Cargando...
Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

Fútbol > HISTORIAS

Coco Rodríguez: le tiraron bananas cuando atajaba, ganó US$ 30.000 en un partido en Arabia y hoy entrena en Indonesia

Jorge “Coco” Rodríguez sigue sumando destinos exóticos como entrenador de arqueros y llegó a Indonesia, donde quedó sorprendido por la liga local, las religiones y los paisajes paradisíacos

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2021 a las 05:00

El teléfono de Jorge “Coco” Rodríguez volvió a sonar a principios de año con una nueva oportunidad para ir a trabajar al exterior. Luego de su experiencia en el fútbol de Arabia Saudita junto a Leo Ramos, en 2018, al entrenador de arqueros le llegó una propuesta un tanto más lejana: ir a preparar goleros a un equipo de Indonesia, el país compuesto por miles de islas que se encuentran entre el bloque continental asiático y Australia.

El exguardameta de 45 años no lo dudó. Armó las valijas, se despidió por un tiempo de su familia y allá se fue, ante esta nueva salida laboral que lo llevó a un nuevo destino que no para de sorprenderlo gratamente.

“Viajé en febrero a Indonesia, a la ciudad de Samarinda, a Borneo FC”, dijo a Referí desde la otra parte del globo, con una diferencia de 11 horas más que Uruguay.

Tras la llegada a su nuevo desafío, comenzó a tomar contacto con su nuevo equipo, con el comienzo de la pretemporada y los primeros partidos, y padeció los coletazos de la pandemia de covid-19.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

“Jugamos un torneo preparación y después se paró por el tema del coronavirus, porque este país estaba medio complicado”, contó. “Cuando vienen los focos de contagios, cae mucha gente y es una locura. Hay ciudades a las que no se puede entrar. Y aparte son islas, hay que viajar, y por protocolo cierran las fronteras de cada ciudad para no propagar más el virus”, dijo sobre el tema que desde marzo de 2020 suele abrir cada conversación.

En Samarinda hubo pocos casos y pudieron entrenar todo el tiempo, aunque no consiguieron ir a otras ciudades para comenzar el torneo.

Su llegada a Indonesia se dio por intermedio de un empresario argentino que lo conoció en Arabia Saudita, cuando formó parte del cuerpo técnico de Leo Ramos, en Al-Ettifaq en 2018.

“En ese momento, me dijo: ‘Coco, trabajás bien, si sale algo más adelante me gustaría tenerte en cuenta’. Pasaron dos o tres años, me ubicaron y me trajeron acá”, contó. “El técnico del equipo es (el argentino) Mario Gómez, quien era dupla con Hector Cúper en Lanús, Valencia e Inter de Milán. Goméz hace tiempo que está acá, se maneja por estos países, por China, Tailandia, Indonesia, y estoy muy contento de poder estar con él”.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

El entrenador dijo que no se imaginaba trabajar en Indonesia. “En Arabia estás seis horas más adelante de Uruguay, pero no como acá, que estás 11 horas arriba y es una locura. Estoy a trasmano de todo el mundo, pero es una linda experiencia abrir este mercado”.

En el fútbol indonesio conoció a un uruguayo que es una estrella. “Me encontré con Cristian “el Loco” González, un uruguayo nacionalizado indonesio, que ha jugado en la selección. En Uruguay jugó en Sud América y en una selección sub 23. Acá es figura, como Enzo Francescoli o Forlán, muy querido, tiene familia constituida y se quedó a vivir acá”.

Su trabajo en Borneo consiste en preparar a los cuatro arqueros del primer equipo y supervisar a los goleros de juveniles.

Consultado acerca de qué le puede enseñar un entrenador uruguayo a guardametas asiáticos, señaló: “Te buscan por las mañas y por el carácter”.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

Además de eso, Rodríguez destacó que le pone mucho énfasis a la técnica de caída, para ir abajo, y también a la técnica de salida. “Me gusta que mis arqueros salgan mucho en los centros, me identificó con los arqueros que salen en largo a cortar centros y a meter contragolpes con la mano o con el pie, que seamos una opción para una salida rápida de gol”.

Agregó que los arqueros que entrena son muy rápidos y ágiles, con buena altura y con biotipos magros.

Para darle las indicaciones, se las ingenia. “Habló un poco de inglés y le meto un poco de bahasa, que es el idioma de acá, y a veces un poco de uruguayo. Me hago entender. Las palabras básicas las tengo y me hago entender bien”, comentó. “Aparte, les filmo los trabajos y se los muestro con los errores y las virtudes que tienen, esa es otra forma de explicar y de aprender con los ojos”.

