Nacional > DOCUMENTO PROGRAMÁTICO

MPP reclama pegar "un cambio importante" en políticas sociales para combatir inseguridad

Con miras a un próximo gobierno, el sector mayoritario del FA pide aumentar los impuestos y limitar la inversión extranjera

Tiempo de lectura: -'

02 de junio de 2018 a las 14:31


El Movimiento de Participación Popular (MPP) divulgó este sábado el documento programático elaborado a partir del Plenario Nacional del sector, realizado el pasado 14 de abril.

El documento resume la posición ideológica de la agrupación liderada por el expresidente José Mujica, y expone las propuestas del sector de cara al Congreso del Frente Amplio en diciembre, en el que la coalición definirá su programa para el período 2020-2025 y anunciará las precandidaturas a la Presidencia.

Según el MPP, el FA debe poner el énfasis en la "redistribución sustentable de las riquezas en beneficio de los más desposeídos", lo que constituye "el principal factor ideológico de la izquierda".

En ese sentido, la agrupación plantea que una "fuerte política impositiva" produce "buenos resultados" pero "no establece cambios estructurales", por lo que "se corre el peligro de volver atrás más fácilmente si cambia la orientación del gobierno".


Por ello, el MPP señala que es necesario "avanzar sobre la distribución de la riqueza material y productiva, que conlleve a cambios estructurales sustantivos que hagan posible que la propia distribución de ingresos no solo se mantenga y profundice algo más, sino que haga desaparecer la indigencia, y sobre todo la pobreza que aún hoy persiste en el país".

El sector dice aspirar a "las formas de distribución social no necesariamente monetarias". En otras palabras, el MPP propone un sistema "en el que los beneficios de la población no se midan solamente por el aumento de los salarios monetarios directos, sino por la cantidad y la calidad de los servicios públicos a los que se accede: salud, educación, cultura, vivienda, seguridad y capacitación en el trabajo".

Medidas

En concreto, el MPP plantea una serie de propuestas a atender por un futuro gobierno frenteamplista.
A nivel general, las medidas se centran en un papel más activo del Estado, promoviendo la producción nacional a través de políticas de precios diferenciados, limitación de la inversión extranjera y concepción de las empresas públicas como agentes del desarrollo.

El MPP sostiene que las empresas públicas no deben estar atadas a las metas fiscales, y propone que aporten "a la justicia social" aplicando, por ejemplo, tarifas diferenciadas al sector productivo. Asimismo, el sector sugiere utilizar las compras públicas como instrumento de desarrollo, privilegiando la industria nacional e incentivando la participación de pequeñas y medianas empresas. Esto último había sido adelantado por la vicepresidenta Lucía Topolansky el pasado 19 de mayo en un encuentro con militantes en el Comité de Base 18 de mayo.

Por otra parte, el documento plantea "limitar selectivamente los beneficios para la inversión extranjera, manteniéndolos para la inversión productiva que utilice nuevas tecnologías, y proporcione mano de obra nacional, respete la normativa laboral y la sustentabilidad ambiental, vinculándose a los sectores que específicamente le interese desarrollar al país".


En el plano impositivo, el MPP señala que las reformas planteadas requieren financiamiento, por lo que "resulta obligatorio el impuesto a las herencias, aumentar el impuesto al patrimonio, llevar el IRAE al 30%, así como revisar –a la luz de una nueva ley de inversiones– las exoneraciones otorgadas".

El sector también plantea "integrar el concepto de Renta Básica" a la discusión, "fortalecer la ANII, Inefop, Inacoop y el Fondes", y "continuar aumentando el salario real, teniendo especialmente presente las diferencias salariales de género".

A nivel de la educación, el MPP retoma la prédica de Mujica de atender la formación técnica y reclama "mayor presupuesto para desarrollo de la UTEC y UTU tecnológicas", así como "el cumplimiento estricto del compromiso del 1% del PIB para la investigación".

Según el documento programático, es necesario "evitar" la "contradicción" entre trabajadores calificados y formados académicamente, y trabajadores de baja calificación y que "solo poseen la fuerza del trabajo para participar en la producción". A juicio del sector, "la única forma efectiva de evitar eso es desarrollar mucho más la base educativa de nuestra sociedad, fortaleciendo la preparación de más cuadros para esas tareas técnicas y científicas que se vendrán".

En materia de vivienda, el MPP señala que "el Estado deberá desarrollar inversión propia en la construcción, abaratando costos".

Políticas sociales e inseguridad

Por otra parte, el MPP también dedica un espacio para las medidas contra la inseguridad. El sector plantea "continuar con el desarrollo de las políticas policiales" del Ministerio del Interior, y apunta en cambio a las políticas sociales.

"No va a haber seguridad duradera si no se pega un cambio importante en las políticas sociales dirigidas a los sectores más problemáticos", señala el documento. En ese sentido, el MPP reclama un "shock de viviendas y realojos en por lo menos 15 o 20 zonas del área metropolitana", así como la aplicación de "políticas educativas, culturales, recreativas y laborales integrales en las que esos sectores interactúen y se integren con el conjunto de la sociedad".

El MPP propone "combatir el proceso de fragmentación social y la infantilización de la pobreza, focalizando políticas sociales en los niños, adolescentes y sus familias (especialmente mujeres)".

Bloque social de los cambios

Al igual que el documento aprobado en el Congreso del PIT-CNT del pasado fin de semana, el MPP plantea que "existen dos modelos de país: el modelo del bloque de poder económico y el modelo de los cambios".

Respecto al bloque de los cambios, el sector evalúa que "hay enfoques diferentes", pero advierte sobre el peligro de romper la unidad de la izquierda. "Si nosotros empujamos a que esas diferencias se expresen en dos procesos de acumulación diferentes y sin puntos de unidad entre ellos, se va a imponer el modelo de la derecha", señala el documento.

Si bien manifiesta que "los intentos de dividir al FA van a aparecer desde la derecha y desde la izquierda", el MPP confía en que el modelo rupturista no alcance "mayorías importantes en la izquierda o en los gremios". De cualquier forma, sí advierte que un tercer modelo –por fuera del bloque frenteamplista- "va a producir una corriente más y va a ayudar a la fragmentación organizativa".

La misma preocupación que expresa el MPP por la posible división de la izquierda quedó en evidencia en la discusión del PIT-CNT en su Congreso de fines de mayo. En la central sindical hubo dos corrientes bien marcadas. Por un lado, estaban los que promovían una alianza "política y social" con el Frente Amplio, entendiendo que el partido de gobierno está del mismo lado que los trabajadores en la lucha contra los "proyectos de restauración". Por otro lado, algunas corrientes reclamaban "independencia de clase" y marcar las diferencias con el poder político. Finalmente triunfó la primera posición.

Comentarios