Nacional > 100 días

El Frente Amplio busca su tono opositor en medio de debates internos

La emergencia sanitaria matizó las críticas al gobierno, aunque los cuestionamientos se recrudecieron con el ingreso del proyecto de ley urgente al Parlamento

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2020 a las 05:03

Si nos toca ser oposición no vamos a estar con una piedra en cada mano”. El expresidente José Mujica definió en noviembre de 2019, días antes del balotaje, cómo vislumbraba el poscionamiento del Frente Amplio en caso de perder la elección. El líder del MPP marcó entonces el dilema por el que camina hoy la izquierda, que se debate entre ser una “oposición constructiva y responsable” –tal como lo han definido algunos de sus dirigentes–, o perfilar un tono mayormente crítico con el gobierno.

En los 100 días que se cumplen el lunes de relación entre el Frente Amplio como oposición y el gobierno ya en funciones, la figura de su presidente Javier Miranda ha sido cuestionada en la interna del partido y todavía discute cuál será su tono opositor, en medio de una emergencia sanitaria.

El debate se da además en medio de un recambio de los liderazgos internos, con la tríada José Mujica-Danilo Astori-Tabaré Vázquez en retirada, y una postergada autocrítica por la derrota en las elecciones nacionales.

Al debate político sobre el posicionamiento y los liderazgos se suma la complicada coyuntura financiera que atraviesa el partido y una nueva campaña electoral –con el despliegue que eso supone– para retener el gobierno de Montevideo y los demás departamentos.

Una de las primeras tareas que tuvo el Frente Amplio como oposición fue la negociación con el Poder Ejecutivo por los cargos en los diferentes organismos del Estado. La senadora y exvicepresidenta Lucía Topolansky calificó al gobierno de “desprolijo”. “Hubiera querido tiempos más prolijos, un intercambio de ida y vuelta, pero bueno, capaz que esa es la tónica que habrá que sobrellevar cinco años”, dijo entonces.

Cuando el Frente Amplio empezaba a ejercitar el músculo opositor después de 15 años y preparaba la pulseada por la Ley de Urgente Consideración, la pandemia por el coronavirus llegó al territorio uruguayo. En el inicio el llamado desde la oposición fue a la “unidad nacional”, pero pocos días después el Frente Amplio recrudeció el tono y pidió un “acuerdo nacional” para discutir la salida de la crisis. 

Además hubo dirigentes frenteamplistas que se plegaron a la convocatoria de un caceroleo contra el gobierno organizado el 22 de marzo.

A fin del primer mes de gobierno, Lacalle Pou recibió una delegación del Frente Amplio, que se retiró de la Torre Ejecutiva conforme con las respuestas, aunque con algunos “matices”. El principal pedido de la oposición –que sigue manteniendo hasta hoy– es la implementación de una renta básica universal para aquellos que quedaron más comprometidos durante la emergencia sanitaria.

Aunque el presidente los recibió y se comprometió a estudiar las medidas, no hizo lugar al reclamo del Frente Amplio.

Los primeros días de emergencia sanitaria estuvieron marcados por el reclamo de dirigentes de la oposición para que el gobierno aplicara una cuarentena general. Uno de los que la pidió fue Tabaré Vázquez, aunque luego matizó su posición. El 24 de marzo en una entrevista con M24 el expresidente dijo que era “inevitable” ir hacia una “cuarentena total”. Sin embargo, en mayo –durante una entrevista con VTV– dijo que lo que pretendía era una “cuarentena parcial”, ya que no era posible “cerrar la economía”. Vázquez agregó que los resultados obtenidos por el gobierno eran satisfactorios.

En línea generales la oposición había evitado las críticas a las disposiciones sanitarias del gobierno ante la propgación del coronavirus, pero la tendencia cambió una vez que el Poder Ejecutivo decidió enviar al Parlamento el proyecto de Ley de Urgente Consideración el 23 de abril.

La oposición señaló, entre otras críticas, que la resolución era un "disparate" y una "pésima decisión". Para el dirigente comunista, Juan Castillo, el diálogo que hasta entonces era normal con el gobierno se cerró. "No siento que el gobierno esté escuchándonos (...) No ha habido una forma de trabajar conjunta”, señaló a El Observador.

Cuando se anunció el ingreso del proyecto de Ley de Urgente Consideración al Parlamento, la primera reacción del Frente Amplio fue acercarse al PIT-CNT para establecer una estrategia con puntos en común.

Mientras el partido recrudeció el tono opositor, el expresidente Tabaré Vázquez recibió en su casa a Lacalle Pou para analizar el “Plan Estratégico Nacional” que redactó el oncólogo junto con otros médicos. Según dijo el presidente al retirarse del encuentro, la relación entre ambos fue de "menos a más" en los últimos meses y el Frente Amplio no tuvo otra opción que destacar la reunión entre dos líderes de distinto signo político.

Lacalle y PIT-CNT: diálogo con roces
La relación del PIT-CNT con la administración de Luis Lacalle Pou en los primeros meses de gobierno tuvo altibajos. El diálogo con la central sindical empezó a principios de enero, cuando el nacionalista los recibió por primera vez tras el triunfo electoral. El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira  mantiene un diálogo fluido con el jefe de Estado, incluso por teléfono y Whatsapp, pero el vínculo entre el gobierno y el movimiento sindical tuvo varios sobresaltos.

Pocos días después de que el presidente decretara la emergencia sanitaria el 13 de marzo, la central sindical convocó a un caceroleo y apagón masivo contra las medidas tomadas por el gobierno para mitigar el impacto económico de la pandemia. Para el movimiento sindical las respuestas del Ejecutivo son “insuficientes”.

El 15 de abril el gobierno le negó al PIT-CNT la cadena nacional por radio y televisión para transmitir un mensaje por el Día Internacional de los Trabajadores, algo que había ocurrido durante los gobiernos del Frente Amplio. En los últimos 15 años, todos los 1° de mayo hubo una cadena de la central sindical y otra del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

La decisión generó molestia en el PIT-CNT, que consideró que la resolución como “antidemocrática”. “Fue una moña de más y mala”, resumió Pereira en una entrevista con El Observador publicada el 1° de mayo.

Pese a los roces, Pereira siempre aclaró que el diálogo con el presidente no está cortado y que cada vez que lo llamó recibió una respuesta. Eso no quita que el movimiento sindical se haya parado firme frente al gobierno.

Al igual que en el Frente Amplio, las críticas sindicales al gobierno crecieron desde que se anunció el envío al Parlamento del proyecto de Ley de Urgente Consideración.

El PIT-CNT considera que ese proyecto es “regresivo” en términos democráticos y está en contra de la ley en todos sus términos. “Es un disparate haberla presentado, con falta de análisis de la realidad política actual. Estas cosas capaz que en el presente no se pagan, pero en perspectiva tienen costos”, señaló Pereira en las últimas semanas.

La central sindical convocó este jueves un paro parcial y se movilizó frente al Palacio Legislativo para manifestar su rechazo al proyecto de Ley de Urgente Consideración, mientras que los senadores debatían el articulado. “Señor presidente, lo urgente es la gente”, decían los carteles.

Una vez que la ley se apruebe en el Parlamento, el PIT-CNT evaluará –junto con la Intersocial y el Frente Amplio– la posibilidad de convocar a un referéndum para derogar una parte de la iniciativa.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...