Nacional > MIRÁ EL VIDEO

Familia sobre ruedas: cambiaron su casa por un motorhome usado y salieron a recorrer el mundo

Gonzalo Guerra y Sonia Nieto son un uruguayo y una mallorquina que junto a sus tres hijos viajan hace dos años; su deseo de conocer Alaska por el momento quedó trunco por la pandemia

Tiempo de lectura: -'

08 de septiembre de 2020 a las 05:01

Varias semanas antes de julio de 2018, en la localidad francesa Marcellaz, nevaba. Sonia Nieto y sus tres hijos, Diego, Amaia y Ainoa, esperaban ansiosos, pero contentos en la puerta de su casa, en los Alpes franceses. No importaba el frío, no molestaba la nieve. Estaban listos para su nueva aventura. Su padre Gonzalo llegaría más adelante manejando una casa rodante y los cinco festejarían muy emocionados. Meses atrás sus padres les habían comunicado la decisión: se iban a viajar por el mundo.

***

...Muere lentamente

quien se transforma en esclavo del hábito,

repitiendo todos los días los mismos trayectos...

Muere lentamente

quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,

quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño...

***

La muerte lenta es un poema de la escritora brasileña Martha Medeiros, que habla sobre romper las rutinas y arriesgar por lo desconocido para perseguir los ideales. “Muere lentamente quien no vive sus sueños” es la frase bandera de esta familia de cinco. Está ploteada en Ranchito, el motorhome en el que viajan y viven desde hace dos años. En 2018 tras reflexionarlo un tiempo vendieron su casa, sus autos, sus muebles, los juguetes de los niños, compraron un motorhome usado y salieron al mundo. Partieron sin fecha de regreso ni con un itinerario detallado. La brújula del camino es su instinto y los encuentros con otras familias nómades.

Sonia y Gonzalo junto a sus tres hijos Diego, Amaia y Ainoa; y los dos hijos más grandes de Gonzalo

A Uruguay llegaron en setiembre del año pasado. Semanas más tarde viajó su caravana en un container en barco. Argentina fue el siguiente destino, bajaron hasta Ushuaia y cruzaron a Chile, para luego volver a Uruguay. La hoja de ruta de este viaje incluía Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, América Central y América del Norte. Destino final: Alaska. Tenían pensado pasar el invierno en Brasil para luego ir subiendo, en marzo se declaró la pandemia por coronavirus y quedaron atrapados tras el cierre de fronteras terrestres.

Así que Uruguay se convirtió en su casa pasajera. El estacionamiento de la rambla a la altura del faro de Punta Carretas suele ser el patio de su casa por estos días. La familia cuenta los días para poder volver a su viaje, mientras tanto disfruta las sorpresas del viaje.

Encender los motores

No hay una respuesta simple a cómo se inició su aventura. No fue una decisión que tomaron de un día al otro. Tampoco fue un solo hecho el que los llevó a hacer este cambio de vida. Uno de los motores principales fue el tiempo. Gonzalo trabajaba muchas horas, lo que le quitaba tiempo de estar con sus hijos.

“Teníamos ganas de tener un proyecto de familia verdaderamente todos juntos, de pasar más tiempo en familia, viviendo el  presente y teníamos las ganas de descubrir el mundo con nuestros hijos”, explica Sonia.

Recorrer varios países y mostrarles a sus hijos que no hay una sola forma de vida, las diferentes culturas y sus realidades. Abrir la mente. Ese era uno de sus objetivos principales.

Llegando a Ushuaia

Pasaron de vivir en una casa grande con amplio jardín en los Alpes franceses a vivir en 15 metros cuadrados, pero con el jardín más inmenso que podían imaginar. Adaptarse a la nueva vida no fue tan difícil, cuenta Gonzalo: “Te das cuenta de que uno puede vivir con menos, con poca cosa”. Los momentos más complicados son cuando llueve o hace mucho frío y los niños no pueden salir. “Es verdad que es chico, ellos necesitan espacio exterior para gastar energía, pero mientras el clima acompañe está perfecto, aclara.

“Todo lo que tenemos está en este motorhome, pero tenemos algo super valioso para nosotros que es el tiempo. El tiempo de utilizarlo como nosotros queremos”. afirma Sonia.

Una casa en movimiento

Para salir a la ruta lo fundamental era encontrar la casa rodante. Meses después de buscar encontraron uno de segunda mano, con suficiente espacio para los cinco. Pasaron varias semanas acondicionándolo para el viaje y para sus necesidades. Buscaban ser lo más autónomos posibles: agregaron paneles solares para generar su propia electricidad, un depósito de 100 litros de agua limpia y un calentador para 10 litros de agua caliente. “Las duchas son de 30 segundos”, cuenta Sonia entre risas.

El interior del motorhome

Además, añadieron estanterías, hicieron una cama para la más pequeña de la familia y agregaron cerraduras, entre otros ajustes. “Hicimos pequeñas modificaciones para que fuese verdaderamente nuestra casa permanente”, comenta.

