19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
30 de enero 2023 - 18:32hs

La sequía, particularmente intensa en la zona donde trabaja –en Las Brujas, Canelones–, le ha secado 10 de los 11 tajamares y dos de los tres pozos de agua, en un panorama que definió como "terrible".

En varios de esos espacios solo quedó barro y los animales, atraídos por pequeños restos de vegetación y algo de humedad, se aproximan y por su peso terminan atrapados en el barro. Es una trampa mortal.

Más noticias

“Cada día saco alguna oveja, también he tenido que cinchar de llamas y alpacas y de caballos… hasta ahora solo se me murió enterrada una yegua Árabe, que era la mejor que tenía y no pude salvarla”, contó a El Observador.

Fernando es un típico productor de escala familiar. Posee unas 180 hectáreas que con el paso de los años fue reuniendo con pequeñas inversiones, a veces adquiriendo terrenos de solo tres o cinco hectáreas.

Ovinos enterrados.

Durante muchos años se dedicó a criar caballos Árabes para pruebas de enduro, incluso su hijo se especializó en eso y trabajó en Emiratos Árabes Unidos. La pandemia de covid 19, como en otros rubros, complicó ese negocio y si bien en el predio existen aún unos 150 equinos, se siguió apostando a los ovinos (la majada tiene unos 200 ejemplares) y se sumó otro emprendimiento, con base en importaciones desde Argentina y compras locales: la cría de llamas y alpacas, utilizadas como animales de guardia y protección de las majadas o simplemente como animales de compañía en los establecimientos. Hay en el predio unas 100 llamas y alpacas.

Una de las llamas enterradas.

“La seca acá es tremenda, hace cuatro meses no llueve casi nada, en enero solo cayeron ocho mm un día y un milímetro otro día, que es nada. No hemos tenido suerte, a unos 16 kms de acá, en Las Piedras, llovió al menos en forma aceptable”, explicó.

Recursos de agua totalmente secos.

Contó que habló con uno de los dueños que le vendió un campo, que está en el exterior y no podía creer que se le haya secado un tajamar que hace muchos años construyó y tenía unos ocho metros de profundidad.

El único tajamar que no se ha secado es uno que hace un año la Intendencia de Canelones ayudó a construir, “con una maquina terrible de grande”. Pero apenas le alcanza, porque tiene ese recurso y solo un solo pozo para todo, incluso ya teme que al tener que dar de beber a los animales agua de OSE este mes le llegará una cuenta que superará los $ 20 mil.

Tajamares secos, una trampa mortal.

Fernando admitió que la lucha para evitar que los animales se entierren es constante y que cada experiencia es particular, con varias anécdotas.

Rescatar a una oveja es difícil, porque el animal no ayuda mucho, como que se entierra solo, pero las sacamos a mano y con su riesgo, una vez casi termino enterrado, tuve que tirar el lazo a un árbol para sacarme del barro yo mismo, como que el barro te va empujando para abajo”, relató.

A las llamas y alpacas, y sobre todo a los equinos, porque pesan mucho más, las rescata con la ayuda de un tractor para que cinche con la fuerza adecuada, pero con un problema: “A los caballos no queda otra que enlazarlos al cuello y la otra vez a una yegua negra, a medianoche, que apenas le veíamos la cabeza, casi la termino desnucando… por suerte la sacamos viva”.

Quienes también están en zona de riesgo, en el predio, son los 90 ponys y 30 burros que hay en el establecimiento.

 

 

Temas:

Sequía Déficit hídrico Las Brujas Canelones Alpacas Animales enterrados emergencia agropecuaria

Seguí leyendo

Te Puede Interesar