Nacional > crisis institucional

¿Hubo un golpe de Estado en Bolivia? Lo que dicen los expertos

El Ministerio de Relaciones Exteriores tomó posición sobre la crisis institucional que atraviesa Bolivia

Tiempo de lectura: -'

11 de noviembre de 2019 a las 13:48

El Ministerio de Relaciones Exteriores catalogó como golpe de Estado la renuncia de Evo Morales, hasta este domingo presidente de Bolivia, quien dijo que dimitió para que los líderes opositores de ese país, Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, no continuaran con la presunta persecución, secuestro y maltrato de los "ministros, dirigentes sindicales y sus familiares".

Para el gobierno uruguayo, en Bolivia "se produjo un quiebre del Estado de Derecho" que "forzó la salida" del exmandatario y "sumió al país en el caos y la violencia". "No existe argumento que pueda justificar estos actos, en particular habiendo anunciado pocas horas antes el presidente Morales su intención de convocar a nuevas elecciones, a partir del informe producido por la misión electoral de la Organización de Estados Americanos", expresa el comunicado que divulgó el Ministerio de Relaciones Exteriores este lunes. 

¿Hubo un golpe de Estado? Politólogos y expertos en derecho internacional público respondieron a El Observador esta pregunta y explicaron qué elementos debe haber para que exista un "golpe de Estado", según el punto de vista técnico y jurídico. 

El politólogo Jaime Yaffe comparte la visión del gobierno: a su entender, en Bolivia hubo un golpe de Estado. "La definición se ajusta porque evidentemente hubo un quiebre en el Estado de Derecho. El presidente renunció porque hubo un pronunciamiento de la Policía y las Fuerzas Armadas, no por voluntad propia", argumentó.

Yaffe explicó que para poder hablar de un golpe, debe haber habido "una sustitución de las autoridades legítimas por vías que no están previstas en la Constitución". Si bien Morales renunció y no fue sacado a la fuerza, su dimisión tuvo como precedente la insubordinación de la Policía y el pronunciamiento de las Fuerzas Armadas por fuera de lo previsto constitucionalmente, según el politólogo.

El magíster en Ciencias Políticas comparó lo que sucedió este domingo en Bolivia con los hechos del 9 de febrero de 1973 en Uruguay. "Ese día las Fuerzas Armadas le impusieron a (el entonces presidente Juan María) Bordaberry una serie de condiciones. Podría haber renunciado o no, pero incluso en este caso, cuando el presidente no renunció, se habla de golpe de Estado porque le quisieron torcer el brazo al presidente", explicó.

"En Bolivia se dio un paso más: ante la amenaza militar, el presidente renuncia. Entiendo el matiz de que Morales renunció, pero me parece que de hecho estamos ante un golpe de Estado", subrayó Yaffe. 

El grado 5 en Derecho Público Internacional Heber Arbuet, en cambio, entiende que es crucial el hecho de que Morales haya renunciado y no fuera sacado a la fuerza. Según el excanciller, ese detalle impide que se pueda hablar de golpe de Estado. "El nombre no hace a la esencia, pero hay nombres que son importantes. Cuando se empiezan a usar nombres técnicos de las Ciencias Políticas con actitudes voluntaristas, se hace perder peso y significado al contenido de la expresión", dijo.

Arbuet entiende que "aparentemente y por ahora" no se puede hablar de golpe de Estado al hacer referencia a la renuncia del expresidente. "Tampoco se puede llamar golpe al fraude o supuesto fraude que hizo Morales para ganar las elecciones", agregó. "El término es muy preciso: por el uso de la fuerza, una institución pública da un golpe contra la Constitución y eso no se ha dado", subrayó.

El especialista además manifestó preocupación por "el manoseo del término" que a su entender hacen tanto quienes defienden como quienes rechazan al expresidente de Bolivia, sin tener en cuenta un "criterio científico". De todos modos, aclaró que el Ministerio de Relaciones Exteriores dispone de funcionarios "especialmente calificados" en la materia. 

José María Gamio, también experto en Derecho Público Internacional, comparte la postura de Arbuet. A su entender, lo que sucedió en Bolivia este domingo no cataloga como golpe de Estado. El argumento del especialista es que "la forma" –es decir, que Morales haya dimitido en vez de haber sido sacado a la fuerza– anula la teoría de que hubo un intento de derrocamiento por parte de las Fuerzas Armadas y la oposición. 

"La situación de Bolivia es irregular. El alejamiento del presidente Morales responde a una serie de situaciones que, miradas desde aquí, son irregulares", consideró. Gamio resumió así la serie de sucesos que precedieron a la renuncia del exmandatario:

"El presidente Morales convocó a un referéndum para ver si era factible la reelección, el resultado es negativo; él planteaba que la reelección era un derecho humano. Se realizaron las elecciones, hubo disturbios por el resultado, que fue muy ajustado, y para resolver esos cuestionamientos y manifestaciones el presidente citó una comisión de la OEA. Y luego resulta que la conclusión a la que llega esa comisión es totalmente negativa: encontró irregularidades y las manifestaciones en la calle llevaron a que la Policía y el Ejército sentaran su posición".

Sin embargo, aunque Gamio se resiste a hablar de golpe de Estado porque Morales renunció por voluntad propia, advirtió sobre la inestabilidad política latente en América Latina. "Es bastante acentuada y preocupante. Yo no soy abonado a las tesis conspirativas, pero hay una acumulación de hechos similares de distinto signo. Hay manifestaciones en Chile, con el gobierno conservador de (Sebastián) Piñera, en simultáneo con las manifestaciones en Bolivia, con un gobierno progresista", advirtió. 

Por ese motivo, el especialista destacó a Uruguay como un ejemplo de estabilidad institucional y exhortó a la ciudadanía a preservar el sistema democrático del país. 

En el mismo sentido se expresó Ernesto Talvi, el senador electo del Partido Colorado, quien este lunes afirmó que la intervención de las Fuerzas Armadas en Bolivia era motivo suficiente para hablar de golpe de Estado. El excandidato instó a los uruguayos a "la reflexión" sobre el proceso que se dio en Bolivia desde que Morales convocó a un referéndum. "Las Fuerzas Armadas le piden la renuncia... llamémosle como le llamemos, yo le llamo golpe de Estado. Sin ningún inconveniente", señaló en el programa Buen Día Uruguay, de Canal 4. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...