Para estacionarlo suelen utilizar una aplicación iOverlander, que indica diferentes sitios del país, ideales para que pasen la noche los viajeros. Han pasado noches en una estación de servicio por cuestiones de tiempo, pero la mayor parte amanecen en playas o bosques. “En ciudades la verdad es que estamos muy poco”, afirma.

En un bosque en Inglaterra

La familia no tiene un viaje definido etapa por etapa. No saben a dónde irán semana a semana, pero sí tienen un trayecto, ciertos objetivos. Algunos lugares los conocen por recomendaciones de otros viajeros o familias que también educan en casa que los invitan a sus hogares, otra de sus metas de este viaje: encontrar familias que ejercen el homeschooling. “Vamos creando encuentros y nos sirve para conocer el país y ver cómo está la educación, que es un tema que nos interesa mucho”, explica la mallorquina. Por ejemplo, cuando este año viajaron a Argentina fueron invitados por una familia que vive en un pueblito al lado de San Antonio de Areco.

Esas experiencias son las que más disfrutan cuenta Sonia y que creen que son los grandes momentos de aprendizaje para sus hijos. Como los encuentros que hacen a través de la plataforma de voluntariado Workaway, en las que las familias hacen unas horas de trabajo a cambio de comida. Hace unas semanas estuvieron por Colonia Valdense con una familia con hijos de las mismas edades; se hicieron amigos y siguen en contacto.

El logo que se hicieron para el blog

En el camino surgió el blog Mateypamboli en donde documentan un poco su viaje y su vida en carretera. El nombre yuxtapone el mate uruguayo por Gonzalo y el pamboli mallorquino (que significa pan con aceite) uno de los platos tradicionales y populares de la isla de Mallorca, de donde es oriunda Sonia. Querían que su nombre de viajeros hiciera alusión a quiénes son, a sus culturas.

La vida en ruedas 

“Lo que intentamos transmitirles también con este viaje es que ellos puedan verdaderamente crear su propia personalidad, conocerse a sí mismos, saber quiénes son, saber qué es lo que les gusta, que es lo que no y que ellos mismos después puedan elegir su camino de forma libre”, afirma Sonia.

Para ellos lo importante en la vida es tener creatividad, para poder salir adelante y sobre todo conocerse a sí mismos, para poder ser felices con el camino que cada uno elija. “Queremos que se sientan equilibrados en su forma de ser, en lo que tengan ganas de hacer en la vida y sobre todo que tengan conciencia y consideración por el mundo en el que viven”, señala.

El homeschooling y viajar por el mundo son el camino para perseguir ese ideal que buscan. Pueden compartir mucho más tiempo con sus hijos: “Un lujo que hoy en día pocos niños tienen". 

En un desierto en Marruecos

Y si les cuestionan si no se aburren de estar siempre con ellos, Sonia y Gonzalo afirman lo contrario. En el viaje se cruzan con muchas familias que viajan como ellos o van a un parque, una playa y conocen a otros niños.

Este estilo de vida ofrece experiencias únicas. Conocer con sus ojos el medio en el que viven. En este viaje aprenden constantemente, desde que se levantan hasta que se acuestan, opina Gonzalo. Si bien cada día es distinto, tienen una mínima rutina: desayunar y luego un poco de estudio, lectura, escritura, matemáticas y ciencias. Pero además, al mismo tiempo que leen La vuelta al mundo en ochenta días, van conociendo algunos de los lugares ellos mismos.

Estar en contacto con diferentes culturas les aporta una gran capacidad de adaptación, señala Gonzalo. Adaptarse a un nuevo país, a un nuevo idioma, a un nuevo entorno es gracias a la vida nómade. “No tienen vergüenza, no se sienten intimidados por adultos y les encanta jugar con los niños", señala el uruguayo como algunas de las actitudes que adquirieron sus hijos.

Haciendo kayak en Chile

Y la pregunta que e puede hacer es cómo se mantienen económicamente. La venta de sus bienes (casa, los muebles, la ropa, juguetes) les generó una importante cantidad de dinero para empezar el proyecto. Además, hacen artesanías que les implican otro ingreso fundamental. Pero por sobre todo intentan vivir con pocas cosas y utilizan el sistema de voluntariado de Workaway, con el cual por un tiempo no ganan dinero, pero tampoco lo gastan.

Las artesanías que hacen y venden para generar ingresos

Educar en familia

Los hijos de Sonia y Gonzalo nunca fueron a una escuela. Desde que nacieron decidieron adoptar el homeschooling, un método de enseñanza en el ámbito familiar. En Francia, como en varios países, es legal y los padres tienen opción de enviarlos a la escuela o educarlos en casa.

