Nacional > SEGURIDAD

Justicia permitió a narco de Minas cumplir condena en su casa

La jueza dispuso que tenga tobillera pero como no funcionan en el interior deberán vigilarlo dos policías las 24 horas

Tiempo de lectura: -'

19 de junio de 2019 a las 16:17

La justicia de Lavalleja le otorgó prisión domiciliaria a Martín Acuña, uno de los principales narcotraficantes de Minas, quien había sido enviado a la cárcel de Campanero hacía apenas un mes. Acuña fue detenido en enero de 2019 en una camioneta en la que circulaba junto a su esposa y un conocido con tres kilos de cocaína, por lo que fue condenado a cuatro años de cárcel por un delito de transporte de estupefacientes.

Debido a que Acuña quedó parapléjico en febrero de 2018, luego de que un miembro de la familia con la que se disputa el merado de la droga le disparara por la espalda, la Justicia había dispuesto el arresto domiciliario. Sin embargo, la policía constató que el delincuente violaba la restricción, por lo que se resolvió trasladarlo a la cárcel de Campanero.

A pesar del antecedente de incumplimiento, la defensa del narcotraficante volvió a pedir la prisión domiciliaria, la cual le fue concedida este martes, bajo el argumento de que la cárcel no era adecuada para una persona con su discapacidad. Sin embargo, fuentes policiales señalaron que la celda del narcotraficante había sido adaptada con barras y sanitarios diseñados para personas con problemas motrices.

El juzgado dispuso que para controlar que esta vez sí cumpla la medida, se le coloque una tobillera electrónica. El problema es que, según dijeron fuentes policiales, las tobilleras electrónicas para controlar el cumplimiento de arrestos domiciliarios no funcionan en el interior del país porque el rango de control es de hasta 60 kilómetros de Montevideo.

Por esa razón, la jefatura deberá colocar un móvil policial en la puerta de la casa del delincuente y asignar a seis policías diarios (dos por turno) para controlar que no vuelva a fugarse. Los efectivos policiales deberán montar guardia en la puerta de su casa cada día y cada hora desde este martes hasta enero de 2023.

Con 34 años Martín Acuña tiene nueve antecedentes penales, por delitos como receptación, hurto agravado, lesiones graves, tenencia de droga no para consumo y tráfico de estupefacientes. 

La fiscal del caso, Gabriela Sierra, dijo a El Observador, que la decisión del juzgado era algo que "se veía venir", porque que los informes médicos señalaban que Acuña no debía permanecer en ese centro de detención. La fiscal dijo que "en todo el Estado no hay una solución para presos con enfermedades" y agregó que "hoy en día una persona que tiene diabetes tiene que ir para su casa". 

"Los fiscales hacemos hasta donde podemos, porque es INR  (Instituto Nacional de Rehabilitación) la autoridad que está encargada (de las cárceles)". Sierra reconoció que el hecho de que cumpla prisión domiciliaria "da una impresión horrible" para la comunidad, pero dijo que "no hay una solución de parte del Estado".

Fuentes del Ministerio del Interior, en tanto, alegaron que la celda había sido acondicionada para dar respuesta a la discapacidad de Acuña, y que incluso se autorizó a que la esposa del delincuente (quien se encontraba junto a él el día que fue detenido con el cargamento de cocaína y que nunca fue acusada) pudiera visitarlo cuatro veces por día para asistirlo. 

La guerra de Minas

El 16 de febrero de 2018, parte de la familia Acuña miraba un corso de carnaval de la ciudad cuando le dispararon por la espalda. Martín, que por ese entonces tenía 33 años, fue internado y quedó parapléjico.

A aquel tiro le siguieron una serie de incidentes que se sumaron a otros que vienen desde hace años y enfrentan a la familia Acuña con la familia Virches. El manejo del mercado de la droga en la ciudad ha terminado con la vida de varios integrantes de ambas familias y a otro tanto imputados en la justicia. Sin embargo, pese a que Martín Acuña es uno de los líderes de una de esas bandas, desde que salió de la cárcel en 2016, donde se encontraba por un delito de tenencia de droga, hasta principios de 2019, la policía no había podido vincularlo a ningún otro hecho similar, más allá de tener la convicción de que tenía que ver con cada gramo de cocaína que se vendía en Minas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...