En su club lo llaman Coco o Coach. “Hay respeto y también confianza”, dijo sobre la relación con los futbolistas. “Si vos caés bien, siendo buena persona y humilde, ese es el idioma universal con el que le podés llegar al jugador. Aparte de ser profesional, si vos tenés humildad y buen feeling, eso te ayuda, o te podés reir o te hacen bromas, o te vinculás rápido con ellos”.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

“Cuando les digo que soy de Uruguay me dicen Suárez, Cavani, Forlán o Muslera. Conocen a la selección e incluso han visto partidos de la Copa América o de Eliminatorias”, comentó.

El entrenador uruguayo se lleva bien con todos, locales y extranjeros, entre los que hay jugadores afganos, brasileños, argentinos, noruegos y un camerunés nacionalizado.

“Este fútbol me sorprendió que sea profesional y que vengan jugadores de Italia, de donde llegan futbolistas grandes en edad pero que pueden jugar un tiempo más, como cuando Forlán fue a la India”, señaló. “Vienen jugadores de renombre a jugar por seis meses o un año”.

También destacó los paisajes naturales del país como atractivo para la llegada de futbolistas y extranjeros. “Hay muy buenas playas, como Bali, y otras islas que son paradisíacas, en las que hacen películas. Entonces, vienen todos los surfistas del mundo. El tema de los paisajes es una locura”.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

Por ahora, no ha podido visitar las playas porque está comprometido con su trabajo y no quiere correr riesgos de quedar varado en caso de que haya un cierre por la pandemia. “Quiero ir a Bali, donde hay muchos extranjeros, con muchos australianos o europeos que se han venido a vivir y no se van más porque es una belleza. Incluso el profe nuestro se fue a vivir ahí y me dijo: ‘Cuando conozcas te vas a querer ir a vivir ahí”.

A Coco también lo sorprendió la variedad de religiones que conviven en el país. “Hay budistas, musulmanes, cristianos y otras religiones locales. Y se respetan todos. Hay una mixtura, templos budistas, mezquitas, musulmanes más o menos ortodoxos. Hay como una mística y si te gusta investigar el tema es algo buenísimo”.

Con la comida no tiene inconveniente y como cada vez que le tocó salir del país, se anima a probar los platos tradicionales.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

“A mí me gustan las comidas típicas de los países, experimentar o probar. Acá hay buenas comidas, comen mucho con picante y me gusta. Pero si no me cocino yo, me hago unos guisitos o unos fideos. Hay de todo acá para comprar".

Las bananas y los premios en Arabia

A la distancia y mientras esperaba para irse a entrenar, Coco recordó el episodio que le tocó vivir en 2012, cuando atajaba en Progreso visitaron a Central Español en el Palermo, y los hinchas locales le tiraron bananas en pleno partido, sumado a insultos y cánticos referidos a su color de piel.

El hecho generó repercusión porque fue catalogado como un acto racista. Lo consideró así en sus primeras declaraciones, pero con el paso del tiempo cambió de opinión. “Para mí fue algo del folclore, no lo tomé como un acto de racismo”, señaló desde Samarinda.

Recordó que tras el episodio lo contactaron de Mundo Afro y de organizaciones contra el racismo y de derechos humanos. “Me llamaban de otras partes del mundo para saber si había racismo en Uruguay, porque también había pasado lo de Luis Suárez”.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

En aquel partido, todo comenzó con un intercambio verbal. “Los hinchas me gritaban y yo les respondía, y los hacía calentar”, contó Coco, quien dijo que eso era habitual en todas las canchas y que a él le gustaba responderle a los hinchas.

Pero luego, la polémica. “¡Me tiraron como 20 bananas! Me gritaban gorila. Me comí una. Las junté y las tenía guardadas contra un palo para llevarlas al vestuario. Y llegó un rival, Ramón Valencio, las vio y la tiro para afuera. ¿Qué hacés? Le dije”.

Tras la repercusión, la historia continuo años después al cruzarse con uno de los hinchas de Central. “Una vez venía en un Buquebus y se sienta un tipo al lado mío. Me miraba y yo lo miré para ver qué le pasaba. Se acercó y me dijo. 'Le voy a decir algo, pero no me vaya a pegar. Yo fui uno de los que les tiró las bananas'. Me reí. Y me contó que la forma en que los había hecho calentar, en el entretiempo dijeron: ‘Algo tenemos que hacer, a este le vamos a tirar bananas’. Y en el entretiempo fueron a comprar a un almacén, pero estaban carísimas”, dijo, a las risas.

“Se quiso hacer un drama de la situación, pero yo me lo tomo como algo folclórico, cosas del fútbol”, agregó.

