Cargando...
Mieres fue la gran figura al apoyar tres tries

Rugby > RUGBY

Los Teros se sacaron la presión de encima y el futuro ilusiona: las conclusiones que dejó la eliminatoria

Uruguay se acercó al Mundial de Rugby tras un Sudamericano en el que sufrió por momentos pero en el que creció como equipo

Tiempo de lectura: -'

26 de julio de 2021 a las 12:59

En la intensa historia de Los Teros en los últimos años, el mojón del Sudamericano Tres Naciones 2021, inicio de la eliminatoria al Mundial Francia 2023, estuvo marcado por el sufrimiento. Hace una semana, ante Chile, fue extremo, al punto que a los 76 minutos ganaban 15-10 pero defendían sobre su ingoal y zafaron por muy poco de una derrota. Este domingo ante Brasil no fueron tan al límite, pero no la pasaron nada bien en el primer tiempo y se fueron al descanso perdiendo 13-10. Pero después apareció otra cara de los celestes, que confiaron en sus capacidades y metieron un abrumador 26-0 en el complemento para asegurar el primer lugar. 

Ahora tendrán tres opciones de clasificar al Mundial: la primera, el 2 y 9 de octubre ante el ganador de la serie EEUU-Canadá, que se jugará un mes antes: si lo logran, clasificarán como América 1. Si pierden, jugarán con el ganador de la serie entre Chile y el perdedor del duelo norteamericano, buscando ser América 2, y si aún pierden ese duelo podrán ir a buscar el boleto mundialista en el cuadrangular del repechaje final intercontinental.

Se sacaron la presión. Los Teros llegaban a este partido con una enorme mochila de presión, surgida de ser el gran favorito. De los tres equipos, eran el único clasificado a Mundiales, el que mejor competencia ha tenido, el que más jugadores tiene en el exterior, el local, el del mejor plan de alto rendimiento; el de mejor actuación con sus jugadores locales en la Superliga Americana. No había dudas de que clasificar como número 1 era una enorme obligación, y cualquier otra cosa una sorprendente mala noticia. Esa responsabilidad pasó factura en varios momentos de los dos partidos con una ansiedad por demostrar que llevó a muchos errores. Pero el equipo siempre tuvo claro lo que quería, y terminó encontrando las herramientas necesarias.

Ahora esas tres chances de clasificar abren un nuevo panorama. La primera será el gran objetivo: subir un escalón y ser América 1, tras meterse en Japón 2019 como América 2 y en Inglaterra 2015 por el repechaje final. Seguramente en el juego también muestre una mejor versión. Además, la forma en que Los Teros solucionaron las dificultades que planteó este Sudamericano los deja en un mejor lugar que cuando empezó el torneo.

El contratiempo del día: las lesiones. Hace una semana el gran problema fue el viento: rachas huracanadas de 100 kilómetros por hora que borraron cualquier esperanza del juego de ataque generoso que les gusta a Los Teros y emparejaron el duelo con Chile. Esta vez, que el clima era mucho mejor e invitaba a jugar más, aparecieron las lesiones. Entre semana se sintió de la rodilla Germán Kessler: aún no se sabe la gravedad pero preocupa. Sin Gattas, lesionado en la semana previa al debut, ingresó Guillermo Pujadas, el tercer hooker, de buena proyección. Pero se lesionó el tobillo a los 20 minutos, por lo que hubo que improvisar y que ingresara Juan Echeverría, que es pilar, no hooker, y la cuarta opción. A Cepita le costó entrar en calor, y sufrió en el primer tiempo en el scrum, de donde Brasil sacó un par de penales, y en el line, donde se perdieron un par de pelotas importantes para avanzar. Sin embargo, en el segundo tiempo el floridense se redimió: fue muy sólido en el line y bancó junto al resto del pack en el scrum, y apoyó un try desde el maul y fue protagonista de otro que terminó en try penal.

El problema del primer tiempo fue que, entre un leve viento en contra y las pelotas perdidas en las formaciones o por errores de manejo, a Uruguay se le complicó salir de campo rival, y Brasil hizo daño con el scrum y el maul. Además, Berchesi estuvo extrañamente fuera de su nivel habitual a los palos: erró 12 puntos. 

Pero cuando se ajustó la obtención, llegó la andanada de puntos.

Con pelota, el equipo hace daño. El try de maul fue una de las grandes confirmaciones de este torneo. Cuando se obtiene con calidad, Los Teros hacen mucho daño con esa formación móvil. La novedad este domingo fue que también apareció el juego por afuera: mucha intención de pasarse la pelota, de tener rucks rápidos, de explotar a los backs tirando falsos y salteos hasta encontrar el espacio. Partió de los medios Ormaechea y Berchesi, sólidos a la hora de elegir por donde ir, pero también Vilaseca, Arcos Pérez (que se acopló de gran forma), Freitas o Silva para quebrar, y también los forwards Diana o Civetta. Párrafo aparte para Mieres, imparable a la hora de definir (tres tries) pero que también, cuando la mano venia entreverada, se involucró mucho en el juego y fue importante para encabezar la remontada.

Es cierto que las diferencias individuales con Brasil son muy grandes en ese departamento, y no lo serán tanto ante el rival del norte. Sin embargo, la solidez del juego abierto uruguayo es un motivo para ilusionarse.

La defensa, casi impasable. Ante Chile fue un try de intercepción seguido de una corrida de 80 metros. Ante Brasil, en el peor momento al final del primer tiempo, un try penal surgido de un maul indetenible. Pero aparte de eso, Los Teros no fueron nunca superados en defensa. Los otros seis puntos de Brasil salieron de un penal por offside tras una patada bloqueada, y un scrum. El resto fue una defensa ordenada, agresiva, con el tackle como bandera, que incluso no tuvo que exigirse tan a fondo como ante Chile, y que logró sacar varios penales y pelotas recuperadas.

Los puntos preocupantes. La indisciplina, la falta de obtención, los problemas en el scrum, más algunos errores no forzados en ataque, le sacaron a Los Teros chances de crecer y son los principales puntos a corregir para la próxima serie, porque un rival de más calidad si pasará facturar. Además del problema del puesto de hooker, en los  pilares también faltan más opciones, lo que se tradujo en los problemas que plantearon Chile y Brasil en el scrum.

El convencimiento. Pero lo bueno es que el equipo siempre dejó la sensación de tener claro que lo que quería y lo que necesitaba. Eso se refleja en muchas cosas, pero una de las más gráficas fueron los mauls con 8 o 10 jugadores, incluidos backs. “Todos en este grupo tienen claro la importancia de lo que se juega”, había dicho en la previa el DT Esteban Meneses a El Observador. Y lo mostraron en la previa, haciendo un gran esfuerzo para estar a la orden de la selección, y en la cancha, con una entrega y sacrificio que pagó. "Este plantel tiene algo extra, todos se mueren de ganas de estar. La conexión que hay en el grupo es lo que sacó adelante el partido", dijo también Meneses tras la victoria ante Chile.

Estos Teros, que ya tienen unas cuantas batallas encima, demuestran que tienen material para seguir creciendo.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...