Fútbol > EL TRABAJO SILENCIOSO

A la espera del fútbol, Peñarol cuida a sus jugadores y multiplica la entrega de canastas con alimentos

Los dirigentes piensan que tras las vacaciones de julio, el 13 de ese mes, podrían tener la aprobación para comenzar a practicar para empezar la competencia en setiembre

Tiempo de lectura: -'

04 de junio de 2020 a las 05:03

Los juveniles de Peñarol continúan trabajando a destajo, aunque por ahora, lo siguen haciendo de forma individual debido a la exigencia de mantener distancia que aún existe por la pandemia mundial de coronavirus.

Todos los días, cada uno de los 170 jugadores quienes integran las seis categorías, reciben tres comunicaciones por parte de los respectivos cuerpos técnicos en sus labores habituales.

Sin embargo, el club espera la habilitación oficial de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) para comenzar los entrenamientos en grupo. Así lo hizo saber el presidente de las divisiones formativas aurinegras, Pablo Torres, a Referí.

“Nosotros estamos a la expectativa de las decisiones de la AUF. No vamos a volver hasta que la AUF no nos habilite expresamente”, informó el dirigente.

La semana pasada hubo consejo de liga en la Asociación y se habló de este tema. Las clases de Primaria y Secundaria en Montevideo –excepto sexto de liceo que comienza el 15– se retoman el 29 de junio en Montevideo por decisión del gobierno, aunque aún con medidas de distanciamiento de dos metros. Después de esa primera semana de clase habrá una semana de vacaciones.

Allí es donde los dirigentes carboneros creen que tendrán el visto bueno por parte de la AUF para comenzar.

“Pensamos que los entrenamientos de manera conjunta se van a poder retomar después de esa semana de vacaciones de julio, es decir, el lunes 13 de ese mes. Si todo sigue igual y más o menos normal, la actividad competitiva de juveniles comenzaría en setiembre”, explicó el titular de las formativas aurinegras.

Los futbolistas continúan entrenando con un entrenamiento específico diario y de forma individual.

El camino que hay que desandar es este: el gobierno le tiene que decir a la AUF que pueden retomar y luego ésta a los clubes. Al menos eso es lo que van a hacer en Peñarol.

“Si yo quiero empezar ahora porque tengo ganas, si pasa algo con algún futbolista, el responsable voy a ser yo desde el punto de vista penal y civil. Ningún presidente va a tomar seguramente esa decisión sin tener el respaldo del gobierno y de la AUF”, explicó Torres.

Y añadió: “Es obvio que no nos van a dar el visto bueno para comenzar a entrenar antes de que comiencen las clases porque recibir clases en forma presencial, tiene prioridad sobre entrenar fútbol, entonces antes de principios de julio no nos van a dar la aprobación. Y eso siempre y cuando las cifras de infectados por el virus se mantengan como hasta ahora”.

Pablo Torres y el presidente de la AUF, Ignacio Alonso

Los técnicos de juveniles están trabajando, aunque su actual labor es distinta a la que harían en cancha entrenando, pero “mantienen la tropa encendida con los gurises al mango y hacen un lindo trabajo”.

Alguno de ellos están en seguro de paro activo y Peñarol les abona el resto del sueldo con complementos con ciertos topes.

Los únicos que fueron al seguro de paro tradicional fueron los utileros porque por ahora no se les necesita, pero el club les paga el complemento.

Los técnicos, los preparadores físicos, los coordinadores, los nutricionistas y psicólogos de juveniles, continúan con su trabajo.

Alex García, el metodólogo que vino de España, no tiene la antigüedad suficiente para ir al seguro, pero continúa cobrando gracias al club y sigue trabajando.

García diseña junto a Fernando Curutchet y Sebastián Roquero el juego de todas las categorías y evalúan las habilidades que hay que entrenar y trabajar en cada categoría y en cada futbolista.

Se hicieron tres franjas para abonar los complementos a los cuerpos técnicos y jugadores: los que ganan hasta cierto monto, cobran todo. Los que están en el medio, pierden un 20% y los que ganan más, se encuentran topeados. Pero todos cobran de parte del club. Y toda la plantilla de juveniles continúa trabajando.

“Estamos trabajando bien. Los funcionarios de Peñarol están todos bien pagos y ninguno tiene desesperación para comenzar a entrenar porque no cobra. Eso no pasa”, dijo Torres.

Cada técnico y cada preparador físico se comunican tres veces por día con cada jugador. Les envían videos para que el futbolista analice y estos le mandan las respuestas.

El siguiente video lo hicieron los juveniles de Peñarol que juegan en la categoría sub 16.

Torres explica que “en el fútbol, tenés en un juvenil cualquiera, la parte de nutrición, la de fortaleza física, la de juego en equipo, las destrezas individuales y el entrenamiento invisible. En la pandemia, la única que no estamos trabajando es la del juego en equipo, porque no podemos”.

Cuando comenzó la pandemia, el directivo tenía tres cosas en mente: la primera, que los futbolistas no dejaran de entrenar. La segunda era que debían solucionar la parte económica de todos los funcionarios de una u otra forma, y la tercera, era buscarle la vuelta a los chicos que se les pudiera complicar el tema económico en la casa. Entonces, pagándole el sueldo a los funcionarios, solucionaron su problema y el de los entrenamientos, porque se mantienen trabajando día a día con los jugadores. Y el tercer punto, se solucionó con las canastas.

El presupuesto que era de unos US$ 100.000 mensuales se redujo por la pandemia a US$ 60.000, debido a la baja en distintos ítems, como el no pagar la totalidad de los sueldos y no tienen varios de los costos de entrenamientos.

Las canastas siguen siendo importantes

Peñarol entregó todas las canastas del mes de junio para sus juveniles el pasado fin de semana.

Se trata de 25 canastas de 25 kilos cada una, que les da para alimentar un mes a una familia entera y también cuenta con productos de limpieza.

Los dirigentes conocen la situación de cada uno de los 170 jugadores y a los que están más complicados desde el punto de vista económico. El primer mes de la pandemia se entregaron 10, luego subieron a 22 y ahora son 25. Si esto sigue subiendo, se van a entregar más.

En esta ocasión, de estas 25, 11 fueron para jugadores que viven en el interior y las 14 restantes, en Montevideo.

“Entregué varias canastas personalmente. Ver a los jugadores, que salgan los padres y que te lo agradezcan, y saber que lo que uno está haciendo está bueno, es fantástico. He recibido muchísimos mensajes de padres de jugadores agradeciendo. Incluso de padres de jugadores que no reciben canastas, porque entienden que está muy bueno lo que hacemos. Hubo alguno además que se puso a la orden por si faltaba algo”, contó Torres.

A algunas familias además de darles la canasta del club, se les brinda también las que entrega la AUF.

Las formativas aurinegras no descansan. Día tras día siguen tratando de mejorar en el aspecto físico y esperan el “sí” por parte del gobierno y de la AUF para poder volver a los entrenamientos en conjunto.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...