Cargando...
Diego e Ignacio Alonso en la presentación del 4 de enero

Selección > EN UNA MONTAÑA RUSA

El triunfo de los Alonso y los US$ 10.000.000 que se aseguró la AUF

De noviembre a marzo Ignacio y Diego Alonso sacudieron la estructura de la selección y firmaron la clasificación a Catar 2022

Tiempo de lectura: -'

26 de marzo de 2022 a las 05:03

El jueves terminó el viernes de madrugada. En el Complejo de la AUF con una celebración íntima de los futbolistas y el cuerpo técnico, y en el Centenario en otra entre un grupo de dirigentes de la Asociación. La clasificación de Uruguay a Catar 2022 y los US$ 10.000.000 mínimos como premio por traspasar la puerta del Mundial le pusieron a la montaña rusa en la que transitó la AUF de noviembre hasta este jueves el cierre perfecto.

La decisión de Ignacio Alonso, aquella noche del 17 de noviembre  –lo decidió ese día, lo comunicó dos después, el 19– en un hotel de Punta Carretas (en donde en una servilleta quedaron anotados los candidatos para sustituir a Tabárez), le había llevado a ingresar en un túnel que podía dejarlo lejos de donde quería terminar.

Cuando tras el 1-0 ante Perú salieron al exterior de ese túnel, descubrieron que, definitivamente, habían tomado el camino que habían proyectado. Quedará para siempre saber si Tabárez también lo hubiera logrado.

Con información que solo conocían los dirigentes (Alonso, Matías Pérez, el integrante del ejecutivo que está instalado en el Complejo de la AUF, y Jorge Casales) el presidente tomó la decisión de dar un golpe de timón, tras confirmar que Uruguay se había apagado.

Intentó cambiar el rumbo en octubre, pero no estaba convencido de hacerlo con Diego Aguirre, el nombre que más le susurraban al oído.
Finalmente se tomó un tiempo más, hasta noviembre, cuando se convenció  que había culminado el ciclo de Tabárez y que aún estaba a tiempo para cambiar el rumbo en cuatro partidos.

Inmediatamente soñó con Marcelo Gallardo, y cuando comprendió que el argentino estaba lejos de la celeste, se informó sobre la trayectoria de los candidatos (Diego Aguirre, Diego Alonso y Alexander Medina) y se decidió por el Tornado.

Escuchó a sus compañeros, y a otras figuras del fútbol, que seguían intentando convencerlo que tenía que ir por Aguirre. Eligió no apartarse de su convicción e intuición.

Había visto en Diego Alonso el revulsivo anímico que necesitaba la selección para la embestida final en las Eliminatorias.

En la primera charla por Zoom se convenció de que era el entrenador que necesitaba Uruguay. El resto de los encuentros a distancia, porque el DT estaba radicado en España, fueron nuevos descubrimientos para el presidente de la AUF que sabía cómo quería llegar al Mundial.

Sin embargo, ese enorme paso de la aspiración a la concreción se le planteaba un viaje en una montaña rusa, en donde sabía que al final de la vuelta le esperaba el impulso que genera el éxito deportivo o cargar con la mochila de la eliminación y todos sus costos políticos.

Diego Alonso finalmente hizo el resto. Le puso su impronta a la selección. Intervino el combinado. Metió mando a fondo en la integración del plantel y en la oncena. Cuidó a dos históricos, Godín y Suárez, pero no le tembló el pulso para quitar a Muslera y a Cavani. Sorprendió con nombres nuevos, que mostraron rendimientos superlativos y volvió a encender al equipo en el punto en el que mejor responde, el anímico. Así cimentó con tres triunfos la clasificación, que no estuvo exenta de sufrimiento.

Tras sellar el pasaporte para Catar, automáticamente el jueves el entrenador renovó su vínculo hasta el torneo de noviembre-diciembre.
Ahora, el presidente tendrá que empezar a negociar con el preparador físico Óscar Ortega su continuidad en el proyecto de la selección en un formato diferente al actual. Hasta ahora viajó 10 días a Uruguay en las dos ventanas de Eliminatorias y regresó a su trabajo estable junto a Diego Simeone en Atlético de Madrid. Es aspiración de la AUF tener a Ortega en Catar, y del presidente de la AUF, si en marzo de 2023 le dan los votos para la reelección, continuar con el proyecto de Alonso.

El martes, después del partido ante Chile en Santiago, los Alonso viajarán al sorteo del Mundial y seguirán celebrando su triunfo en silencio. Porque si hoy Uruguay no estaba entre los 32 de la elite, Diego estaba afuera y la continuidad de Ignacio en la AUF corría serio riesgo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...