Fútbol > LOS ÁNGELES

Brian Rodríguez: asados a escondidas, mates con Vela y el rezongo de los referentes de Peñarol

El extremo de Los Ángeles FC y la selección uruguaya rememoró sus inicios en Peñarol, confesó ser un "rebelde" y dijo que tiene "muchas posibilidades" de irse a jugar a Italia

Tiempo de lectura: -'

26 de mayo de 2020 a las 19:16

El extremo de la selección uruguaya surgido en Peñarol, Brian Rodríguez, recordó sus primeros pasos en el fútbol con la camiseta aurinegra y contó que en Los Ángeles FC, de la Major League Soccer (MLS), ya retomó los entrenamientos en pequeños grupos de a tres jugadores con sesiones de una hora. 

"Está brava la cuarentena, pero nos juntamos a hacer asados, en mi cumpleaños (cumplió 20 el pasado 20 de mayo) también nos juntamos, pero no podemos subir fotos porque seguramente se enojen; a escondidas lo hacemos. No se puede salir a la playa, no nos dejan hacer lo que hacíamos antes y si lo hacés queda bajo tu responsabilidad", contó a Fútbol Centenario que se emite por AM 1250. 

"Me costó mucho adaptarme al estilo de jugo de la MLS, a mis compañeros, a lo que me pedía el técnico. Me ayudó mucho tener compañeros uruguayos, colombianos y mexicanos por el idioma y me hicieron rápida la adaptación. Ahora estamos entrenando en grupos de tres o cuatro, una hora por grupo", reveló. 

"Me tocó jugar contra Zlatan (Ibrahimovic) y es algo muy loco, de chico tenía una remera de él. Pero hay muy buenos jugadores en otros equipos. A Carlos Vela lo tengo de compañero, toma mucho mate con nosotros", dijo Rodríguez que comparte equipo con Diego Rossi y ahora se sumó otro uruguayo, Francisco Ginella. 

"Me gusta mucho el básquetbol, en Los Ángeles se respira eso, todas las casas tienen aro, colecciono camisetas, fui a varios partidos; me gusta mucho".   

"Carlos parece uno más, tiene una humildad tremenda. Cuando llegué pensé que no me iba a dar ni la hora y que se iba a enojar por todo, pero es una excelente persona. Nos ha invitado a su casa y me pasa jodiendo con el 'bo' nuestro y nosotros a él con el 'güey' mexicano. Me aconsejó mucho por mi edad, por la plata, me contó todas las que se mandó pero que ahora cambió su imagen y eso me sirve para aprender de él". 

Montevideo y su primer cruce de semáforo

La charla derivó a sus inicios en el fútbol y el nacido en Tranqueras contó que antes de llegar a Peñarol tuvo un efímero pasaje por la selección de Tacuarembó. "Estuve en 2014 en la selección de Tacuarembó; fue raro, jugué tres partidos. Agarré una selección inspirada y yo ni jugaba, era suplente y entraba tres o cinco minutos". 

"Llegar a Montevideo fue muy loco, solo había estado un par de veces cuando mi padre trabajaba ahí. Para un chico del interior llegar a Montevideo y a un club tan grande como Peñarol fue un desafío enorme". 

"Llegué con 15 años, se me hacía extraño hasta cruzar la calle y tener un semáforo. En Tranqueras no hay semáforos. Me costó mucho. En formativas está esa pelea de que todos quieren llegar a Primera, pero es una competencia sana, estuve encerrado tres años en una casita que no podía salir ni hacer nada. Hasta los 18 años no hacía nada que hacían los jóvenes de mi edad. Me perdí el cumpleaños de 15 de mi hermana, perdí mi adolescencia, pero no me arrepiento: dejé cosas de lado para estar donde estoy. Tengo amigos que dejaron el fútbol por la joda y hoy siguen en la joda", expresó. 

"La primera vez que subí tenía 16 años, a una práctica. Fue algo lindo, como una esperanza. Con 17 subí a entrenar una semana, me subieron de Quinta a Tercera. De ahí a Primera y fui a la pretemporada con 17 años". 

También dijo que aceptó irse a Los Ángeles por el bien de su familia: "Era muy importante la oferta para el nivel económico de mi familia, pensé mucho en ellos y fue una oportunidad. Vine a la MLS para sacar a mi familia de donde estaba, no me vine pensando en saltar a Europa; fue para cambiarles la vida". 

"Vi millones de jugadores en Peñarol y me consideraba menos que ellos, jugaban ellos y yo no jugaba como por ejemplo Facundo Torres. Llegué a la sub 16 que dirigía el Chueco Perdomo y Facundo ya jugaba en Tercera, pero no llegó tan rápido a Primera. Tiene mucho potencial y seguro que lo van a aprovechar", admitió.  

"Mi mayor sueño era jugar en Peñarol, el mío y el de toda mi familia, menos el de mi padre que era hincha de Nacional", expresó. Era porque se cambió de vereda: "Cuando llegué a Peñarol lo cambié y se hizo de Peñarol".

Del fútbol uruguayo increíblemente extraña el clima hostil de las tribunas. "Extraño las puteadas, acá no hay eso, son muy fríos. Solo cuando fuimos a jugar un partido a México lo volví a sentir. Parecía que estábamos en el Tróccoli, nos escupían, nos decían de todo. Prefiero estar así que jugar con mis compañeros y que no tengamos ninguna presión", contó a las risas.

"Yo era muy rebelde, me considero así, era difícil. Tuve varios cara a cara que no quería tener con gente en Peñarol, pero los tirones de oreja del Cebolla (Cristian Rodríguez), del Lolo (Fabián Estoyanoff) y del Mota (Walter Gargano) me sirvieron de mucho", afirmó.

La charla tranquilizadora de Suárez

"La selección fue algo muy lindo, muy importante para seguir aprendiendo. De pedirles una foto pasé a compartir un almuerzo, una cena, una habitación. Meterse en un grupo con Darwin (Núñez), que éramos muy jóvenes y nos integraron al 100% desde el primer día en Costa Rica, es para estar muy agradecido con ellos". 

"Compartí habitación con Darwin, Giovanni que ya lo conocía de Peñarol y Bruno Méndez. Pegué onda con casi todas. Con Giorgian (De Arrascaeta), (Federico) Valverde, (Rodrigo) Bentancur ya nos hablábamos por Instagram". 

Rodríguez reveló que en el amistoso contra Hungría, Luis Suárez se acercó para darles palabras de aliento: "Estábamos calentando y no sé si me vio nervioso que me dijo que estuviera tranquilo, que me olvidara que estaba con él y (Edinson) Cavani. Por eso creo que estuve tan suelto. Fue genial. Lo valoro mucho porque en Peñarol había mucha gente así y eso es muy importante para los guachos". 

Italia, una chance cierta

El nombre de Brian Rodríguez está en la agenda de varios equipos italianos.

"Hay mucha posibilidad de irme hacia Italia, pero con el coronavirus hay que esperar que vuelva el fútbol y recién ahí se verá. Sería un gran salto", explicó.

La promesa de jugar en Manchester United

"Cuando tenía 12, 13 años, jugaba en el fondo de mi casa con una camiseta que me había comprado de Manchester United con la 10 de (Wayne) Rooney. No me la sacaba ni para dormir. Y una vez le dije a mi padre que iba a jugar en ese equipo", afirmó Rodríguez. ¿Se le dará? 

 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...