Fútbol Internacional > FRANCIA

Ligue 1, el consuelo de los ricos del PSG

Las idas y vueltas del equipo campeón de Francia, que gana la liga local en la que dobla a sus rivales en presupuesto pero está maldecido a nivel internacional 

Tiempo de lectura: -'

22 de abril de 2019 a las 05:03

Edi era amo y señor en Napoli. Desde la época de Maradona los napolitanos no tenían un ídolo de tamaña referencia. Al punto que Cavani no podía salir a la calle.

Por aquellos tiempos el coqueteo de los clubes más poderosos de Europa era habitual. Figuró en la lista de nombres de Real Madrid. Interesó el magnate ruso Roman Abramovich para el Chelsea. Pero terminó siendo seducido por los petrodólares de los dueños de un club con escasa historia.

La promesa de armar un súper equipo lo deslumbró.

Cuando Edi Cavani llegó a París Saint Germain, poco y nada se conocía del pasado del club parisino.

A nivel deportivo el equipo, antes del desembarco de los poderosos capitales cataríes, apenas había ganado la liga francesa en dos oportunidades: 1986 y 1994.

A nivel económico, el club fundado en 1970, comenzó a recibir las primeras inyecciones de dinero tres años después donde el empresario Daniel Hechter tuvo la idea de vender suscripciones “de por vida” a cambio de miles de francos. Con el tiempo se descubrió que adulteraba la venta de entradas para alterar la contabilidad del club.

Atrás llegó Francis Borelli con el que ganaron la primera liga en 1986 pero dejó una deuda millonaria.

Fue cuando apareció Canal+ que compró el club. El romance terminó mal. Como PSG no ganaba, en una liga dominada por Olympique de Lyon, que fue campeón de 2002 a 2008 en forma ininterrumpida, la gente no iba a la cancha. Las cuentas volvieron a quedar en rojo. Se generó un déficit mensual superior a los US$ 30 millones. Y las acciones del club se volvieron a poner a la venta. El comprador fue Colony Capital que apostó por renovar el famoso Parque de los Príncipes, el legendario estadio de PSG.

Con el club saneado, faltaba dar el salto. Fue cuando apareció en escena Qatar Investment Authority. La vida del club cambió.

Las estrellas empezaron a mirar con destino a París. Ibrahimovic, Cavani, Neymar. Mbappe, Buffón. PSG se convirtió en un club ganador. Ganó la liga en 2013, 2014, 2015, 2016, 2018, 2019. En cinco de ellas estuvo Cavani.

La diferencia de presupuesto del club parisino con el resto se hizo abismal. Con Nasser Al-Khelaïfi a la cabeza el conjunto capitalino casi dobla a su más inmediato perseguidor, el Olympique de Lyon. Y a modo de anécdota tiene un presupuesto 25 veces mayor que el Nîmes, quien cierra la tabla económica de la Ligue 1.

El estudio Football Money League 2019, elaborado por Deloitte, realizó un análisis de los ingresos de los clubes de fútbol de la temporada 2017/18.

En el mismo figura PSG entre los 20 clubes de fútbol con mayor facturación en el mundo.

Las contrataciones de Neymar Jr. y Kylian Mbappé han sido un éxito dentro y fuera del campo: el PSG creció un 12% y un 14% en ingresos procedentes de las actividades en los días de partido y en actividades comerciales, respectivamente. En este último aspecto destaca el acuerdo alcanzado con la marca Air Jordan.

Bajo estas perspectivas, y con las abismales diferencias económicas y de plantel entre PSG y sus rivales de la liga interna, solo las derrotas son noticias.

Pero claro, al PSG le falta coronar su crecimiento fuera de fronteras. Y la Champions se transformó en la obsesión. Un torneo que se les niega todos los años.

Tanto las declaraciones de los dirigentes, como la ambición que dejan entrever los fichajes solo parecerían saciarse si levantaran, al final, la ansiada Champions.

El PSG acumula ya 21 trofeos desde que abrió esa nueva etapa y el vigésimo segundo puede llegar el próximo 27 de abril si vence a Rennes en la final de la Copa de Francia. Sería la quinta consecutiva, que se sumaría a las seis ligas, las cinco Copas de la Liga y las seis Supercopas ya logradas para mostrar su superioridad a nivel nacional.

Sin embargo, el club parece maldito en la máxima competición continental, de la que nunca ha llegado a disputar las semifinales.

Resta por ver que análisis harán los propietarios cataríes del fracaso europeo. Si hace dos años la derrota contra Barcelona se tradujo en los fichajes de Neymar y Mbappé a cambio de 400 millones de euros, el año pasado el fracaso frente al Madrid se tradujo en el cambio de técnico. ¿Y Cavani? Tiene contrato hasta 2020. Siempre es seducido por otros clubes. A Edi también lo abruma la cruz de los fracasos en la Champions.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...