Copa América > BRASIL

Dani Alves, el actor de cine que se peleó con Cavani y va por su título 43

El capitán brasileño es el futbolista más ganador del mundo y en esta Copa América puede aumentar aún más su cosecha

Tiempo de lectura: -'

06 de julio de 2019 a las 05:01

Es una leyenda viviente y hace una semana dijo que no seguirá en Paris-Saint Germain, es decir que está sin club. Dani Alves es el depredador de títulos y este domingo va por su número 43. Algunos dicen que tiene uno o dos menos, pero a esta altura, se puede decir que eso casi ni importa. Es el mortal con más torneos ganados en la historia y no ganó solo campeonatos nacionales.

Allá en su infancia cuando se levantaba a las 4 de la mañana para ayudar a su padre que era agricultor. El sol abrasaba con 40 grados casi todos los días en el norte del estado de Bahía. Tierra árida, muy seca, la misma que lo vio por primera vez jugar al fútbol descalzo con sus amigos tan pobres como él.

La lesión de Neymar hizo que ahora, a sus 36 años, fuera elegido por Tite como el capitán de la selección brasileña. Sus caras de alivio del martes en los tiros libres de Lionel Messi –de quien fue compañero y gran asistidor en Barcelona– cuando no terminaban en gol en el enfrentamiento ante Argentina, recorrieron el mundo.

Es el mismo Dani que en octubre del año pasado, cuando el uruguayo Luis Suárez lo superó como mejor asistidor a Messi, escribió en Twitter: “Nooooooo!!!” y emojis de sonrisas.

Su padre, en los tiempos libres –que eran pocos– se las ingenió para fundar un club de fútbol y allí se inició con poco más de 10 años. Comenzó como delantero, pero se dio cuenta que los goles no eran lo suyo. Jugó como lateral y se sintió mejor y quizás debido a ese pasado ofensivo es que sube tanto por su andarivel.

De allí su técnico consiguió trabajo en las inferiores del club Bahía y se lo llevó. Tenía 14 años. Y allí empezó todo.

El martes, cuando terminó el partido y tras clasificar a la final, fue a abrazar a su amigo Messi, quien quedó muy dolido por el resultado. Horas después, le escribiría una sentida carta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Futebol muitas vezes é sobre ganhar, muitas vezes sobre perder, porém, nunca deixará de existir o carinho, o respeito, a admiração e a conexão com aqueles que te ajudaram a colocar de comer na minha casa, na casa dos meus.... nunca deixará de existir a gratidão com aqueles que te ajudaram a colocar o teu nome na história do futebol. A grandeza das pessoas não são medidas apenas pelo que elas representam em seus países ou os sentimentos que elas despertam com a sua profissão. Muitas vezes, é sobre o que há atrás de tudo isso. Obrigado por formar parte da minha vida e és siempre un grande honor volver a tenerte cerca hermano, aún que esteamos separados por una camiseta, estamos conectados por nuestras esencias! #mirespecto✊🏽

Una publicación compartida de DanialvesD2 My Twitter (@danialves) el

El que merece un gran reconocimiento es quien lo llevó a Sevilla, club en el que comenzó su explosión. Porque Bahía no es un club grande, no tiene vidriera, sin embargo, de allí se lo llevaron a Andalucía.

Si no hubiera sido futbolista, le habría encantado ser piloto de Fórmula Uno, quizás llevado de la mano por lo que fue y lo que dio Ayrton Senna en esa categoría del automovilismo.

Este personaje, para ganarse unos mangos en su juventud, logró participar de una película brasileña que se llamó Guerra de Canudos. Hacía de extra vestido de soldado y enseguida lo mataban.

Uno de sus pocos goles con la selección brasileña se lo hizo de 40 metros a Sebastián Viera en aquel 4-0 de Brasil a Uruguay en el Centenario el 6 de junio de 2009 en las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010. Aquel gol le costó el puesto al arquero uruguayo.

Su magia lo llevó a Barcelona en el que fue idolatrado hasta el cansancio. Ganó 23 títulos. Sí, ¡23! Entre los más resonantes, tres Mundiales de Clubes y otras tantas Ligas de Campeones.

Una tarde ante Villarreal de visita, le tiraron una banana en símbolo de racismo. El hombre en cuestión trabajaba en las inferiores del submarino amarillo. El club lo identificó y lo echó. Sin embargo, días después fue el propio Dani Alves quien pidió que lo tomaran de nuevo, que se había equivocado, pero que era un trabajador más. Por esos días, el Kun Agüero, la brasileña Marta y Neymar subieron fotos en sus redes con una banana solidarizándose con su colega.

