Nacional > REHABILITACIÓN

Crearán una "comunidad" en el Comcar para que los reclusos convivan antes de salir

La idea es replicar esta experiencia en otros centros penitenciarios; en una primera instancia será para 80 privados de libertad

Tiempo de lectura: -'

07 de septiembre de 2020 a las 05:00

Una casa que mantener, encargarse de la limpieza y de la comida, estudiar y trabajar al tiempo que se convive con otros. Eso podría ser lo normal para cualquier familia, pero para los privados de libertad la realidad es muy diferente.

A partir del próximo año funcionará en el exComcar un Centro de Pre Egreso, con un sistema distinto al celdario donde en primera instancia 80 reclusos vivirán en un espacio sin rejas, compartirán dormitorios, espacios comunes, tendrán televisión y deberán limpiar, cocinar, sentarse a comer en la misma mesa, estudiar y trabajar.

En palabras del director de Convivencia del Ministerio del Interior, Santiago González, es "una comunidad donde se intentará agregar la mayor cantidad de contenidos posibles, educativos, de trabajo y valores".

La idea del espacio es que sea "lo más parecido al afuera". González adelantó que se va a construir un segundo centro, también en el Comcar, para 150 privados de libertad y el plan es incorporar este tipo de espacios en la mayor cantidad de unidades penitenciarias. 

Para la implementación de este proyecto el Instituto Nacional de Rehabilitación coordinará con varios organismos del Estado, como el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) -que instalará una oficina en los próximos días- y la Dirección Nacional del Liberado, que tiene como objetivo “reinsertar” en la sociedad a los adultos que egresan del sistema penitenciario. 

"El objetivo es lograr empezar a bajar la tasa de reincidencia, frenar esa puerta giratoria y tener mayor coordinación para que menos gente vaya a situación de calle. Por eso el Mides va a instalar una oficina en el Comcar y tendrá presencia en otras unidades", explicó.

No hay un plazo exacto anterior a la libertad para trasladarse desde el celdario hasta el centro, ya que depende de la situación de cada preso. "Puede ser un año antes o tres meses, la idea es buscar a líderes positivos, personas que se quieren rehabilitar", puntualizó González. 

La importancia de este espacio está en que los privados de libertad reincorporarán una rutina a la que no estaban acostumbrados o que perdieron estando en la cárcel. "Es como una comunidad, tienen que compartir", señaló.

En Maldonado funciona un centro de similares característica aunque no sigue la lógica de trasladarse determinado tiempo antes de salir de la cárcel, ya que hay personas que pasan mucho tiempo ahí antes del egreso.

Para la construcción del espacio en el Comcar, la empresa Montes del Plata donó un techo y los privados de libertad realizarán la construcción, incluidos los ladrillos, por lo que los recursos que se necesitan "son mínimos".

Hay 12.398 presos en Uruguay, el 83% penados

Plan de dignidad

Este proyecto forma parte del Plan de Dignidad Carcelaria que fue presentado a fines de junio, que incluye la construcción edilicia y la recuperación de la infraestructura, la posibilidad de trabajo de los presos, así como la inclusión de más planes de educación, sociales y la participación del Mides.

González explicó que algunas veces los presos no tienen familia que los espere al salir de la cárcel porque se alejan debido a los problemas de adicción que tienen. "Si logramos que alguien quiera dejar las adicciones, cambiamos la realidad. Para eso hicimos un convenio con la Universidad de la República y con Echo para comenzar a trabajar el mes que viene con problemas de adicciones". Lo mismo harán con la salud mental.

El director dijo que durante los operativos del Ministerio del Interior durante las olas de frío polar, se encontró con "centenas de privados de libertad, que habían salido hace poco tiempo". 

"Hay que hacer algo distinto a ver si logramos que un grupo mayor que el actual no logre reincidir", explicó. 

Según el último informe del Comisionado Parlamentario para las Cárceles, el 21% de los presos reinciden en los tres años siguientes a la salida de la cárcel.

De acuerdo a la evaluación realizada sobre el sistema penitenciario, las cárceles presentaban buenas posibilidades de integración social y rehabilitación para el 27% de sus internos, insuficientes posibilidades de integración social y rehabilitación para el 47% de los internos, y condiciones de trato cruel, inhumano o degradante para el 26%. Por esto, el 73% de la población penitenciaria está alojada "en lugares que no ofrecen las posibilidades de rehabilitación necesarias para facilitar su reinserción social".

Sin embargo, esto implica una mejora de las condiciones respecto al año anterior (26% con oportunidades de integración social, 39% con insuficientes oportunidades).

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...