Pueden educar en línea, a distancia, siguiendo el plan escolar, pero no fue la opción que ellos eligieron. “Si no los ponemos en la escuela, no es para hacer lo mismo que la institución en casa”, aclara Sonia. “Pensamos que hay otra forma de educar y otra forma de adquirir conocimientos de forma más dirigida hacia los intereses del niño”, agrega.

En el workaway que hicieron en la casa de una familia uruguaya en Colonia Valdense

Educar en casa puede resultar muy extraño para los países latinos, pero en los ciudades anglosajonas es algo muy común, comenta. No se necesita una preparación técnica particular.

“Es la misma que cuando te conviertes en padre, no tienes ninguna preparación para ser padre y lo haces. Tus hijos aprenden a caminar, aprender a hablar porque tu no tienes ninguna duda de que como padre estas capacitado en acompañarlo para los primeros aprendizajes de la vida”, explica.

Se trata de involucrarse plenamente. Recursos hay muchos, sobre todo con la tecnología. “Lo indispensable son las ganas de hacerlo, la motivación”, concluye.

Elegir educar en familia despierta la curiosidad de mucha gente, pero también abre paso a las críticas. Que los niños no van a poder ir a la universidad, que no tienen contacto con otros niños, que no pueden socializar, que no se preocupan por sus hijos.

Para Sonia y Gonzalo, como para todos los que ejercen homeschooling, la socialización no consiste en tener a los niños encerrados en una clase con los mismos 20, 25 compañeros. “La socialización es el saber adaptarse a diferente ámbitos de la vida en los que estás con personas de diferentes edades, de diferentes medios. y eso te lo obliga la vida diaria”, explica. Acompañar a hacer una compra al supermercado, un trámite al banco, son momentos de socialización, agrega. En Francia tenían también un grupo de familias que educaban en casa y constantemente hacían encuentros, salidas educativas, picnics.

En Ushuaia

Aunque en la casa los padres siempre hablaron español, los niños hablan francés y español. "Hablan mejor francés", afirma Sonia, "y eso que no han ido a la escuela, ahí tienes: la socialización", agrega. Los tres pequeños nacieron en Francia y el francés es el primer idioma con el que socializaron con otros niños.

Que extrañan a sus amigos y familiares es cierto. Y para esos momentos hacen videollamadas, se mandan videos y tratan de no perder el contacto.

Sonia y Gonzalo están muy tranquilos con su decisión, lo que no significa que no estén preocupados y están abiertos a ajustarse a los cambios que puedan surgir. Han leído, mirado documentales y entrevistas para asesorarse y tomar referencia. Y descubrieron que en el mundo hay muchas familias que comparten su visión. Nadie afirma que en dos años no manden a sus hijos a la escuela. Por ahora este ese el estilo de vida que eligieron y es su visión. No se creen ejemplo de nadie ni tampoco critican las otras maneras de educar o vivir.

La familia hizo una cabalgata en Colonia, fue un regalo de cumpleaños para Amaia

Aún no saben si en algún momento se establecerán en un lugar permanente, ni dónde podría ser. Ninguno de los lugares que conocieron venció a la libertad de lo desconocido.

El camino de los MateYPamboli tiene un futuro incierto, pero no lo sienten como algo negativo. Decidieron vivir el presente y hacer camino al viajar.

Guía para familias viajerasHay varias aplicaciones que pueden ser útiles y de gran ayudar para los viajeros y familias nómades.
  • Workaway: es una plataforma en la que familias pueden organizar intercambios culturales en sus casas. Los voluntarios, los "workawayers", realizan tareas y trabajos a cambio de alojamiento y comida que les proporciona el anfitrión.
  • iOverlander: ofrece un mapa de lugares donde se puede estacionar el motorhome para pasar la noche. Las publicaciones ofrecen las coordenadas y fotos del lugar y qué servicios se encuentran cerca. Otras aplicaciones similares son: Park4night y Camperstop.
  • Wifi Map: una guía de WiFis gratuitos y accesibles en todo el mundo para conectarse a internet.
  • Maps.me: ofrece mapas detallados sin conexión a internet. OsmAnd también es ideal para viajeros.

 

Documentales sobre educaciónLa decisión de Sonia y Gonzalo no fue ni espontánea ni ligera. Empezaron a imaginar su ideal estilo de vida y en ese camino de reflexión descubrieron que no eran los únicos “locos”. Varios documentales, entrevistas y películas los inspiraron y acompañaron en ese proceso.
  • La educación prohibida (2012): un documental argentino que muestra las diferentes experiencias educativas no convencionales de Iberoamérica y España.
  • Enséñame pero bonito: otro documental que presenta alternativas educativas eficaces para la formación integral de los niño y reflexiona y cuestiona el concepto de escuela. Es nuestra aportación para trabajar por una renovación pedagógica, que parte de pensamientos críticos, experiencias reales y que se desarrolla en y para la libertad.
  • Being and becoming: la actriz y directora de cine francesa Clara Bellar explora el tema de la confianza en los niños y su desarrollo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...