Cargando...
El ataque de perros se dio en Semana Santa.

Agro > HISTORIA

La veterinaria que lucha contra los cazadores y los ataques de perros

En Semana Santa, cazadores volvieron a entrar en el campo de Silvia Spikelsen, donde, en un nuevo ataque de perros, murieron cinco ovejas, tres quedaron heridas y nueve desaparecieron

Tiempo de lectura: -'

20 de abril de 2022 a las 05:01

Silvia Spikelsen es veterinaria y productora de ovinos; es brasileña pero hace 30 años que vive y trabaja en Uruguay, en Aceguá, donde produce ovinos de la raza Corriedale.

La ganadería es una tradición que lleva en la sangre –su familia ha sido toda la vida “una familia de campo”, contó a El Observador–, es un trabajo que disfruta, pero que actualmente también sufre, por los ataques de perros y por los cazadores que en múltiples ocasiones han irrumpido en su campo de forma ilegal para cazar jabalíes, carpinchos y mulitas, dejando a su paso perros abandonados y daños en el predio.

La Semana Santa “fue un tiempo complicado” para Silvia y su majada, según contó.

Si bien ella no permite que cazadores entren en su campo, en esa semana ocurrió de nuevo y otra vez la majada fue víctima de un ataque de perros. En esta ocasión murieron cinco ovejas, tres quedaron heridas y nueve desaparecidas. Silvia aún no ha descubierto si las desaparecidas huyeron de los perros o si fueron robadas.

En sus mejores momentos, la majada llegó a ser de 2.000 animales, pero ahora es de solo 500 ejemplares. El rebaño ha bajado su tamaño por varias razones: Silvia no ha encontrado suficiente personal para trabajar con las ovejas, se han dado varios casos de abigeato en el predio y los perros atacan frecuentemente.

“Estoy muy triste por lo ocurrido, porque viene pasando con mucha frecuencia y con diferentes cantidades de animales. Los cazadores son un problema porque nunca se hacen responsables”, indicó.

¿Por qué desamparados?

Su abuela era uruguaya, y por herencia, Silvia y su padre –que también era veterinario– se instalaron a 10 kilómetros de Aceguá para trabajar con vacunos Hereford y ovinos Corriedale. Hoy en el campo no hay más vacunos, pero Silvia no ha abandonado los lanares ni las tareas de campo, porque es algo que disfruta.

Nunca abandoné los lanares, aún sufriendo robos y ataques de perros. Pero esto es una cosa que no termina más y que es cada vez peor”, resaltó y reflexionó: “¿Por qué los productores que queremos seguir estamos desamparados? No somos dueños de nuestra propiedad... no queremos cazadores ni perros de otros”.

Si bien no ha calculado cuánto perdió en dinero tras el último ataque, está segura de que con cada caso “se atrasan años de selección” y “se liquida todo el trabajo que hacemos”.

Los animales atacados por perros eran ovinos Corriedale.

Una filosofía de vida

Para Silvia, el bienestar animal es una filosofía de vida, con los animales de producción y los de compañía. Nunca ha matado a un perro, confesó, y no tiene pensado hacerlo. Las veces que ha sufrido un ataque, ha llamado a la Policía y se ha encargado de difundir entre sus vecinos la noticia. “Siempre llamo a la Policía para que se tomen las medidas que la ley determina, pero siempre he quedado desamparada”, comentó.

“No soy uruguaya, pero tengo aquí un sentido preservacionista. Mi familia no mata ni un pájaro y no quiero que en mi campo maten nada o corten árboles, pero los cazadores siguen entrando igual. A veces ocurren daños a lanares, y en ocasiones ha ocurrido daño y robo, todo junto. Este es un problema serio”, indicó.

En esta ocasión, cuando las autoridades llegaron al campo para relevar los daños, se encontró en el lugar un perro (ver en la foto). Silvia no sabe con certeza si fue o no uno de los atacantes, pero la policía se lo llevo del campo.

La Policía se llevó al perro que se encontró en el lugar del ataque.

Los ataques a los lanares no son algo nuevo, ni en Uruguay ni en Brasil. Cuando su padre vivía, fue llamado varias veces para operar como perito en Brasil en casos similares, recordó.

Invasión de propiedad privada

Muchas veces, cuando un perro entra en el predio, los ovinos huyen, y en varias ocasiones, ejemplares de la majada de Silvia han caído en pozos, en el agua y hasta en barrancos, por lo que es habitual que tras un ataque la productora deba recorrer el campo en busca de animales faltantes.

En muchos casos las ovejas caen en pozos al esconderse de los perros.

La entrada de intrusos en su predio se ha dado en varias ocasiones y ella demanda que la ley “haga algo al respecto por la invasión de propiedad privada”, por lo que cree que “debería haber una ley más severa y un trabajo más integrado para solucionar esto”.

Varias veces su majada no solo ha sido atacada, sino que sus porteras se han dejado abiertas, afectando así el ordenamiento de su ganado.

“Todo esto es una agresión para quien quiere producir”, aseguró la productora.

Las heridas terminan muriendo

Como veterinaria, sabe bien que en muy pocos casos los ovinos atacados por perros logran salvarse. La mayoría de los animales que son mordidos, pese a los tratamientos a los que se enfrentan, mueren a los pocos días, porque la mordida afecta al cuero, a la carne y al músculo.

Por eso, lo que más lamenta no es la pérdida económica, sino el sufrimiento de los animales.

“Uruguay es un país lindo, siempre me gustó el lugar y la actividad. De verdad deseo que consigan unirse y poder solucionar este problema, porque la actividad ovina tiene que continuar y esto es un problema importante que necesita ser solucionado”, concluyó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...