Fútbol > FÚTBOL

Anglo, el formador de juveniles del interior que está en la mira de Nacional y Peñarol

Nacional y Peñarol quieren asociarse en la formación de juveniles al club de Fray Bentos

Mathías Laborda con la camiseta de Anglo de Fray Bentos

Tiempo de lectura: -'

07 de junio de 2020 a las 05:03

El club Anglo de Fray Bentos y el Flamengo de Brasil, son los únicos del mundo que tienen playa propia. Así lo retrata Davino Giusti, presidente actual del equipo fraybentino. A la vera del río Uruguay el Anglo y en la bahía de Guanabara el Flamengo. Además tienen otro punto en común: Giorgian de Arrascaeta, quien vistió la albirroja con 15 años y es figura ahora con la camiseta rubronegra. Pero, más allá de estas particularidades, ¿qué tiene Anglo para que Nacional y Peñarol apunten a sus juveniles?

El presidente tricolor José Decurnex visitó sus instalaciones esta semana con la idea de firmar un proyecto futuro de intercambio, mientras que el club aurinegro también está interesado en el trabajo que se desarrolla en las formativas del equipo fraybentino. Por su cancha pasaron en los últimos años y llegaron al profesionalismo De Arrascaeta, Gastón Ramírez, Leandro Onetto, Ramiro Cristóbal, Matías Milesi, Owen Rodríguez, los actuales defensores de Nacional Matías Laborda y Joaquín Sosa y Hernán Pintos, que actualmente está en juveniles de Peñarol.

Jose Decurnex y Davino Giusti, presidentes de Nacional y Anglo

“Prácticamente somos el mayor proveedor de juveniles a la capital, hay muchos jugadores. Le damos una gran importancia a la formación” contó Giusti, quien preside el club desde febrero de este año, pero ha tenido varias gestiones desde 1996, siguiendo los pasos de su abuelo.

En 2014 se inició un proyecto supervisado por Luis Matosas con la idea de potenciar a los juveniles, porque no había un sostén en el equipo princial. Ese año también participó Pierre Sarratia, antes de llegar a Nacional.

Anglo compite en baby fútbol desde 4 a 13 años, y en las divisiones sub 14, sub 15 y sub 18, además de Primera. La sub 14 no lo hace oficialmente y sirve para que los chicos que salen del baby se familiaricen con la cancha grande, pero es también porque es un vacío que suelen utilizar los equipos profesionales para llevarse a los chiquilines sin dejar nada a cambio.

Uno de los entrenadores que está en juveniles de Anglo desde 2014 es Gabriel Clavijo, quien contó a Referí que además de potenciarlos deportivamente, se busca “cambiarles la mentalidad, se apuesta a que los chiquilines mejoren de cabeza, hablarles mucho y darles lo que precisen para sustentarse y trabajar en el aspecto psicoemocional, aunque esto depende mucho del club al que se van” cuando tienen la posibilidad de llegar a Montevideo.

En las últimas seis temporadas Anglo fue campeón local de sub 15 en 2014, 2015, 2016, 2017 y 2019, y segundo en 2018, mientras que en sub 18 fue campeón en 2014 y 2017, segundo en 2015, 2018 y 2019, y tercero en 2016. Son unos 100 futbolistas que integran los planteles, además de los niños, contabilizó el presidente. Muchas veces también llegan desde localidades cercanas a la capital de Río Negro.

Alejandro Garay cuando defendía a Anglo de Fray Bentos

Dentro del amateurismo, competir en cada una de las tres divisionales tiene un costo de $ 400 mil que se financia con la transferencia de futbolistas al profesionalismo, la venta de una rifa que se realiza todos los años, la cuota social (el club tiene alrededor de 800 asociados) y el alquiler de quinchos, de un salón de fiestas y un chalé con atracadero de barcos que deja un buen ingreso. “Para nosotros es mucha plata y más de la forma en que trabajamos, que atendemos bien al jugador, con cuerpo médico, vitaminas y frutas”, señaló Giusti. Si el proyecto con Nacional es exitoso, tienen pensado construir una piscina climatizada.

