación. A mí me parece que si bien tuvo todas las agallas para terminar con la vida de una adolescente, después no supo asumir su responsabilidad. Porque había un barrio y departamento entero buscándola y el hecho de ingerir esos medicamentos que sabía que no iban a terminar con su vida, era una forma de llamar la atención y a su vez protegerse, porque iba a estar en otro ámbito para poder decir lo que había hecho”.

Los vecinos del barrio lo definieron como un hombre solitario, sin demasiada interacción con los vecinos. Gaite dijo que era conocido por arreglar bicicletas en el barrio, y a veces se quedaba de “niñero” de los hermanos más chicos de Esmeralda. 

El sueño de los 15

Antes de que se conociera el femicidio, el padre de Esmeralda, José Ferraz, dijo a Telenoche que la joven "estaba entusiasmada contando los días para el cumpleaños de 15", el próximo 17 de setiembre.

Gaite, que además de vecina es muy amiga de la familia, recordó el diálogo que padre e hija tuvieron hace un tiempo. “Le decía al padre: 'Papá, ¿será que te da para hacerme una reunión?' y él decía “sí, te estoy juntando”.

Sus allegados piensan en Esmeralda y la recuerdan como una  joven introvertida, con pocas amistades, que no salía mucho y si lo hacia, siempre avisaba antes.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...