Cargando...
Santiago Oliver en el escenario

Polideportivo > INFORME

El embudo del deporte amateur: ¿qué fue de los medallistas juveniles en los Odesur 2013?

Más de una decena de uruguayos se destacó con medallas en los Juegos Suramericanos de la Juventud de Lima 2013, pero no todos siguieron en el deporte

Tiempo de lectura: -'

22 de mayo de 2022 a las 05:04

Los recientes Juegos Suramericanos de la Juventud de Rosario, Argentina, permitieron ver en acción a las promesas del deporte uruguayo. En esta competencia para jóvenes de 14 a 17 años, categorías en las que Uruguay obtiene más medallas, se puede ver a los deportistas del futuro, aunque, según antecedentes, el camino a le elite no es nada sencillo y en el recorrido muchos suelen dar un paso al costado.

Por distintos motivos, falta de apoyo, desmotivación, desinterés, los juveniles dejan el deporte.

Así ocurrió con varios medallistas celestes de Lima 2013, los primeros juegos juveniles, de los que solo una llegó a la elite, algunos siguen compitiendo y la mayoría dejó.

En aquella ocasión, la delegación uruguaya contó con 41 deportistas y obtuvo 14 medallas, con tres de oro, cinco de plata y seis de bronce. ¿Qué ha sido de aquellos deportistas celestes que subieron al podio?

Los medallistas uruguayos en los Odesur Juveniles de Lima 2013

DeportistaDisciplinaMedalla
Martín Castañares Atletismo Oro
Micaela GarbarinoAtletismoPlata
Amilcar Vidal BoxeoBronce
Michael La PazCanotajeBronce
Noelia MatiaudeCanotajeBronce
Michael PerdomoCanotajeBronce
Santiago Cuelho y Lucas FernándezRemoPlata
Ezequiel FasiniRemoPlata
Santiago OliverTaekwondoOro
Josefina ArzuagaTaekwondoPlata
Federico VarelaTaekwodoPlata
Pía LorenzottiTenis de mesaBronce
Alfonsina RivedieuTriatlónBronce
Dolores MoreiraVelaOro

El nombre que más ha trascendido de aquella generación es el de Lola Moreira, quien en Lima 2013 ganó el oro en Laser 4,7, su primer gran título internacional.

Lola Moreira en los juegos de Tokyo 202

Luego, en 2015 y con sus 16, fue segunda en Laser Radial en los Panamericanos de Toronto, se convirtió en la medallista uruguaya más joven en ese torneo, y logró la clasificación para Río 2016, sus primeros Olímpicos, en los que compitió con 17 años. Desde ese entonces se convirtió en una de las deportistas más reconocidas del país, logrando luego la clasificación a los Juegos de Tokyo 2020.

Otro de los medallistas de oro fue Martín Castañares, atleta que ganó en salto con garrocha con un intento de 4.20 metros. El atleta siguió en actividad hasta 2020, durante un tiempo contó con una beca militar, y hoy, con 24 años, está en Artigas, donde ha formado familia y evalúa volver a la competencia, según supo Referí.

Mantiene en su haber dos récords juveniles: en sub 18, de 2014, con 4.60, y en sub 20, en 2017, con 4.70, igualando la marca de Fernando Roucco de 1970, quien tiene el récord nacional de 5.00 logrado en 1980. Castañares llegó a saltar 4.80, su mejor registro, en 2018.

La foto y nunca más

La tercera medalla de oro la ganó Santiago Oliver en taekwondo, quien dejó la actividad deportiva poco tiempo después. “Luego de esa medalla, habré entrenado un año y medio más y dejé. Me encantaba pelear, pero en la parte física era muy difícil”, contó a Referí. “Y después, tampoco hubo apoyo de ninguna asociación, ni del gobierno ni del propio Comité Olímpico, que, siendo cruel y crudo, estuvo para la foto pero después no apareció más”, agregó.

Santiago Oliver, su medalla de oro y el equipo uruguayo en Lima 2013

Oliver señaló que no hizo la transición para pasar a categorías de adultos. “Seguí entrenando un tiempo, pero no estaba motivado. Pasé por lesiones grandes de la mano, entrenando”.

“La realidad es que no hay plata. No te digo como otros países, que hacer deporte es como un trabajo, sino que no hay para las cosas básicas, es todo a pulmón. Eso fue determinante. Y uno tiene que estudiar, trabajar, hacer otras cosas...”, comentó.

Santiago Oliver en su estudio

Tras dejar el deporte, cambió totalmente de actividad. “Terminé entrando en la música”, contó, sobre lo que estudia desde hace cinco años, además de trabajar en una empresa con el objetivo de ahorrar, armar un mini estudio, grabar y llegar a Estados Unidos.

“Como amigos, contactos y experiencias, el taekwondo me dejó un montón de cosas buenísimas. También en el crecimiento personal del deporte, hoy lo llevo a todo, al laburo, la música… Pero una de las grandes causales  de que deje de entrenar fue eso: me mató que es un laburo full time, entrenas hasta los domingos a veces, y nadie pone nada en este país. Lamentablemente es así”, contó el hoy músico.

