Cargando...
El festejo de Los Teros
Freitas, la figura del partido
Civetta fue clave en defensa
El try de Mieres, para abrir el partido
Nicolás Freitas
Rodrigo Silva también fue una de las figuras
Tite Etcheverry estuvo a la altura
Favaro tuvo una tarde caso perfecta a los palos
Tite Etcheverry estuvo a la altura
Freitas, imparable
El festejo del primer try
El festejo con la familia
El festejo con la familia
El presidente Luis Lacalle Pou estuvo en el partido
El festejo con la familia
El festejo de la clasificación
El festejo de la clasificación

Rugby > RUGBY

Un juramento y una convicción: otra página de gloria para Los Teros

En una semana difícil para uno de sus líderes, Los Teros se juramentaron ganar por él y lo lograron: subieron otro escalón y clasificaron al Mundial 2023 dos años antes y como el mejor de las Américas

Tiempo de lectura: -'

09 de octubre de 2021 a las 23:52

Hotel Regency Zonamérica. Jueves de tarde. Felipe Berchesi (Dax, Francia) le cuenta a los entrenadores y a los líderes del grupo que el problema familiar que traía hace varios días lo obliga a tomar una decisión. El apertura del equipo, una de las estrellas de Los Teros, el hombre que se encarga de las patadas, de manejar los tiempos, el menos sustituible, se tiene que ir a Francia a horas del partido más importante de los últimos tres años, el que le puede dar a Los Teros la clasificación al Mundial.

Nadie duda un instante. Primero la familia, como cuando el DT Esteban Meneses estuvo a punto de no viajar a Canadá en 2018 por un problema de salud de su hija recién nacida. Y ahí es donde aparece en su cabalidad ese otro concepto de familia, que jugadores y entrenadores han usado muchas veces para referirse al plantel de Los Teros. Esta familia, que tiene unas cuantas difíciles encima, y muchas tardes gloriosas, a la que por estos días se le suma hasta el presidente de la URU, Santiago Slinger, que retomó sus tiempos de manager y pasó las últimas tres semanas cada minuto con el equipo. Esa familia, en una reunión el viernes por la tarde donde hablan Meneses y el capitán Andrés Vilaseca, se juramenta sumar una motivación más para el sábado, (como si hiciera falta): ganar por Felipe Berchesi y todos los que no podrán estar.

Se notaba que Los Teros estaban en un estado especial en la tarde del sábado en el Charrúa, en la que vencieron 34-15 a Estados Unidos para clasificar al Mundial 2023, el quinto mundial, el tercero consecutivo y el primero como Américas 1. Como barnizados por la gloria. Solo así pueden entenderse esos 15 minutos iniciales del segundo tiempo, donde sencillamente hicieron el partido perfecto y pasaron por encima a Estados Unidos, para sellar la historia. Fue inédito: una clasificación de un equipo uruguayo a un mundial que se saldó sin sufrimiento en los 30 minutos finales.

 

Eso, ni más ni menos, es convencimiento. Años de trabajo sobre una idea, impregnada en todos los encargados de llevarla a cabo. Que se traslada de generación en generación. Fue así la primera clasificación en 2015, pero también el plantearse ganarle a Canadá en 2018 para clasificar a Japón 2019 como Américas 2. Y mucho más el plan de shockear al mundo y ganarle a Fiji en ese torneo. 

Los Teros no podían perder este partido. Tras el 16-19 de la ida habían quedado algunas dudas, y el sinsabor de no haber mostrado la mejor cara ante un equipo de Estados Unidos que no parecía ser un gran cuco, aunque dejaba la duda de si no mostraría su mejor cara en la vuelta. Pero ya de movida, con el try de Dibu Silva, el partido mostró que de un lado había un equipo completamente convencido de lo que venía a buscar, y otro que no estaba en esa sintonía. Contactos positivos por todos lados, liberaciones rápidas, lectura de espacios y quiebres, juego de calidad de backs: una espalda de Tite Etcheverry a Nicolás Freitas (partido perfecto), quiebre, ruck y pase a la punta para que Silva, que no venía brillando, apoyara el primero de los suyos en una tarde para enmarcar. Todo lo que no había salido en el partido de ida, Los Teros lo ponían arriba de la mesa en la revancha. Tite Etcheverry y Federico Favaro, los encargados de suplir a Berchesi (en el juego el primero, en las patadas el segundo) eran de los primeros en levantar la bandera.

En ese lapso Uruguay mostró la otra gran herramienta de la tarde: una defensa casi perfecta. Agresiva, siempre arriba, con tackles decididos y orden permanente para no dejar huecos que Estados Unidos aprovechara en velocidad. 

Pero eran Los Teros los que, con su ansiedad, regalaban a EEUU la chance de estar en partido y hasta pasar al frente en la serie. Primero un penal de Ardao (una de las pocas en que la marca en el ruck se pasó de revoluciones) para el 7-3, y luego el try de Kruse, nacido de una sucesión de errores uruguayos: una patada que recibió Favaro y cantó mark, pero tras eso salió de las 22 para patear. Scrum, juego por el ciego y la aparición del wing para el 10-7.