En su estancia en el Barça, lo invitaron al programa humorístico El Hormiguero y le consultaron por la mordida de Luis Suárez a Giorgio Chiellini: “Lucho es un fenómeno y es un placer tenerlo en Barcelona, es un pedazo de profesional y de jugador. A veces está con las pulsaciones demasiado altas y no controla muy bien algunas reacciones. Pero de esas cosas también se aprenden. Pienso que la sanción que tuvo siempre hace a uno más maduro y lo hace repensar algunas actitudes. Yo también he tenido algunos momentos”, dijo.

Su ídolo es Cafú, otro ganador empedernido, quien obtuvo dos Mundiales con Brasil, dos Copas América y una Copa Confederaciones. Como sustituto, el eterno paulista no pudo encontrar a uno mejor en su puesto.

En setiembre de 2017, ya defendiendo a Paris Saint-Germain, protagonizó un hecho extraño. Le cometieron un penal a Edinson Cavani y le quitó el balón para dárselo a Neymar. Al final lo pateó el uruguayo y lo erró. Se armó un lío bárbaro en los días subsiguientes.

“Si es un problema entre ellos, que es algo normal, no tiene sentido que se meta Dani Alves como si fuera un pollerudo, eso no va”, dijo pocas jornadas después su excompañero celeste, Diego Forlán.

“No sé qué partido vieron ustedes, pero, para vuestra información, no quité el balón a ningún compañero, al revés ¡a mí me lo quitaron!”, escribió el brasileño al retuitear un comentario de Forlán en la radio Copa de España.

Y allí sí mostró su molestia: “Cierren el orto y dejen de hacer polémica”, disparó.

Sufrió en carne propia el 7-1 ante Alemania en el Mundial de Brasil 2014. “La gente piensa que a ellos les dolía más que a nosotros el 7-1”, dijo en una entrevista. Y justó allí, en el mismo escenario, el pasado martes fue la figura en el triunfo contra Argentina.

Si le preguntan por Pep Guardiola, quien lo dirigió en Barcelona y con el que se aburrió de dar vueltas olímpicas, responde: “Si le das vuelta a una computadora, se lee Steve Jobs. Si le das vuelta a una pelota, se lee Pep Guardiola. Es un genio. Te decía exactamente lo que iba a suceder en un partido antes de que sucediese”.

 Es un hombre de una Gran sensibilidad social. Apoyó al Octubre Rosa (“Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama”), el síndrome de down y el autismo. Todas esas causas recibieron en su momento su apoyo.

Pocos días antes del Mundial de Rusia 2018, se lesionó y quedó afuera. Escribió una carta: “Cuando sentí el dolor en mi rodilla, mi alma salió de mi cuerpo. Desde el momento en que pisé el suelo, supe que no iba a estar en el avión a Rusia”, explicó. Y agregó: “Todos vinieron a celebrar la Copa de Francia, y nunca quiero mostrar ninguna emoción negativa en torno a mis compañeros, porque si conocés a Dani Alves, sabés que siempre soy un hijo de puta feliz. Así que sonreía e intentaba divertirme. Pero todos podían ver en mis ojos que algo andaba mal".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Obrigado!! #foreverGoodCrazy🎬 By @tptglobal @playerstribune

Una publicación compartida de DanialvesD2 My Twitter (@danialves) el

“Sólo lloré una vez, cuando estaba solo. Y déjame decirte algo: no quiero que nadie llore por mí. No quiero que nadie sienta pena por mí. He vivido mis sueños. Dani Alves no irá a la Copa del Mundo, pero sigue siendo un feliz hijo de puta”, finalizó.

 

 

SUS 42 TÍTULOS

Dany Alves con Bahía ganó un Campeonato Bahiano (2001) y 2 Copas do Nordeste (2001 y 2002). Ya en España, con Sevilla conquistó 1 Copa del Rey (2006-07), 1 Supercopa de España (2007), 2 Copas de la UEFA (2005-06 y 2006-07) y 1 Supercopa de Europa (2006).

Con Barcelona logró 23 títulos: 6 Ligas (2008-09, 2009-10, 2010-11, 2012-13, 2014-15 y 2015-16), 4 Copas del Rey (2008-09, 2011-12, 2014-15 y 2015-16), 4 Supercopas de España (2009, 2010, 2011 y 2013), 3 Champions League (2008-09, 2010-11 y 2014-15), 3 Supercopas de Europa (2009, 2011 y 2015) y 3 Mundiales de Clubes (2009, 2011 y 2015).

En tanto, con Juventus alcanzó 1 Serie A (2016-17) y 1 Coppa Italia (2016-17).

Por su parte, con Paris Saint-Germain, su último club al que dijo hace pocos días que no volverá, conquistó 2 Ligas (2017-18 y 2018-19), 1 Copa de Francia (2017-18), 1 Copa de la Liga (2017-18) y 2 Supercopas de Francia (2017 y 2018).

A su vez, con la selección brasileña logró 1 Copa América (2007) y 2 Copas Confederaciones (2009 y 2013).

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...