Mundo > Ataques terroristas

Informe de la ONU prevé atentados en “lugares inesperados” antes de fin de año 

A pesar de la franca disminución de golpes terroristas en Occidente, los ataques podrían reanudarse antes de que culmine el 2019

Tiempo de lectura: -'

17 de agosto de 2019 a las 05:02

Los principales grupos de terrorismo internacional se han replegado en los últimos tiempos, pero sus propagandas ideológicas en línea, sus actividades de reclutamiento, entrenamiento y radicalización permanecen activas.  

Un informe del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) –basado en estudios de inteligencia de sus países miembros-, fechado el 15 de julio, advierte que los ataques podrían reanudarse antes de fin de año. El documento se refiere a ataques en “lugares inesperados” y menciona específicamente un riesgo “elevado” en Europa.  

El informe de la ONU cita los fuertes reveses que han tenido los movimientos extremistas islámicos, como por ejemplo en la batalla de Baghuz (Siria) de marzo de 2019, que significó una fuerte caída del Estado Islámico en Iraq y el Levante (ISIS). 

Sin embargo, se ha detectado que el grupo está evolucionando hacia una red encubierta y que sus dirigentes se encuentran en Irak, Siria y áreas aledañas, con el objetivo de consolidar sus células durmientes como preparación de un resurgimiento.

En este momento, el ISIS carecería de fondos líquidos sustanciosos, pero ha activado formas de recaudar a través de sus negocios y actividades delictivas y solicitudes de donaciones en las plataformas de redes sociales. Se estima que al grupo le quedan entre US$ 50 millones y US$ 300 millones del Califato, además de depósitos ocultos de antigüedades y objetos culturales de alto valor. (ver recuadro)

Por su parte, Al Qaeda, aún sin su fundador y máximo líder Osama Bin Laden (asesinado por el ejército estadounidense en 2011), permanece resiliente y, junto al ISIS, han servido de inspiración a otras concentraciones de terroristas en Medio Oriente.  

Basta recordar los atentados del Domingo de Pascua de este año contra iglesias y hoteles de lujo en tres ciudades y siete localidades en Sri Lanka, realizados por grupos locales, que el líder del ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, destacó en un video que se transmitió por las redes sociales.

En ese video del pasado abril, Abu Bakr al-Baghdadi también confirmó que su grupo mantiene aspiraciones de alcanzar nuevamente importancia mundial y que espera conseguirlo con ataques internacionales. 

Se estima que al este del Éufrates hay unos 800 terroristas del ISIS que han cometido al menos 30 ataques contra las fuerzas de EEUU y otras coaliciones enemigas desde comienzos de 2019, y se esperan más ataques en lugares inesperados, dice el informe de la ONU.

Alerta europea

¿Qué está pasando con los grupos terroristas en Europa? El ISIS está difundiendo propaganda online sobre su ideología radical con el fin de reclutar nuevos integrantes y reforzar sus filas, así como intentando canalizar fondos que no se puedan detectar. 

Asimismo imparten entrenamiento tutorial por internet para desarrollar las aptitudes técnicas de los posibles atacantes y enseñarles cómo fabricar armas químicas y biológicas caseras, según han detectado las autoridades europeas. 

Como consecuencia de las dificultades del ISIS para enviar sus operativos a Europa (por el alto costo y por los fuertes controles en las fronteras), se teme que los ataques ocurran a nivel interno en cada país. Es decir, existe una gran preocupación por la participación de terroristas nacidos en países europeos en próximos ataques.  

Otro fenómeno que está ocurriendo en Europa es la radicalización de muchos jóvenes, e incluso de delincuentes en el sistema penitenciario, quienes son vulnerables a las ideologías radicales por su condición  de marginación, pobreza, frustración, baja autoestima y violencia.  

Los informantes de los Estados miembros de la ONU calculan que entre cinco mil y seis mil combatientes terroristas extranjeros viajaron de Europa a las zonas de conflicto en Irak y Siria en los últimos años. De ellos, 75% se incorporó al ISIS. 

Se estima que entre 30% a 40% murieron, y otro 30% a 40% han regresado a  Europa. El tema de los combatientes extranjeros se ha convertido en un fenómeno de amenaza permanente. 

Lo cierto es que los dirigentes del Estado Islámico siguen la evolución política de los principales países de Europa Occidental y, de acuerdo a la Inteligencia europea, consideran la posibilidad de organizar ataques en momentos estratégicos para exacerbar la disidencia y los disturbios existentes. Además, este año habrían llevado a cabo actividades de reconocimiento contra posibles objetivos en el extranjero y preparado explosivos en El Levante, en el Cercano Oriente. 