Tras colgar los guantes en 2014 luego de 20 años de carrera, comenzó su trayectoria como entrenador de arqueros y en 2018 tuvo su primera experiencia internacional al formar parte del cuerpo técnico de Leo Ramos en Al-Ettifaq.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

Comenzaron la pretemporada en Holanda y al llegar a Arabia Saudita conoció su nuevo país. “A los jugadores los veíamos vestidos como nosotros, pero cuando fuimos a Arabia estaban todos de turbante y tapados, y las mujeres todas de negro, y no entendías nada”. “Y entrenábamos de noche por el calor. Fue un cambio brusco, pero era todo conocimiento y un disfrute, porque fue espectacular”, dijo sobre esos cuatro meses en el equipo de Ramos.

En ese país se iba al golfo a pescar, algo no ha repetido en Indonesia. “Cocino, hago pescado y eso, pero no soy de pescar. En Arabia, Leo había comprado unas cañas y se aburrió, y yo las agarraba y me iba a pescar al golfo. Pero acá no me atrae mucho por ahora”.

En ese fútbol se cruzó con figuras mundiales y tiene en su memoria a Bafétimbi Gomis, quien jugaba en Al-Hilal. “Había un moreno, de trenzas, que jugaba en la selección y grandote, que festejaba los goles como una pantera. Se arrodillaba y caminaba como una pantera. Yo decía ‘está loco este moreno’. Y de él decían que ganaba 400.000 euros por mes”.

Coco también recordó la riqueza de ese fútbol. “Ganábamos premios de US$ 20.000 o US$ 30.000, una locura. Le ganamos a un equipo grande una vez y nos dieron US$ 30.000 de premio, una locura, ¡en un partido y a cada uno! Y de ahí para abajo, imagínate… Vivía con los premios de taquito”, dijo el entrenador de arqueros, ahora en Saraminda, Indonesia, antes de subirse al Hyundai automático que le dio su equipo para ir a entrenar.

Jorge "Coco" Rodríguez en Borneo, Samarinda, en Indonesia

Apuntes de Coco Rodríguez

El valor del título de entrenador de arqueros de Audef

“A los arqueros les filmo los ejercicios y luego los miramos y comentamos. La visualización es una parte muy grande de la enseñanza. De eso me enseñaron en el curso de entrenador de arquero que ahora hay en Uruguay. El entrenador de arquero uruguayo va a ser profesional porque va a entrar adentro de la cancha con un carné, lo que va a ser algo histórico para el fútbol uruguayo, que los entrenadores de arqueros estemos en el banco, como en Europa o acá como en Asia”, señaló. “Vengo estudiando hace tiempo. Terminé el liceo y después me recibí de técnico con licencia Pro y soy entrenador profesional con el título de entrenador de arquero de Conembol y FIFA. Por eso también puedo venir para estos lados, porque tengo todos esos títulos”, agregó. “Además, tengo la escuela de arqueros en Montevideo que sigue trabajando con mi socio Diego “el Ruso” Baldriz, hijo del arquero de Rentistas que atajó mucho en Ecuador.y hablamos on line, o les mando mensajes y videos con los trabajos”.

El equipo, el tráfico y el calor

“El equipo tiene a jugadores jóvenes y algunos más grandes de selección .El objetivo es pelear arriba, intentar el campeonato. Y ver si clasificamos a alguna copa asiática. Estoy en contacto con Fede Gallego que está en India y que en Uruguay es vecino mío, vivimos a media cuadra”, contó.

“Me dieron un auto, un Hyundai automático, y me manejo para ir a entrenar. El tráfico se complica porque hay muchas motos y a veces quedas encerrado. Estoy a media hora del entrenamiento. Trabajamos en un estadio municipal, es muy bueno. Tiene un drenaje espectacular y hay cuatro cancheros que están todo el tiempo trabajando”, agregó. Sobre el clima, agregó que es caluroso y con tormentas. “Llueve dos o tres ves por día. Entrenamos temprano y paramos cuando se complica por el sol”.

Los arqueros de antes y los de ahora

“Creo que antes era más difícil para los arqueros, porque no teníamos entrenador de arqueros. Ahora tienen entrenadores que le dicen cómo tirarse, qué deben mejorar… En Uruguay lo habitual era que hubiera arqueros corpulentos, grandes y fuertes, y hoy los goleros son más atléticos, más finos. A mí me tocó atajar cuando se dio el cambio para jugar con los pies y cómo había querido ser delantero me manejaba bien. Hoy el arquero debe saber atajar bajo los tres palos, jugar con los pies y si sabe salir ya es completo”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...