Espectáculos y Cultura > ENTREVISTA

Gustavo Santaolalla y las canciones de Bajofondo para el fin de una era

Bajofondo presenta su cuarto disco, Aura, en el Auditorio Adela Reta este jueves 17

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2019 a las 05:03

Es la banda sonora para el fin de una era. Gustavo Santaolalla, el productor y músico argentino de 68 años que expandió las fronteras del primer rock argentino, que en la década de 1990 se convirtió en el gran productor del rock latinoamericano, un compositor que ganó dos premios Oscar, y miembro fundador de Bajofondo, aprueba esa descripción del cuarto disco del grupo integrado por músicos de las dos orillas del Río de la Plata, Aura.

Un disco en el que la urgencia, la libertad, la ausencia de límites, lo psicodélico y lo apocalíptico se unen. Un álbum dominado por la improvisación, en el que la fusión de estilos y ritmos no deja en ningún momento de “sonar a Bajofondo”. Y un disco demorado, en cierta forma, porque pasaron seis años desde su antecesor, Presente.

Aunque claro, las agendas y los proyectos propios de cada integrante hace que los tiempos de Bajofondo sean distintos, y que las esperas entre discos sean algo más extensas. “Nos pasa que dos años después de hacer un disco nos viene eso de ‘tenemos que hacer otro’, y  desde que lo empezamos hasta que se termina pasaron otros dos años, ya sabemos que es así. Y eso fue lo que pasó”, explica Santaolalla, que se presenta este jueves 17 con Bajofondo en el Auditorio Adela Reta, luego de una primera función el martes 15, agotada.

La diferencia con los discos anteriores fue la de trabajar desde la improvisación, algo que según el argentino estaba pendiente desde hace mucho tiempo, y que se vincula con las ganas de hacer un proyecto marcado por la “inmediatez”. A diferencia de los discos anteriores, donde cada integrante traía sus ideas y luego él y Juan Campodónico eran los encargados de diseñar las canciones, en esta oportunidad el disco germinó de ideas muy básicas sobre las que se improvisó.

En el disco se cruzan ritmos andinos, con tango, candombe y pop. Pero en ningún momento se puede dudar que lo que suena es Bajofondo, porque ya hay un sonido y una identidad firme en su lugar. Así lo cree también Santaolalla. “Se pudo hacer porque hemos desarrollado un lenguaje, un idioma ‘bajofondero’ para tocar, es algo muy propio y nos sentimos muy orgullosos. Pensamos que es un gran logro poder tener eso. Ya tenemos los elementos y las herramientas estéticas como para poder hacerlo. Y de hecho, el concepto de Bajofondo desde el principio fue hacer música que representara a esta parte del mundo, y por supuesto tenía que estar presente el tango, el candombe, la murga, la milonga, porque son parte de nuestra genética musical, pero también son parte de nosotros los Beatles, los grupos de cumbia, todo eso forma parte, la música clásica, el soul, el jazz, y todo eso converge en la música de Bajofondo. Este disco solo lo podíamos hacer después de todo este tiempo que pasó, necesitábamos este tiempo para que en este álbum pudiéramos hacer esta música”, considera.

Bajofondo documental: el director uruguayo Federico Lemos está trabajando junto a la banda en un documental sobre su historia, que actualmente se está filmando

El músico señala que la banda fue consciente de haber alcanzado ese lenguaje sonoro propio con Presente, pero que todo es una evolución que viene desde su debut, Tango Club. También nota otros dos procesos: la exploración de cada vez más estilos, y la reducción del peso de los sonidos electrónicos. “Ahora es todo tracción a sangre”, afirma Santaolalla.

En ese sentido, Aura, que incluye en su primer tema a la cuerda de tambores de Cuareim 1080, marca también un crecimiento en la presencia de la orquesta de cuerdas de ocho integrantes liderada por el argentino Alejandro Trán, que ha colaborado con Bajofondo desde Mar dulce (2007). “El sonido de la orquesta y de las cuerdas está muy asociado a la estética de Bajofondo, porque nosotros lo incorporamos como homenaje y conexión con las grandes orquestas del Río de la Plata, las de las décadas de 1940 y 1950”, comenta el artista argentino.

Profecías y canciones

Además de mirar a esas décadas, en Aura también hay una gran influencia de la música y la cultura de los años de 1960. Los integrantes de Bajofondo han utilizado a lo largo de entrevistas la palabra “psicodelia” como uno de los términos que describen al disco, y que se vincula con un trasfondo de energía y lo paranormal. “No es volver a esa época, pero sí reconocer algo que fue re importante en la historia de la humanidad, porque en ese momento coexisten los Beatles con el Che Guevara, los movimientos estudiantiles, los movimientos ecológicos que ya existían pero ahí se empiezan a manifestar mucho más, la llegada de las filosofías orientales a Occidente, que se empieza a interesar en eso, la experimentación con sustancias y plantas sagradas que alteran los estados de conciencia. Hasta internet nace en esa época. Todo eso viene de ahí”, resume Santaolalla.

Si bien el disco fue grabado en distintas ciudades, el “corazón” de Aura se gestó durante solo cinco días en el estudio montevideano de Campodónico. Días que fueron intensos, de mucho descubrimiento y de confirmación de haber alcanzado el lenguaje propio, dice Santaolalla. Durante esos días, y antes de grabar las canciones, el músico recitaba algunas de las profecías del “Nostradamus argentino”, Benjamín Solari Parravicini, que se aplicaban a los temas. Todo como parte de esa percepción de que son canciones para el fin de una era.

“Estamos en un momento de cambio profundo del planeta, definitivamente, nunca es el fin del mundo, siempre es el fin de un mundo, y donde coexisten por un lado, lo más horrible, siniestro y espantoso, y por otro lado una toma de conciencia global cada vez más grande, pero porque es el yin y el yang. Pero eso está ahí, lo único que tenés que hacer es salir a la calle y mirar al cielo”, dice Santaolalla.

Al final, de todas esas profecías, solo quedaron algunas en el disco. “Una es del momento apocalíptico que vivimos, y la otra es sobre Latinoamérica, que creo que también es muy actual. Estamos viviendo un momento terrible y al mismo tiempo fascinante. Porque la verdad es que la vuelta de la derecha en Latinoamérica les duró muy poquito, aunque todavía estén y haya tipos como (Jair) Bolsonaro, si ves lo que está pasando en Argentina o en Ecuador, duró muy poco, está en una etapa terminal. Y no creo que haya alguien en el mundo que te diga que Bolsonaro es un líder respetable. Las cosas pintan: Evo vuelve a ganar en Bolivia, Alberto Fernández gana en Argentina, y empieza a cambiar el color de Latinoamérica, y se cumple la profecía: que se sacará la capucha y verá”, concluye.

Su proyecto en Netflix
Si algo caracteriza a Gustavo Santaolaolla es lo prolífico de su obra. Está haciendo la música para Narcos: México y la serie Jane the virgin; para el videojuego The Last of Us 2, uno de los más esperados del año, y lo mismo para una serie de Amazon producida en España sobre El Cid Campeador, además de producir discos. Además, está ejerciendo como productor ejecutivo en una serie documental para Netflix, que relatará la historia del rock en español. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...