A diferencia de la ida, Teros dominaban cuando tenían la pelota, pero cometían varios errores, entre ellos dos penales que quedaron adentro cuando Etcheverry buscó el line. Así y todo, ese convencimiento se tradujo en dos penales más con los que se fueron al descanso 13-8. El juego con el pie era efectivo y complicaba a los backs rivales en las pelotas aéreas, y dos por tres aparecía un quiebre que no se podía aprovechar. Los celestes eran superiores, pero conscientes que se habían dejado pasar oportunidades importantes.

Finalmente, todo eso que había quedado en el tintero explotó en los primeros 15 del segundo. Fue el rugby total: el juego desde todos lados. Primero desde un line, ruck, la saca Arata, una espalda, aparece Tite, otra espalda con Mieres y toda la expxlosión del mejor Tone de los últimos años, para el 20-8. Casi enseguida otro quiebre de Freitas, algunas fases, juego corto siempre hacia adelante y try de Gattas. 27-8.

El try de Mieres, para abrir el partido

Se veía en las caras. De un lado un equipo convencido, del otro uno que no quería estar en ese lugar.  

La tapa al partido vino a los 53: line jugado a la punta, pelota desprolija, y enfrente un equipo sin ya carácter para aprovechar un error rival. La posesión uruguaya siguió un par de fases más, hasta el pase justo de Arata a Freitas, que vio el espacio, quebró y habilitó a Dibu Silva para apostar el 34-8.

Ya no hubo partido. Estados Unidos lo fue a  buscar, pero se encontró con una muralla de tackles y pescas (Ardao, Civetta y Freitas, supremos). Solo una mala patada regaló campo para que los backs de las Águilas aparecieran una vez y llegaran al try contra la bandera para el 34-15. Después buscaron y buscaron, pero no había ninguna chance. Desde  la defensa, Los Teros mostraron que son un equipo completo.

Civetta fue clave en defensa

No es casualidad, me decía un exTero ayer de noche. Se llama legado, y se transmite de generación en generación. Lo tienen Los Teros y no Las Águilas, que cambian planteles y DTs continuamente. Y en una serie pareja, eso termina siendo decisivo. Porque permite que aparezcan todos esos hilos invisibles que transforman a un montón de individualidades en un equipo. Y encima, fortalecido esta semana por el problema personal de unos de sus líderes. Como siempre han mostrado estos Teros, el todo fue mucho más que la suma de las partes.

Ahora vendrán los nuevos desafíos adosados al título de Américas 1: dos años para preparar el Mundial, tests ante varios Tier 1, el reclamo de tener mayor presupuesto y competencias. El premio de enfrentar a los All Blacks y Francia (que se jugarán a ganar) y el objetivo de vencer a Italia y África 1 (seguramente Namibia) para clasificar directo a 2027. A esta altura, a pocos les deben parecer una locura los objetivos que se plantean Los Teros. 

Síntesis (Gentileza Sudamérica Rugby)

Uruguay: 1. Mateo Sanguinetti, 2. Facundo Gattas, 3. Diego Arbelo, 4. Ignacio Dotti, 5. Manuel Leindekar, 6. Manuel Ardao, 7. Santiago Civetta, 8. Manuel Diana, 9. Santiago Arata, 10. Felipe Etcheverry, 11. Gastón Mieres, 12. Andrés Vilaseca, 13. Nicolás Freitas, 14. Federico Favaro, 15. Rodrigo Silva.

Ingresaron: 16. Guillermo Pujadas, 17. Juan Echeverría, 18 Matías Benítez, 19. Diego Magno, 20. Eric Dosantos, 21. Franco Lamanna, 22. Tomás Inciarte, 23. Felipe Arcos Pérez.

Entrenador: Esteban Meneses.

Tries: Silva (2), Mieres, Gattas
Conv: Favaro (4)
Pen: Favaro (2)

Amarillas:

Estados Unidos: 1. David Ainu'u, 2. Kapeli Pifeleti, 3. Joe Taufete'e, 4. Nate Brakeley, 5. Nick Civetta, 6. Andrew Guerra, 7. Jamason Fa'Amana -Schultz, 8. Cam Dolan, 9. Ruben de Haas, 10. Will Magie, 11. Mika Kruse, 12. Tavite Lopeti, 13. Bryce Campbell (c)14. Christian Dyer, 15. Marcel Brache.

Ingresaron: 16. Dylan Fawsitt, 17. Matt Harmon, 18. Paul Mullen, 19. Greg Peterson, 20. Benjamín Bonasso, 21. Nate Augspurger, 22. Luke Carty, 23. Will Hooley.

Entrenador: Gary Gold

Tries: Kruse, Dyer
Conv: Carty
Pen: Magie
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...