Fútbol > HISTORIAS

El día que Bielsa mandó un espía a Uruguay y lo detuvo la policía

El Loco mandó a un ojeador camuflado de periodista para ver la práctica y se armó tremendo revuelo

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2019 a las 11:43

El muchacho llegó como un periodista más. Intercambió palabras con los uruguayos que estaban en la misma. Intentando lo imposible. Vulnerar la seguridad de la selección uruguaya para saber el equipo con que jugará la celeste ante Argentina. La tarea era ardua. El hombre en cuestión entró en diálogo. Dijo que la situación no era nueva, que cuando Passarella había dirigido a Argentina cuidaba mucho que no se filtrara el equipo que ponía en cancha.

Los periodistas, incluido el argentino, caminaban por la calle en procura de un hueco entre las enormes lonas verdes que tapaban la cancha. Ahí adentro, en una cancha de la Posta del Lago, a escondidas, Uruguay preparaba el clásico. Hasta que llegó la Policía…

Por estas horas en la que Marcelo Bielsa es cuestionado en Inglaterra por espiar a los rivales, pocos conocen que el entrenador argentino tiene una curiosa historia que se registró en Uruguay. La del espía camuflado de periodista que envió el Loco, y que fue sacado por la policía de un entrenamiento de Uruguay.

Tremendo revuelo se armó en la previa del clásico Uruguay-Argentina de las Eliminatorias 2002 cuando el cuerpo técnico de la selección uruguaya descubrió y echó al hombre que observaba el entrenamiento de los celestes.

Cuando el espía fue detectado, caminando por las calles aledañas a la cancha de la Posta del Lago (donde entrenaba el equipo que conducía en aquel entonces Passarella) fue detenido por la Policía y retirado del lugar.

"Es verdad que una persona que trabaja para nosotros fue a observar el rival, pero eso no significa que sea un espía. Gabriel Guanier es un periodista, entrenador titulado, que colaboró y colabora actualmente conmigo, pero él consigue la mayor cantidad de información que leal y legalmente puede obtener. Ir a ver lo que hace el rival no es espiar. Esta palabra significa un ocultamiento que en ningún caso hemos contemplado. Lo que hice, como en todos los partidos que jugamos, lo seguiré haciendo. Él pasó por el entrenamiento de la selección uruguaya, preguntó si desde el único lugar que había para ver lo podía hacer, le dijeron que no y se fue", expresó Bielsa en ese momento.

El técnico argentino agregó: "Quiero dejar en claro que el hecho de que alguien ingrese a un lugar donde está prohibido, obviando normas, es malo, pero ver legalmente me parece que es propio de la actividad profesional. Para mí tiene poquísimo valor respecto del resultado final la información que pueda revisar del rival, pero entre no tenerla y tenerla, prefiero contar con ella".

El técnico de Uruguay, el argentino Passarella, señaló en aquel entonces que no estaba molesto por el espía que envió Bielsa. Por el contrario, reveló que la situación lo llenaba de orgullo. "Quiere decir que estamos haciendo las cosas bien", dijo.

Por estas horas Bielsa es cuestionado en Inglaterra por el mismo tema. Esta historia es tan vieja como el fútbol.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...