En otras regiones

La ONU advierte que el ISIS y Al Qaeda compiten por el dominio, siendo el primero de ellos mucho más fuerte en materia de finanzas, cobertura mediática y experiencia de combate. Se presenta así como “la amenaza más inmediata para la seguridad mundial”, dice el informe.

La competencia entre estos grupos se extiende a la atracción que ejercen sobre los combatientes terroristas extranjeros que proceden de Medio Oriente y África, o con los que tienen vínculos étnicos o lingüísticos.

En Afganistán, donde ambos grupos están muy arraigados, hay preocupación por  el interés de Washington de concluir un acuerdo de paz con los talibanes antes de las elecciones presidenciales afganas del 28 de setiembre, y de las presidenciales en Estados Unidos en 2020. 

La propuesta de acuerdo que está sobre la mesa prevé reducir el número de soldados estadounidenses en Afganistán de 14 mil a ocho mil; a cambio, los talibanes respetarían un alto el fuego, romperían lazos con Al Qaeda y negociarían con la administración de Kabul un acuerdo de paz duradero.

El estudio explica que en ocasiones, sobre todo en África Occidental y el Sahel, el Estado Islámico y Al Qaeda deponen los conflictos entre sí y se unen para desestabilizar a los Estados regionales más frágiles. 

La ONU recibió información de que el ISIS avanza en el establecimiento de una red de operaciones más distribuida, como respuesta a un nuevo enfoque de liderazgo disperso y de mayor delegación de autoridad. Algo similar ha ocurrido con Al Qaeda, que desde hace mucho tiempo amplió su agenda a las redes regionales y se ha integrado en las cuestiones y políticas locales.

Además del ISIS y de Al Qaeda, el documento menciona a la Organización para la Liberación del Levante (HTS) en Idlib (Siria) que tendría  un promedio de entre 12 mil a 15 mil combatientes.

Además del HTS, está operativo el Harras al-Din (HAD), con otros entre 1.500 y dos mil miembros, la mitad de ellos extranjeros muy inspirados en el líder actual de Al Qaeda, Aiman al-Zawahiri. En esa zona también hay presencia del ISIS. 

Entre los combatientes terroristas extranjeros del HAD, se encuentran personas provenientes de Asia Central y Marruecos. Gran parte de los ingresos de este grupo procede del contrabando.

En cambio se ha detectado que las armas, municiones y explosivos del HTS proceden de depósitos de armas capturados de las fuerzas gubernamentales sirias en los dos últimos años. 

Al Qaeda no ha podido establecerse en Arabia Saudita, consigna el estudio. Allí se desbarataron tres intentos de operaciones del ISIS en el año 2018, con un saldo de seis terroristas y ocho miembros de las fuerzas de seguridad muertos. 

La meta de Al Qaeda en la Península Arábiga es apelar a las tribus locales de Yemen para incorporarse en la población civil para evitar ser detectado y mantener así una posición dominante en sus zonas de operaciones. 

En cuanto a la actividad del ISIS en Libia, se informa que cobró impulso y el grupo aún cuenta con sólidos recursos financieros procedentes de la incautación de montos millonarios de instituciones financieras de Sirte, mientras esa ciudad estaba bajo su control. 

El informe de la ONU señala que el grupo, al parecer, estaría invirtiendo parte de sus recursos en pymes y en empresas de transferencia de dinero en las ciudades costeras, como Trípoli, Khoms y Misrata.

En Marruecos, se desbarató recientemente una serie de células terroristas. Por el contrario, en África Occidental se ha registrado un marcado aumento de los actos de violencia por parte de afiliados del ISIS y de Al Qaeda, factores exacerbados por la porosidad de las fronteras. 

El centro de gravedad de estos grupos estaría en Mali. El informe revela que la zona de la triple frontera entre Benin, Burkina Faso y Níger también se está convirtiendo en un nuevo bastión para los grupos terroristas de la región.

Sobre África Oriental, el movimiento Al-Shabaab (contrario al ISIS) comenzó a intensificar sus ataques este año y mantiene su fuerza en Somalia. 

Finalmente, en Asia Central se considera que la principal amenaza terrorista proviene de sus nacionales que han viajado a Siria, Irak y, en menor medida, Afganistán, donde están afiliados a una serie de organizaciones terroristas. Los combatientes terroristas extranjeros siguen tratando de viajar a esa zona de conflicto, aunque en escala mucho menor que en años anteriores. 

El informe de la ONU no menciona ningún posible ataque terrorista en América Latina.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...