Cargando...
La carne vacuna representó más de la quinta parte de las exportaciones uruguayas en 2021

Economía y Empresas > Precios récord

El nuevo boom para los commodities y la caída del dólar: cómo le pega a Uruguay

El precio de la carne vacuna está en su mayor nivel de los últimos 20 años y la soja bordea los US$ 600: buena noticia para los exportadores pero juega en contra para bajar la inflación 

Tiempo de lectura: -'

10 de febrero de 2022 a las 05:04

El Dow Jones Commodity Index –indicador dedicado al seguimiento de los precios de materias primas– subió 9,7% en lo que va del año y 16,2% desde que comenzó diciembre. El aumento del índice es prometedor para el rendimiento del sector agroexportador uruguayo, que ya cerró un 2021 a todo vapor.

Asimismo, en todo el año pasado, algunos de los precios de exportación más relevantes para Uruguay se aceleraron en beneficio de los productores locales. Bienes como la soja, carne y leche en polvo muestran valores en los mercados internacionales no vistos desde la bonanza de la década pasada o incluso antes. 

El fuerte empuje del mercado sobre esos productos se hizo tangible en el desempeño de la economía uruguaya durante el año pasado. Si bien el crecimiento del PIB de 2021 se conocerá a mediados del próximo mes, los analistas privados prevén que superará el 4%, bastante por encima de lo que se había estimado hace un año e incluso superior a la proyección del Ministerio de Economía (3,5%).

Días atrás, el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) publicó un informe en el que detalló que el 90% de los puestos de trabajo generados en 2021 fueron en el interior. El trabajo consideró que eso puede deberse a "el gran dinamismo que mostraron los sectores agroindustriales y su efecto derrame sobre la actividad y el empleo –típicamente más concentrado en el interior del país–".

El desempleo bajó de alrededor de 11% al comenzar el año anterior al 7% actual, la mejor cifra desde el fin de 2017. La tasa de actividad, por su parte, se ubicó en 62%, un nivel similar al de fines de 2019.

Las exportaciones uruguayas, de la mano de precios de exportación muy elevados, cerraron el 2021 con récord histórico: US$ 11.549 millones. Ese año se registró un crecimiento de 43% frente al dato de 2020 y de 26% respecto a 2019 (esto es, comparado con los niveles prepandemia), según Uruguay XXI.

La baja del dólar 

No todas son buenas noticias para la cadena exportadora. Como suele ocurrir con otros boom de precios de los commodities, el dólar muestra el comportamiento opuesto. La moneda estadounidense, que había cerrado el 2021 a $ 44,70, está actualmente $ 1,5 por debajo de esa referencia (bajó 3,3%).

En otros países agroexportadores como Australia o Nueva Zelanda el tipo de cambio subió (1% y 2,2% respectivamente). Aún así, en competidores regionales como Brasil bajó más (6,1%) que en Uruguay, lo que deja en mejor lugar a los productores locales a la hora de competir en los mercados internacionales. 

¿Qué tiene que ver el dólar con la "competitividad"?

Quienes comercian sus productos en el exterior cobran sus ventas en dólares, pero deben cambiarlos en el mercado local a pesos para pagar la mayoría de sus costos (como salarios o tarifas). Por lo tanto, quedan mejor parados frente a la competencia externa cuando el billete verde cotiza por lo alto. Eso implica costos más bajos en comparación a vendedores de otros países y permite obtener mejores márgenes con los mismos precios internacionales.

El lado negativo 

Aunque el escenario de precios de commodities es muy favorable para la recuperación económica tras la pandemia y la marcha de una economía agroexportadora en general, no es el óptimo para que el Banco Central (BCU) pueda hacer converger las expectativas con su objetivo de inflación. 

La inflación cerró el año pasado en 7,96%, por encima del rango meta actual (3% a 7%). El presidente del BCU, Diego Labat, mencionó el ascenso en valores internacionales de productos como el petróleo o la carne entre los factores que presionaron los precios al alza durante 2021.

Esa inflación importada conspira para que el ente cumpla con bajar la aceleración de los precios del 8,15% actual al 5,8% propuesto para este año, dentro del rango meta (más exigente) de entre 3% y 6% que regirá desde setiembre. Entretanto, los analistas privados esperan 6,9% para 2022 y los empresarios 8%.

En cuanto al movimiento a la baja del dólar, si bien perjudica la competitividad, ayuda al Banco Central a anclar los precios, y hasta ahora la institución ha decidido no interferir en el descenso de la cotización de la moneda extranjera. Un mes atrás Labat, consultado al respecto en radio Carve, recordó que el BCU no tiene objetivos de tipo de cambio y que se mantendría la política de flotación. 

Esta martes una delegación de la Unión de Exportadores se reunió con el Banco Central del Uruguay. Los empresarios le transmitieron su preocupación a la autoridad monetaria por la trayectoria actual del tipo de cambio y su temor de que la tendencia actual se consolide en las próximas semanas, producto de un cambio de portafolio de inversores que optan por deshacerse de sus posiciones en dólares para pasarse a pesos. 

La otra mala noticia del empuje de los commodities es la valorización del petróleo para las tarifas de los combustibles que comercializa Ancap. El crudo Brent –el importado por Uruguay– cotizaba este miércoles a US$ 92, un 18% más que el cierre del año pasado. Precisamente, este escenario llevó al gobierno a aumentar las tarifas de los combustibles al público en febrero, luego de congelarlas durante cuatro meses. 

Precios por las nubes

La soja aumentó 29% en los últimos nueve meses. Cuando comenzaron a cotizarse los precios a futuro de la zafra actual en mayo pasado, estos estaban en US$ 450 por tonelada puesta en Nueva Palmira, frente a los US$ 581 de este miércoles. Los valores de la oleaginosa están en su punto más alto desde 2013, alrededor de los mismos de la bonanza de hace una década. El pico máximo entonces fue de US$ 651 en 2012.

La carne bovina, por su parte, se apreció casi 28% en un año. En febrero pasado, el valor promedio de la tonelada de carne vacuna era de US$ 3.731: ahora está en US$ 4.771 por tonelada. Fue el principal producto de exportación uruguayo en el año pasado y significó más del 21% del valor total. 

En noviembre, la carne bovina uruguaya alcanzó su pico máximo de US$ 5.472 por tonelada, cuando China dejó a Brasil tres meses fuera del mercado por dos casos atípicos de la enfermedad de la vaca loca en el país norteño. De todos modos, ni el nivel de entonces ni el actual se han visto en los últimos 20 años, hasta donde llega el registro del Instituto Nacional de Carnes.

La celulosa, segunda exportación del país, también vio incrementarse sus precios en 40%, según datos de Uruguay XXI. A su vez, la leche en polvo –que constituye el 70% de la exportación de lácteos del país– aumentó de US$ 3.615 la tonelada a US$ 4.082 en el mercado internacional (13%) en los últimos 12 meses.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...