Cargando...

Mundo > Derechos Humanos

La guerra permanente contra los pobres en Brasil es una política de Estado

Los allanamientos, asesinatos y desapariciones en las favelas son una constante de la acción policial, que tiene una raíz histórica agravada por las políticas del bolsonarismo

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2022 a las 05:04

La violencia estatal es parte de la vida cotidiana en Brasil para aquellos habitantes que son pobres, viven en una favela o tienen piel oscura.

Una investigación del periodista y doctor en derechos humanos Raphael Tsavkko García ha constatado que la gente de color -negros y mestizos- que vive precariamente se constituye en el blanco preferido de la policía brasileña que parece comprometida en erradicar la pobreza eliminando a los pobres.

En las favelas se vive con el constante temor por los allanamientos sin causa y los tiroteos indiscriminados de fuerzas policiales fuertemente armadas y apoyadas por helicópteros que sobrevuelan el área donde operan.

Los habitantes de las favelas saben perfectamente que en cualquier momento pueden ser amenazados, golpeados, detenidos, asesinados o desaparecidos por el simple arbitrio de las fuerzas policiales que actúan con el apoyo y el beneplácito estatal y de amplios sectores de la sociedad brasileña.

El 24 de mayo, 25 personas fueron muertas por la policía durante una operación en Vila Cruzeiro favela, en Río de Janeiro y el 21 de julio, otras 18 cayeron bajo las balas policiales en Complexo do Alemao, un conjunto de favelas, también en Río de Janeiro.

Estas masacres no son casos aislados, explica Tsavkko García, sino eslabones de una larga cadena que de acuerdo con estudios realizados por investigadores de la universidad estatal Fluminense, ha dejado, entre mayo de 2021 y mayo de 2022, 182 personas muertas en 40 operativos distintos realizados por la policía en Río de Janeiro.

La política que criminaliza y reprime con violencia muchas veces mortal a los habitantes pobres y a la gente de color es apoyada con entusiasmo por el presidente Bolsonaro que se ha expresado públicamente en favor de la acción represiva en las favelas y tachado de criminales a todos aquellos que hayan caído baja las balas policiales.

Organizaciones nacionales e internacionales defensoras de derechos humanos han puesto énfasis en señalar que sólo un pequeño porcentaje de las personas asesinadas tenían una orden de arresto o de allanamiento a su nombre.

Pero las fuerzas policiales no actúan solamente contra supuestas bandas fuertemente armadas en las favelas, cualquier ciudadano -sospechoso o no de haber cometido algún crimen- puede sufrir la costumbre policial de resolver cualquier situación por medio de la violencia, muchas veces mortal.

Tal es el caso de Genivaldo de Jesús Santos que el 24 de mayo, el mismo día de la masacre en Vila Cruzeiro, fue detenido por una patrulla motorizada en Sergipe, esposado y retenido por la fuerza en el piso boca abajo frente al caño de escape del vehículo policial de donde salía un denso humo negro. De Jesús Santos -que sufría de esquizofrenia- murió asfixiado por las emanaciones del escape.

Tsavkko García afirma que la violencia policial no es episódica ni casual, sino la resultante de una cultura socialmente arraigada de criminalización de los pobres y la pobreza que se suma a la falta de un adecuado proceso de formación y entrenamiento de la fuerza policial.

La falta de formación y la desidia de las autoridades en reconocer el problema alienta las malas prácticas entre los cuadros policiales que se transmiten de generación en generación.  

También existe el reclamo sobre la inferioridad de armamento y equipamiento en que estarían las fuerzas policiales con respecto al de los delincuentes. En su visión, esto justificaría la apelación inmediata a la fuerza letal preventiva para proteger sus vidas.

 Si bien es cierto que la falta de entrenamiento e inferior equipamiento policial puede motivar las reacciones violentas de los agentes policiales, hay un factor que parece decisivo en este problema y es que la policía brasileña actúa como actúa porque ha sido históricamente condicionada para jugar un rol de control, represión e intimidación social que en el pasado se ejercía básicamente sobre la población esclava.

La atención policial sobre las favelas y los “favelados” fue creciendo desde la aparición de esos núcleos de población a finales del siglo XIX a partir del fin de la esclavitud y su expansión en distintos puntos del país alarmó a las elites que promovieron la presencia y la acción policial sobre esos nuevos conglomerados de pobres, negros y mestizos, percibidos como una amenaza a la propiedad y a la seguridad.

Así lo explica David Nemer, profesor asistente en la universidad de Virginia, en unos de sus textos sobre las favelas: “…el prejuicio está bien documentado desde el inicio mismo de la aparición de los asentamientos en las laderas que comenzaron a ser vistos como un lugar de gente marginal y peligrosa”.

Cecilia Oliveira, periodista especializada en seguridad pública afirma que la cultura de la violencia policial contra los pobres se mantiene porque no hay acción estatal que la contenga.

“Las fiscalías no cumplen con su función de supervisar la acción policial, los jueces no protegen a las víctimas de abusos que recurren a los tribunales, y el estado no disciplina a sus agentes” explica también Oliveira.

Para Tsavkko García, la guerra del estado contra los pobres en Brasil no tendrá fin hasta que se modifique la arquitectura de seguridad del país y se construya una fuerza policial que proteja y no aterrorice a la población, terminando con las políticas de Bolsonaro que alientan y promueven la violencia policial sobre la población vulnerable.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...