Fútbol > HOMENAJE A SANTAMARÍA

Una leyenda viva de Nacional que recibirá su reconocimiento

Una cancha de Los Céspedes llevará su nombre; ¿qué hizo como jugador tricolor?

Tiempo de lectura: -'

08 de marzo de 2018 a las 05:00

Nacional le pondrá este jueves el nombre de José Emilio Santamaría a la cancha número 3 de Los Céspedes, donde entrenan las divisiones formativas del club. El acto es a la hora 13 y contará con la presencia del legendario exfutbolista que cuenta con 88 años.

Pero, ¿quién fue Santamaría como futbolista? ¿Qué significó en la historia de Nacional? Los jóvenes conocen a Luis Suárez, cuyo nombre engalana desde el año pasado una de las canchas del complejo deportivo tricolor, pero Santamaría defendió al club hace casi 70 años, cuando no había televisión ni redes sociales. Para conocer de él hay que sumergirse en los diarios de época, en los libros de historia o consultarle a los que saben.

Hernán Navascués, asesor de la Comisión de Historia y Estadística del club, respondió las interrogantes a Referí: "Santamaría apareció cuando el cuadro del Quinquenio (1939 a 1943) perdía a sus tradicionales jugadores por motivos de edad. Junto a Orlandi, Walter Gómez, Juan Carlos Taibo y Luis Alberto Cruz significaron la renovación de un Nacional histórico, la sangre nueva", expresó.

Debutó en el torneo Competencia de 1947 cuando tenía 17 años, jugando de "eje medio" (volante). Aunque fue parte del plantel principal no disputó esa temporada partidos por el campeonato Uruguayo que ganó Nacional.

El técnico tricolor Enrique Fernández lo puso de zaguero luego de la transferencia de Raúl Pini al fútbol colombiano. "Era técnico, fuerte y buen cabeceador", señaló Navascués. Alfredo Di Stéfano, compañero de Santamaría en Real Madrid, siempre dijo que fue el mejor defensa que vio.

En 1948 integraba el equipo que iba primero e invicto en el Campeonato Uruguayo que se suspendió por la huelga de futbolistas. Ese año jugó como marcador de punta derecho por la lesión de Shubert Gambetta.

santamaria nacional.jpg
Santamaría es el quinto de los parados desde la izquierda.
Santamaría es el quinto de los parados desde la izquierda.

En 1950 no concurrió al Mundial de Brasil porque Nacional no permitió que jugara de volante, pero se coronó campeón Uruguayo con los tricolores, título que repitió en 1952, 1955, 1956 y 1957. Disputó 182 partidos con la camiseta tricolor y marcó ocho goles.

Con la selección nacional jugó 42 partidos y tuvo una destacada actuación en el Mundial de 1954. Para muchos, en ese tiempo fue el mejor zaguero del mundo. Navascués recordó junto a Schiaffino, Forlán y Suárez, Santamaría es de los pocos uruguayos que fueron candidatos a ganar el Balón de Oro.

Real Madrid lo compró en 1957 y ganó cuatro Copas de Europa entre 1958 y 1966. Debido a un retraso en la inscripción, no pudo jugar la final de 1957 frente a Fiorentina, partido que vio desde la tribuna. Formó parte del histórico club español, dueño de Europa, que tenía figuras como las de Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas, Francisco Gento y José Rial, entre otros.

Santamaría contó en una entrevista con El País de Madrid por qué lo fichó el conjunto merengue: "Para ordenar al equipo. Porque hablaba mucho y salía con el balón jugado: yo aseguraba los pases. Veía la colocación de los compañeros antes de la jugada. En los años 1940 y 1950 el fútbol más avanzado estaba en Argentina y Uruguay, y luego en Hungría. Aprendí de Obdulio Varela, que se pasaba el partido hablando y mandando. Los europeos hablaban menos. Europa sentía los efectos de la Guerra Mundial. Por eso los clubes fichaban tantos sudamericanos. Éramos más pícaros. ¡Aquí nadie regateaba! Los italianos, que ficharon a Alfitani, Schiaffino, Orsi, Sívori, Angelillo..., comenzaron a imitarnos".

Así fue el partido despedida de Santamaría entre Real Madrid y Hamburgo.


Santamaría también fue futbolista de la selección española y como tal participó del Mundial de Chile 1962. Cuando se retiró comenzó su carrera como entrenador de las divisiones formativas del club merengue.

Luego fue el técnico que más partidos dirigió al Espanyol en su historia. Lo hizo entre 1971 y 1978 durante 218 encuentros. Fue tercero de la Liga española 1972-1973 y logró dos participaciones en la Copa UEFA. Allí también es considerado un ídolo.

Homenaje del club Espanyol a Santamaría.


Santamaría fue elegido por la Federación Española para dirigir a la selección roja en el Mundial de 1982, plena época de la transición, el convulsionado período que dejaba atrás la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

Todo eso repercutió en el rendimiento del equipo y así lo contó el periodista Alfredo Relaño. "Emilio Santamaría (excentral del Madrid en los años de Di Stéfano, entrenador de éxito en el Espanyol, al que casi hizo campeón de Liga, y luego seleccionador con éxito de categorías inferiores) pareció una buena apuesta para el cargo de seleccionador, pero se vio desbordado por la presión. Y los jugadores, también. Vivieron la concentración en los Pirineos protegidos por un cuerpo de élite de la Guardia Civil, por miedo a atentados de ETA. En los pocos días libres que gozaron, viajaban discretamente escoltados a sus casas, y si querían cambiar de localidad debían avisar a la Guardia Civil".



Antes del Mundial, Santamaría estuvo en la sede de Nacional, invitado por el presidente Dante Iocco. Los dirigentes de ese tiempo le comentaron lo difícil que sería para él dirigir a España en ese momento y Santamaría respondió: "A la responsabilidad no hay que rehuirle. Es una situación difícil, pero si me hacen ese honor no puedo negarme".

España empató con Honduras, le ganó a Yugoslavia, perdió con Irlanda del Norte, perdió con Alemania y empató con Inglaterra, quedando eliminada en la segunda fase. Se habló en ese tiempo que la selección fue boicoteada por algunos futbolistas.

La anécdota con el Pato Galvalisi


Al contrario que Luis Suárez que jugó en Los Céspedes, Santamaría no lo hizo. En su época Nacional se entrenaba en el Parque Central.

Cuando lo llamaron para integrarse al primer equipo tenía 17 años. Un día todos fueron a bañarse, menos uno que corría y corría solo alrededor de la cancha, mientras Santamaría lo miraba.

El equipier tricolor le dijo al juvenil que fuera a bañarse, pero éste le dijo que no, que quería saber por qué el Pato (Eugenio) Galvalisi, a quien apodaban "Siete pulmones" se quedaba corriendo tanto.

Le preguntó y el jugador que integró el plantel del Quinquenio y que ganó siete campeonatos uruguayos le respondió: "Si yo no hago esto, el domingo juega Rodolfo Pini y yo no juego más en el Primero".

Así, con el ejemplo de uno de los grandes futbolistas de la historia tricolor comenzó Santamaría su propio recorrido en Nacional, que este jueves tendrá un homenaje que perdurará para siempre.

"Es un jugador legendario, surgido en el club, que aún permanece vivo", explicó Navascués sobre uno de los principales motivos por los que una cancha de Los Céspedes llevará su nombre.

Comentarios