El plan que el presidente delineó con Decurnex fue que los jugadores de Anglo viajen cada 15 o 20 días a entrenar en Los Céspedes, que también los entrenadores conozcan cómo se trabaja en Montevideo, la intensidad de los entrenamientos y que viajen a Fray Bentos profesionales como Esteban Gesto y Pierre Sarratia para compartir sus conocimientos, además de recibir de parte de los tricolores implementos necesarios para el entrenamiento diario.

Alejandro Garay, actual entrenador de la selección sub 17 de Uruguay que trabajó varios años en Nacional, fue jugador del Anglo en su juventud, club al que considera “una escuela de vida”. Recuerda aquellos tiempos de la década de 1970 cuando aún el frigorífico “era el alma del club y de Fray Bentos” y la liga de fútbol local era fuerte y competitiva. “Aunque soy de Villa Soriano, ahí te hacían sentir uno más y me ayudó a crecer como ser humano”, subrayó.

De manera que  al conocer también las entrañas del fútbol formativo actual, tiene una visión particular sobre los convenios que suelen celebrarse entre clubes profesionales y amateurs del interior: “No me gustaría que este fuera una forma más disfrazada de sacar jugadores y que los clubes del Interior no crezcan. He visto muchos convenios, trabajé muchos años en Nacional, sé lo serios que son, pero tengo ciertos reparos con estos convenios de promover futbolistas” expresó.

José Decurnex en las instalaciones del club Anglo

Y agregó: “Entiendo que estos planes entusiasman, pero lo que se necesita es que los chiquilines se queden en sus pueblos a desarrollarse y se potencien las ligas locales, para mi es el objetivo para cambiar en el fútbol. Que lleguen a la Cuarta o Quinta división a Montevideo. Eso además, será un riesgo menor para los clubes que se nutren de los jugadores del Interior”.

Garay entiende que los clubes del Interior no suelen salir favorecidos porque “la estructura no los deja crecer y además, nadie se hace cargo después del niño que vuelve fracasado. Me gustaría que no fuera otra historia más, como tantas. No quiero que vendan ilusiones a los chicos, hay que profesionalizar el fútbol del interior en el sentido de que los proyectos sean serios, que tengan una suerte de trabajo continuado, con calendarios que jueguen 40 partidos al año”.

Además de Garay, también es recordado en el club el pasaje de Marcelo Giarrusso, preparador físico de Nacional el año pasado, y de Gonzalo Díaz, exjugador de Wanderers y de Peñarol.

El 1° de junio el histórico club fraybentino cumplió 113 años y desde la costa del Río Uruguay, sigue dando que hablar.

 

 

DEBUTANTE PRECOZ

Todos recuerdan en Fray Bentos a Matías Laborda, actual jugador de Nacional, que debutó con 15 años en la Primera de Anglo, de lateral derecho. Gabriel Clavijo, uno de sus técnicos en juveniles, lo definió como un chico “sumamente responsable, comprometido y que tenía condiciones de un jugador de más edad. Era responsable en el estudio y esas conviciones lo llevaron adonde está hoy. Su mamá estaba con miedo cuando se fue a Montevideo porque quería que estudiara, pero le dije que le pusiera unas fichas al fútbol”.

 

DE RICA HISTORIA

El 1° de junio de 1907 cuando se fundó el club, se llamó Liebig’s Fútbol Club porque los primeros directivos eran funcionarios del saladero de ese nombre ubicado enla zona. En 1928 pasó a llamarse Club Atlético Anglo, tomando el mismo nombre del frigorífico. Los campos eran de la compañía inglesa dueña de la procesadora de carnes que tuvo su auge industrial durante la primera guerra mundial. Hoy el barrio Anglo es Patrimonio de la Humanidad, declarado por UNESCO. Posee una infraestructura de unas 4 hectáreas y su estadio es conocido como la Bombonera albirroja.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...