Cargando...
Soldados de la armada taiwanesa

Mundo > Asia-Pacífico

Un almirante retirado critica la estrategia de defensa de Taiwán ante una eventual invasión china

Pese a que descarta una intervención militar china en el corto plazo, el almirante Lee Hsi-ming destaca las debilidades de las actuales normas que orientan la defensa estratégica de Taipei

Tiempo de lectura: -'

30 de septiembre de 2022 a las 08:11

En el marco de las crecientes tensiones de los últimos meses entre China y Taiwán, que sea agravaron después de que Beijing practicara una serie de extendidas maniobras aeronavales en las proximidades de la isla como reacción a la visita de Nancy Pelosi a Taipei, el almirante Lee Hsi-ming, ex jefe de la defensa de Taiwán, le dijo a DW que el país debería contar con nuevas reglas de combate dada la actual situación.

La meta es no perder posición ni dignidad y ya que China ha establecido de hecho una nueva regla, es improbable que retomen la práctica de cruzar ocasionalmente el centro de la línea del estrecho de Taiwán, por lo que Taipei debería reaccionari cautelosamente”, expresó el almirante Lee.

Aunque la posibilidad de un conflicto bélico total permanece baja en el corto plazo, Lee afirmó que Taiwán no debería descartar la posibilidad de evaluar mal la situación, dada la frecuencia con que China utiliza la táctica de actuar en las “zonas grises”.

Por ahora, dijo Lee, “China está ocupada en la preparación del Congreso del Partido Comunista y en otros temas internos, por lo que no estarías lista para iniciar una guerra a gran escala”, agregó el almirante Lee.

Pese a que no sería inminente entonces un ataque chino, Lee expresó sus preocupaciones sobre la situación del alistamiento de las tropas taiwanesas para el combate.

De acuerdo con su análisis, pese a que el gobierno de Taipe ha enfatizado la constitución de capacidades asimétricas de combate, las políticas de la defensa todavía ponen acento en las capacidades simétricas.

Las capacidades asimétricas suponen el uso de pequeñas y no convencionales unidades de sistemas de armas desplegadas estratégicamente para enfrentar a un enemigo muchos más fuerte y numeroso. El uso de armas antitanque de hombro, como las usadas por Ucrania contra Rusia son buen ejemplo de esa doctrina.

La guerra simétrica implica tratar de igualar las capacidades enemigas con el uso de armas pesadas, aviones caza, misiles de largo alcance y naves de combate.

Lee detalló que, si realmente se va a cambiar la capacidad defensiva de Taiwán, debe ser reemplazado el paradigma estratégico y el cambio debe empezar por las estrategias de defensa que guían los conceptos operacionales, la estructura de las fuerzas militares, el abastecimiento de armamentos, el entrenamiento del personal y los criterios de despliegue

En agosto, los funcionarios taiwaneses de la defensa propusieron un gran incremento del presupuesto militar para 2023, que incluía fondos para la compra de nuevos aviones de combate, para el desarrollo de construcción propia de barcos de guerra, para mejora del equipo y armamento de las tropas y para ampliar el servicio de la reserva territorial con el concepto de una estrategia de guerra simétrica.

El presupuesto de defensa propuesto al gabinete por la presidente Tsai Ing-wen fue de US$ 20,25 mil millones, un 13.9% más que en el año anterior.

La meta de la presidenta Tsai es modernizar las fuerzas armadas y mientras China desarrolla equipos de avanzada, como aviones invisibles a los radares y portaaviones, Taiwán pone sus esfuerzos en misiles de largo alcance que puedan llegar a territorio de China continental.

Kitsch Liao, un consultor en temas militares y cibernéticos de Doublethink, un laboratorio basado en Taiwán, dijo que el gobierno de Taipei adolece de la falta de un proceso de planificación estratégica para poder determinar el tipo de armamentos necesarios para enfrentar las amenazas a la isla.

 Hasta ahora, afirmó, cada rama de los servicios armados compite por sus propias necesidades y no hay nadie que pueda evaluarlas. El problema es que no se optimizan las compras de equipos y armamentos de acuerdo con una comprensión holística y una evaluación compleja de las necesidades de la defensa.

Oriana Skylar Mastro, académica del instituto Freeman Spogli de estudios internacionales de Stanford, le dijo a DW que en los escalones más altos del ministerio de Defensa de Taiwán existía acuerdo en la necesidad de cambiar los conceptos y focalizarse en las capacidades asimétricas, en la misma línea de pensamiento que los Estados Unidos.

“Todavía hay militares que quieren tener la capacidad de utilizar misiles de largo alcance para atacar los barcos chinos, pero son opiniones que ya no pesan tanto como en el pasado”, agregó también Mastro.

El almirante Lee dijo que Taiwán debe establecer las capacidades asimétricas asegurando no sólo las armas, estrategias y entrenamientos adecuados, sino contar también con una fuerte y resiliente sociedad civil capaz de combatir contra el enemigo junto a las tropas.

“Taiwán necesita formar una fuerza de defensa de la patria, tropas a pequeña escala desplegada en toda la isla y equipadas con misiles Stinger, Javelin y granadas. De esta manera se demostraría la tenacidad y resiliencia de la sociedad. Espero que el gobierno considere seriamente la creación de esta fuerza”, agregó Lee.

Uno de los tópicos que aparece en las discusiones sobre estrategias de defensa es si Estado Unidos vendría en ayuda de Taiwán en caso de invasión china. Lee piensa que esa ayuda sería indirecta ya que ve muy difícil que Estados Unidos pueda trabajar en conjunto con Taiwán frente a una invasión.

Para Lee, “no hay comando conjunto, no hay inteligencia compartida en tiempo real, no hay concepto operacional mutuo y mecanismos de división de tareas entre Taiwán y Estados Unidos, no hay posibilidad, por tanto, de combatir lado a lado”.

La ley de políticas para Taiwán, presentada este mes por el comité de relaciones exteriores del

Congreso norteamericano, ha sido descripta como “la más completa reestructuración de la política de Estados Unidos hacia Taiwán desde la ley de relaciones con Taiwán de 1979.

La nueva ley incluye previsiones para autorizar hasta US$ 6.5 mil millones destinados y financiar la compra de armas estadounidenses entre 2023 y 2027.

Cuánto de esta legislación que provee financiación para el armamento de Taiwán puede impactar realmente en la efectividad de la defensa, depende mucho de su implementación, dijo Oriana Mastro, y agregó que “ es bueno que hay más dinero para comprar armas, pero lo que realmente se necesita es más entrenamiento real y ejercicios conjuntos con Estados Unidos”.

“Mucho dependerá de los detalles del destino final del dinero, el gran interrogante es si ese es el final, el resultado del esfuerzo, o el primer paso que lleve a un cambio serio en la relación en temas de defensa entre Taiwán y Estados Unidos”, precisó Mastro.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...