Santiago Oliver en el escenario

Vinculada al deporte

Otra representante del taekwondo que obtuvo medalla de plata en Lima 2013 fue Josefina Arzuaga, quien extendió su carrera varios años más hasta despedirse de los combates en 2020.

“No fue una decisión fácil”, contó a Referí. “Pero coincidió con la finalización de mi carrera universitaria, me recibí a fines de 2019 de licenciada en Educación Física y quería continuar con otras metas profesionales”.

Destacó que al deporte siempre lo tomó “con mucha responsabilidad y dedicación”, pero era “consciente” de que para mejorar y obtener más triunfos necesitaba más tiempo, más viajes, y más competencias, “como cualquier deportista”.  “Ese tiempo no iba de la mano con querer cumplir con mis metas profesionales y tuve que decidir”, agregó.

Josefina Arzuaga junto a Federico Gonzpalez en una competencia de 2017

Arzuaga resaltó que su actividad le permite estar cerca del deporte, vinculada a la actividad física y la salud. “Espero en algún momento aportar desde mi lugar especialmente al taekwondo”.

También valoró las experiencias como deportista. “De alguna manera influyeron en mi forma ser hoy en día”.

Seguir o no seguir

La otra medalla del atletismo, Micaela Garbarino, en lanzamiento de disco, fue al mundial sub 18 de 2013 y batió récords nacionales sub 18 y sub 20, con 43,77 metros, que luego fueron superados. Años después, la fraybentina dejó la actividad.

Los medallistas de canotaje, Michael La Paz, Noelia Matiaude y Michael Perdomo, dejaron el deporte competitivo.

En remo, Santiago Cuelho y Lucas Fernández, y Ezequiel Fasini, también abandonaron la alta competencia.

Federico Varela, el otro medallista de taekwondo en Lima, también se retiró.

Amilcar Vidal con la celeste

De los que siguen en actividad, en boxeo, Amílcar Vidal es profesional y es campeón sudamericano WBC y latino CMB.

En tenis de mesa, Pía Lorenzotti, sigue compitiendo con títulos nacionales e internacionales. Tuvo una pausa al recibir una sanción, pero luego retomó.

Otra deportista que sigue en actividad es Alfonsina Rivediu, quien en Lima 2013 logró su medalla en triatlón, con 14 años y un año de práctica en ese deporte.

Alfonsina Rivediu en el Giro Femenino

“Fue el puntapié para afianzarme con el triatlón”, dijo a Referí. Luego, ganó varios títulos. “Fui campeona nacional por varios años consecutivos, así como también, campeona entrerriana en Argentina. El mayor logro fue clasificar al mundial junior de triatlón que se disputó en Rotterdam en el 2017, el cual fue mi último año como atleta junior”.

Después, dejó de competir como federada. “Tras años de esfuerzo y desgaste, con muchos obstáculos en el camino pero con mi familia y mi entrenador tapando baches, que en verdad le corresponden a las instituciones competentes, decidí desvincularme de la Federación Uruguaya de Triatlón”.

Siguió en el tria, pero compitiendo en Ironman. “No necesito que la federación me represente”, dijo. “Así que en 2019 empecé a correr triatlones de media distancia, ganando la general en el Half de Santiago del Estero y obteniendo el segundo puesto de la general en el Ironman 70.3 de Nordelta”. 

Con la pandemia, siguió entrenando pero no volvió a competir en tria. Hasta que en 2021 probó en el ciclismo. “En 2021 me federé como ciclista en la Federación de Río Negro y corrí el Giro Femenino en la ciudad de Minas con un equipo increíble. Subiendo al podio en la clasificación individual y por equipos, rodeada de ciclistas referentes de nuestro país y de Argentina”. 

“Entrenar sigue siendo un estilo de vida, y disfruto mucho de poder elegir qué, cómo y dónde competir”, agregó.

Las nuevas promesas celestes de los Juegos de Rosario deberán esforzarse y tener un buen acompañamiento, para intentar ser figuras, algo que muy pocos alcanzan.

 

Oliver y ponerse la celeste
“Representar a Uruguay en Odesur fue increíble. Es una escala más chica que un sudamericano de adultos, un internacional o mundial, pero igual fue tremenda experiencia. Está increíble. Estaría buenísimo que a futuro, si hay deportistas que cumplen y le pueden meter, y que es eso lo que quieren hacer, que haya otro tipo de soporte de parte del gobierno o la asociación que sea. Plata hay y hay que ponerla donde se debe”, dijo a Referí Santiago Oliver.
Los valores del deporte para Josefina Arzuaga
"En cuanto a las experiencias vividas tanto las buenas como las malas me dejaron muchos aprendizajes y de alguna manera influyeron en mi forma ser hoy en día. El deporte en sí, sea cual sea el nivel aporta a tu formación como persona, te educa en valores y te enseña un montón de cosas de la vida misma. Fue una experiencia muy linda, de mucho esfuerzo y dedicación pero muy linda".

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...