Copa América > ANÁLISIS

Uruguay y su nueva versión: el fútbol por las bandas

El elenco de Tabárez mostró su nueva versión con laterales y volantes que tuvieron gran influencia en el juego

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2019 a las 22:04

Nicolás Lodeiro se vuelca hacia el mediocampo, arrastra las marcas y deja el terreno libre para que Diego Laxalt se mande al ataque.
Nahitan Nandez acelera, llega hasta el fondo y levanta un centro. Martín Cáceres aparece a las espaldas del volante de Boca Juniors, imprime velocidad a sus movimientos y termina levantando un centro.

El fútbol de Uruguay en el estreno de la Copa América estuvo marcado por la dinámica que le dieron los laterales y volantes externos que dotaron a la producción de la seleccion de un juego ofensivo que resultó indefendible para los ecuatorianos. En cada intervención de quienes jugaron por afuera, por derecha y por izquierda, hicieron de la propuesta de Uruguay una invitación a pisar el área de Ecuador.

Uruguay se plantó en su estreno en el torneo continental en Brasil con cuatro defensas, cuatro volantes y dos delanteros.
La zona defensiva, tuvo espacios para moverse y avanzar en el terreno. Los zagueros fueron exigidos en cuentagotas y los pocos errores que cometieron fueron por sus propias imprecisiones con el balón.

Los laterales tuvieron una función ofensiva destacada, lo que resalta la nueva versión que muestra Uruguay en el campo de juego.
En el mediocampo estuvieron las grandes novedades, con un doble cinco con Vecino-Bentancur que no tuvo la influencia que se esperaba en el juego, porque esa tarea la absorbieron los volantes que fueron por afuera y que le dieron al partido un ida y vuelta permanente.

El mediocampo con cuatro hombres y el orden táctico de esa línea fue clave para que Uruguay siempre se mostrara seguro y con una consistencia defensiva que no tuvo grietas. En la ofensiva, Edinson Cavani y Luis Suárez se volcaron permanentemente hacia las bandas para generar acciones de peligro y así, como en el Mundial de Rusia, buscaron la forma de alimentarse con sus pases.

Sobre el final del partido el técnico realizó tres cambios. Con el ingreso de Gastón Pereiro por Nandez, no cambió la figura. Solo de jugador. Pero cuando a los 74' mandó a Lucas Torreira dispuso un cambio en la figura táctica, porque terminó el partido como en el Mundial de Rusia, con un rombo, con el volante de Arsenal como un cinco hundido, con Vecino por derecha y Bentancur por izquierda, ambos más adelantado y con Pereiro más adelante, formando la punta del rombo. También tuvo participación en el final el más joven del plantel, Federico Valverde

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...